Ejecuten a Horacio Rodríguez Larreta, el consejero de Zulemita Menem y la interna Alberto Fernández-Cristina Kirchner por las PASO

POLÍTICA Por Por Ignacio Zuleta para Clarin
El Gobierno avanza contra los fondos de la Ciudad. La hija del ex presidente suena como candidata. Puja en la Rosada por las primarias.
04-HRL-wado

La caja contra política 

¿Qué interés tiene el Gobierno en simular que negocia con la oposición algún formato amable de quita de fondos, distinto al sablazo sobre la coparticipación y los fondos policiales de la CABA? La estrategia de fondo es clarísima y precede a cualquier otro emprendimiento del oficialismo desde que asumió: golpear a Juntos por el Cambio en la cabeza, o sea el distrito en donde gobierna el PRO con Horacio Rodríguez Larreta, proto candidato presidencial para 2023. Agota una herramienta que cree eficaz, que es quitarle fondos a la administración, como si la opulencia arrastrase votos. Este es un prejuicio muy generalizado pero difícil de demostrar en los hechos.

El macrismo gobernó la Ciudad de Buenos Aires con Mauricio Macri durante ocho años de cristinismo extremo. No sólo sobrevivió, sino que reeligió para un segundo mandato y en 2015 les ganó las presidenciales. El prejuicio transmite una concepción verticalista del poder, válida para el peronismo: la caja disciplina, quien logra caja es porque tiene poder, y el que tiene poder, gana. El oficialismo se place ante el espejo al decir que el FMI le dio el superpréstamo a la Argentina de Macri para que ganase las elecciones. Si eso fuera cierto, ¿sirvió para ese propósito? Fantasías. El resultado prueba que la plata no asegura votos. Tampoco los ahuyenta, pero no los trae.

La oposición, en este episodio sindicada en Larreta, confía en una hipótesis contraria, que aprende de la lección del ciclo 2007-2015: representar el voto no peronista que domina en los grandes distritos electorales. Lo más importante es la sintonía fina con ese electorado, que lo hizo ganar a Macri -aun perdiendo las elecciones- en cinco de los siete distritos más poblados de la Argentina. En dos de ellos, CABA y Córdoba, tuvo las diferencias a favor más amplias. ¿Fue porque tenía plata o porque no abandonó las consignas que lo identifican con ese electorado no peronista?

Nos veremos en la Corte 

Ese razonamiento le hizo a Larreta rechazar la citación a discutir con la Nación los fondos policiales, según una ley que su administración denunció ante la Corte como inconstitucional. Se lo explicó Diego Santilli a Wado de Pedro en una charla por teléfono el sábado, horas antes de que se conociese la nota de rechazo a la invitación. ¿Para qué vamos a ir a una mesa en la que vanos a repetir una discusión de planillas que ya hemos agotado? A una negociación se va si tenemos conversado qué va a sacar uno y otro, y qué va a ceder uno y otro. Ustedes no dan ninguna señal de ceder nada.

Cuando le preguntaron a Larreta por qué no iba a la reunión, respondió. "Si no hay una respuesta política, voy a hacer lo que me diga mi abogado". Su abogado es el procurador de la CABA Gabriel Astarloa, que mandó desde Villa Allende el borrador de la nota de rechazo que firmó Fernando Straface desde Costa Esmeralda. De Pedro había merodeado al bloque opositor en la sesión del martes en Diputados. Lo atracó al larretista Álvaro González: "A ver cuándo nos sentamos a hablar y avanzamos algo". “Depende de ustedes”, le respondió el secretario político del bloque opositor. Apareció por ahí Sergio Massa, quien le adelantó a Álvaro: "Ojo, que los van a llamar para conversar sobre la plata". El miércoles, cuando le llegó el mail de invitación, el equipo de Larreta ya tenía decidido rechazar la invitación. La confirmó el jefe de la CABA cuando lo llamaron a Olivos para hablar de la peste. Alberto ni le tocó el tema.

Alberto busca albertismo en el Interior 

¿Para qué entonces tantas cortesías de Nación si no muestran algún ánimo negociador? Una respuesta es que el peronismo quiere darle relieve, hacia dentro de su fuerza, al intento de ejecución sumaria de Larreta. Es también una forma de achicar el efecto de una decisión de la Corte en favor de la CABA y que darían algo porque eso no ocurriera. Como si temiesen otro cachetazo de una Corte que no saca nada del agrado del oficialismo. Larreta busca con el rechazo alimentar su estrategia: exhibirlo al peronismo como un gobierno hostil hacia el electorado moderado y que pague el costo político.

