De Boudou a De Vido, Milagro Sala o hasta la misma Cristina Kirchner: quiénes podrían recibir un indulto o una amnistía

ACTUALIDAD Por Por Claudio Savoia para Clarin
Con su condena firme, algunos sólo pueden esperar un perdón presidencial. Bajo juicio o con sentencias apeladas, otros deberían ser beneficiados por una ley del Congreso.
28-baez-julio

Entre presiones y negativas, las especulaciones sobre un posible indulto presidencial o una más trabajosa ley de amnistía para beneficiar a los condenados o procesados por delitos de corrupción crecen como hongos tras la lluvia en el ecosistema oficialista. Cada desmentida de funciona como un baldazo de nafta entre los posibles favorecidos por cualquiera de esas fórmulas del perdón. La lista es larga: desde el ex vice Amado Boudou hasta el ex ministro Julio De Vido y gran parte de sus secretarios -Transporte, Obras Públicas, OCCOVI-, pero según el camino elegido también podría alcanzar a la vicepresidenta Cristina Kirchner, sus dos hijos y muchos otros funcionarios y ex funcionarios K, como el gobernador bonaerense Axel Kicillof, por ejemplo. 

El último en alimentar la hoguera fue el titular de Diputados, Sergio Massa, quien le dijo al diario español El País que “de mi parte no hay ninguna chance ni de poner en discusión una amnistía, así como creo que el Presidente no tiene ninguna vocación de discutir un indulto. La justicia es quien absuelve o condena” Fue una puñalada. Pocas horas después, De Vido, Luis D'Elía y Alicia Castro regaron las redes sociales con pólvora contra él.

Justamente el ex piquetero D'Elía es uno de los kirchneristas técnicamente maduros para ser bendecidos por un indulto del presidente Alberto Fernández: con su condena por haber tomado la comisaría de la Boca confirmada por la Corte, no quedan dudas ni instancias a las cuales apelar para discutir la firmeza de esa sentencia. Aunque el coronavirus lo sacó de la prisión por integrar el grupo de riesgo -luego de lo cual se contagió extramuros, paradoja del destino- al vehemente ex funcionario de Néstor Kirchner sólo podría alejarlo de las rejas una solución política presidencial.

En semejantes condiciones están Amado Boudou y su socio Núñez Carmona, condenadísimos por el caso Ciccone, y el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, por la tragedia de Once.

Otra larga nómina de ex funcionarios procesados o hasta condenados por corrupción pero con algún recurso pendiente que lo separa del último sello debería apostar sus fichas a ser cubiertos por una ley de amnistía que borre sus problemas desde el Congreso. La opinión de Massa -por ahora- aleja esa llave de la puerta.

Multiprocesada, con ocho causas en su contra elevadas a juicio oral -una de las cuales, "Obra Pública", tiene su debate en pleno desarrollo- Cristina Kirchner secunda el ránking de posibles amnistiados detrás su ex ministro Julio De Vido, atiborrado de expedientes que avanzan en el tablero judicial a velocidad crucero: algunos, como el que lo involucra en la masacre de 52 personas en un andén de Once, ya llegaron a los escritorios de la Corte Suprema de Justicia. Otra decena de expedientes sigue su camino, varios de los cuales le valieron una prisión preventiva de la logró zafar en marzo pasado luego de dos años.

El menú es variado: administración fraudulenta, partícipe y organizador de asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, coimas y otras maravillas lo tienen como acusado en el caso de los Cuadernos de las Coimas, tres causas por corrupción con la constructora Odebrecht, la compra de trenes chatarra a España y Portugal, los subsidios a colectivos, Skanska I y II, los posibles desvíos en la producción de la novela Mamá Corazón, Sueños Compartidos, Yacimientos Carboníferos Río Turbio, y la obra pública en Santa Cruz para Lázaro Báez, en la que comparte cartel con Cristina. La enumeración es útil para recorrer el amplio espinel que los negociados con el Estado tuvieron en los anteriores gobiernos K.

Máximo y Florencia Kirchner también podrían ser amnistiados en los casos por lavado de dinero Hotesur y Los Sauces, y Kicillof podría aspirar a lo mismo en la causa por el dólar futuro, en la que también espera el juicio oral Cristina.

Te puede interesar