El segundo round consiste en explicarle al público de la CABA que los aumentos de impuestos son porque Nación les saca la plata. Eso oblitera las posibilidades del peronismo de mejorar sus chances electorales en ese distrito para las elecciones de este año. La tensión hacia las legislativas es el combustible que alimenta la máquina del oficialismo, que da por sentado que no recuperará votos en la Capital. Escucha a pollsters que le recomiendan explotar la opinión que hay de él en el interior, en particular el Norte del país. El cristinismo y el albertismo están demonizados sin remedio en la Capital, pero recupera terreno cuando se pregunta por él en encuestas, por ejemplo, en el Norte del país.

Audacias del marketing: Zulemita diputada 

El ensayo más audaz es haber logrado que Zulemita Menem acepte ser candidata a diputada nacional por La Rioja en las próximas elecciones, de la mano de Alberto. Ese pergeño explota el relieve que el nombre Menem tiene en esa provincia y en otras de la región. Ni qué decir el potencial que tiene en este momento de la emergencia de salud que transita Carlos Menem. Comparan el caso con el fenómeno de opinión que se creó en torno a Raúl Alfonsín cuando tuvo el accidente en junio de 1999, pocos meses antes de las elecciones que ganó la Alianza. En aquellos momentos llegó a tener marcas de apoyo en encuestas semejantes a las que había tenido en 1983 cuando fue elegido presidente.

Hay aún quien cree que Cristina de Kirchner reeligió con comodidad en 2011 porque había enviudado. Zulemita tiene una relación especial con Alberto y ella ya acompaña a su padre con formato político. Tiene un consejero político ligado a la historia del menemismo: Pablo Elías, hijo de Aldo, que fuera el dueño del hotel Presidente, donde vivió el riojano.

PASO: no hay nada cerrado 

Parte del proyecto albertista es promover la suspensión de las PASO para elegir candidatos. Se cumple un año del adelanto de este columnista (5 de enero de 2019: Las PASO en revisión…) y desde entonces el debate sigue abierto. Olivos logró que los gobernadores lo pidan, porque son caras e inútiles para elegir candidatos. Las PASO, además, tienen un alto desprestigio en cualquier encuesta. Si se cancelasen, Alberto podría, sentado en una mesa con otras tribus del peronismo, colar algunos nombres propios en las listas de algunos distritos. Crear una línea propia es una exigencia de la vida interna, y eso se logra, en el caso de Alberto, mediante el uso de la lapicera.

Si hay PASO, el peronismo licuaría cualquier intento de los delegados de Alberto por intervenir en las listas. Todos titularíamos: “Alberto no pudo colocar a ningún candidato”. Hay antecedentes. Aun en el mejor momento, Menem no pudo poner mucha gente propia en las listas de Buenos Aires. Mario Cámara era uno de sus delegados, y logró una banca, pero cuando quiso que Gustavo Béliz fuera diputado por Buenos Ares -en un buen momento de prestigio del hoy asesor presidencial- Duhalde lo bajó de un plumazo de las listas.

Ojo con el fuego amigo 

Las fuerzas ligadas al cristinismo, y la oposición, quieren mantener las PASO porque buscan construir poder desde abajo. En esto también confrontan con Massa, que fue el primero en pedir que se suspendiesen. En cualquier caso, la exaltación de Máximo Kirchner a la presidencia del partido en la Provincia busca controlar el proceso, con PASO o sin PASO. Eso significa controlar a qué dirigente se le da la boleta del PJ, y a quién no. La decisión la apadrina Cristina, cuya infalibilidad estratégica está aún por demostrarse.

Como presidenta, creó las PASO para controlar al peronismo bonaerense, pero generó el fenómeno Massa que dividió al peronismo y la hizo perder elecciones hasta 2017. Esta decisión de sostener las PASO puede ser otro desacierto que trabaje contra sus intereses, algo que marca su trayectoria. Es una dirigente que se ha pasado la mitad de su vida tratando de enmendar los errores que cometió en la otra mitad.

Máximo conducción y la trama del juego

La columna que sostiene la arquitectura de Máximo conducción es una flor clara de raíces oscuras -así es como definía Octavio Paz a la poesía-. Hunde esas raíces en acuerdos que explican la sucesión de normas publicadas en la edición especial del boletín oficial de Buenos Aires del 31 de diciembre. Contiene, además, el presupuesto aprobado con el apoyo de la oposición -después de un año de desinteligencias- y, pegado, la resolución 795/2020 del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, que adjudica a siete empresas la explotación del juego on line. Esas compañías están en el debate del juego desde el gobierno anterior de María Eugenia Vidal, pero la adjudicación la hace Axel Kicillof, después de tener pisado el trámite durante un año. Cada una de esas firmas tiene padrinos políticos que nadie acierta a revelar con sinceridad, pero que describen una trama política.

Los legisladores que participaron del debate del presupuesto juran que nunca se negoció nada vinculado al juego a cambio de que la oposición diera el apoyo al nuevo presupuesto. Esa norma les entrega a los municipios $ 12.000 millones, algo más que los $ 10.000 M que había entregado el último presupuesto de Vidal, pero menos que los $ 15.000 M que pedía la oposición. Haberle destrabado al presupuesto provincial a Kicillof es hasta ahora, una coincidencia con la asignación de las licencias para el juego on line, que sí expresa un acuerdo político en el peronismo.

La actividad tiene como referente al intendente Martín Insaurralde, que encabeza el sector que apoya a Máximo como presidente del partido. Ese movimiento de piezas cumple con la Verdad 21 del peronismo: "Deberás alinearte detrás de quien manda". No asegura nada porque el vástago es vicario de su madre, lo que tiene es por ella y funciona ante los demás por esa relación. Su poder nace y muere ahí. No es un dirigente y menos uno que haya construido su poder propio. Si se desacata ante la madre, pierde. Es más, una desgracia que una gracia para quien en su adolescencia quería ser relator de futbol y gritar “¡Si entraba era gol!”. Queda por resolver si, aun con PASO, habrá derogación judicial de la prohibición de una tercera reelección de los funcionarios electivos. En el peronismo no convence mucho la oportunidad de mandar a cuarteles de invierno a los dinosaurios y reemplazarlos por una juventud maravillosa. Es un riesgo que nadie quiere correr.

Queremos la cabeza de Conte Grand

Quedó abierta una negociación entre oficialismo y la oposición, postergada hasta marzo. Es sobre el reparto de una decena de cargos en organismos del estado y de control (Banco provincia, directorios de servicios públicos, etc.), que siempre se han loteado entre los partidos. El oficialismo ofreció darle a la oposición todos esos cargos a cambio de que le dieran los votos para sacarlo a Julio Conte Grand de la procuración de la provincia. Le dijeron que no. Conte Grand es un emblema del vidalismo, y nadie lo entrega por un cargo. La oposición, además tiene pendiente peleas internas, como la del radicalismo, que elegirá autoridades en el mes de marzo. Disputan el radicalismo ligado a la administración de Vidal de Maximiliano Abad y Daniel Salvador, contra el intendente de San Isidro Gustavo Posse. Cualquier asignación de cargos en la estructura provincial se hará después de que se resuelva la interna de los radicales.

Las internas reaniman la actividad en la Costa

Esa puja da alguna animación a la actividad política en las ciudades principales de la costa, como Mar del Plata. Es la ciudad de Maxi Abad, hoy presidente del bloque de Diputados provinciales de Juntos por el Cambio, y la visitó Gustavo Posse en la semana que pasó. Mar del Plata es clave, por ser la cabeza de la quinta sección electoral, y pocos perciben que es la cuarta ciudad más grande de la Argentina, después de Buenos Aires, Córdoba y Rosario. La gobierna un PRO, Guillermo Montenegro, que hace equilibrio entre tribus radicales, para no meterse en peleas ajenas.

Posse hizo un encuentro en el camping del sindicato UTA, ligado a ATE, en donde concentró a las dos listas radicales que apoyan a su sector. Su relación con el nosiglismo le reportó el apoyo de sectores sindicales radicales de esa ciudad, que en unos pocos meses sumaron más de 850 afiliados al partido. La quinta sección ha sido en los veranos una vidriera política valiosa que se apagó con el virus, pero es el único lugar donde se registra alguna actividad.

Durante años fue el santuario de Daniel Scioli, que se instalaba en Mar del Plata y en algunas oportunidades convirtió su cumpleaños, el 13 de enero, en actos de lanzamiento. Ahora es territorio de incursiones de esta interna radical. Este jueves que viene Abad hará una incursión en Necochea junto a Cristian Ritondo y Alex Campbell, adonde el intendente Arturo Rojas, que llegó con la lista de JxC al cargo, se declaró independiente y se arrimó al peronismo. Una consecuencia de la muerte del Momo Venegas, el padrino de Rojas, que fue el administrador del puerto de Quequén bajo los años del vidalismo. Ocurrió con los seguidores del Momo en otros distritos. Hombres de poca Fe (risas, ése es el nombre de su partido).

El viernes se pasearán por Mar del Plata y Balcarce. Hacen músculo para el PRO, pero esa liga apoya al sector Abad en la pelea interna de los primos radicales. Le buscan fecha para alguna aparición con ellos de Mario Negri, celebridad opositora que este fin de semana había alcanzado el millón de contactos y reenvíos en las redes con el video del discurso de cierre que dio en la sesión de la reforma jubilatoria en Diputados. Eso levanta la cotización de sus apariciones. El sector Posse tiene como estrella invitada en la costa a Patricia Bullrich que hará una gira de presentación de su libro sobre la seguridad por todos los balnearios. Forma parte del ala dura del PRO con Miguel Pichetto, que apoya –desde afuera– a la lista de Posse.

Larreta hace casting por Pinamar

También se animan los toldos (playeros) de la zona de Pinamar y cercanías. Allí repostan Larreta, Vidal, Ritondo, Massa y otros, con distancia social pese a que tienen más años de amistad que de discordia. Ironizan sobre estas relaciones por whatsapp y piden consejo sobre cómo mantener el aislamiento en las tres cuadras que separa los lugares en donde veranean. Este lunes Larreta tiene previsto almorzar en público junto a Martín Yeza, la gran esperanza blanca del PRO. Es el intendente de Pinamar, y puede sumarse a la disputa por altos cargos en 2023 –ya que no tiene reelección-. Lo acunan como a pocos. Hace un par de semanas, cenó con Mauricio Macri en el chalé de Hernán Lombardi. Esta vez tendrá su foto con Larreta, que irá acompañado por Fernando Straface, secretario general del gabinete porteño. El jefe porteño hará apariciones en balnearios anejos, como Costa Esmeralda, en donde le tiene preparado un rincón el ex legislador porteño Avelino Tamargo.

Scioli quiere juntar a Alberto con Bolsonaro

Scioli ya no recorre como antes esas costas. Trabaja ahora para una visita de Alberto Fernández a San Pablo que incluye una entrevista presencial con Jair Bolsonaro. Organiza ya una delegación empresarial que sacuda el árbol y haga caer algunas manzanas. Estuvo con Felipe Solá, a quien le expuso la idea de que se pueden acelerar acuerdos con Brasilia a un ritmo que Buenos Aires no le da. Aportó como prueba de lo que lo que puede lograr su estilo de diplomacia, el haber conseguido que Brasil embarcase para la Argentina 22 kilos de la droga Mirasolán, que produce ese país y que se usa para inducir el sueño en enfermos entubados. Brasil tenía bloqueada la salida de este producto, pero logró que viniese el embarque, que sirve para producir 1,5 millones de dosis. Igual siguen las trabas de los dos lados, las licencias no automáticas para el ingreso de productos brasileños, y el freno sanitario a exportaciones agrícolas hacia allá.

En materia exterior, Alberto tiene decisiones pendientes a un año de su gestión. Una es la designación del embajador en Bolivia. El peronismo del interior quiso imponer a Eduardo Fellner como director ejecutivo del CFI (Consejo Federal de Inversiones), pero Wado de Pedro pisó el cargo para su sector. Ahora Fellner está en la lista corta para ir a Bolivia, posición que figura en los deseos de todo político jujeño, pero que teme por los efectos de la altura en su salud. Para el cargo compite el exintendente y hoy parlasur Oscar Laborde -dice que lo pide Evo Morales, pero éste tampoco tiene ahora el poder suficiente como para imponerlo. También está anotado Ariel Basteiro, que ya fue embajador allí y actúa, como muchos de este gobierno, como artistas del canal “Volver” (a 2015).

Te puede interesar