Suspensión de las PASO: el objetivo de los gobernadores del PJ es la oposición

POLÍTICA Por Por Walter Schmidt
Los mandatarios dirán que es por la pandemia y la crisis económica. Pero creen que Juntos por el Cambio le saca más rédito político a las primarias.
26-af-gobernadores

Hace tiempo que la política ingresó en modo electoral. La pandemia y la campaña de vacunación se entremezclan con la crisis económica y con la estrategia pergeñada por oficialistas y opositores para captar votos. Todo parece tener una intencionalidad política supeditando, una vez más, las necesidades de la sociedad a la fortuna de las urnas. 

Cuando parecía que el reclamo de los gobernadores peronistas de suspender las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que comenzó a tomar forma en noviembre había pasado al terreno de las anécdotas, Alberto Fernández les dio una chance más al habilitar su tratamiento en el Congreso.

Uno de los gobernadores que había inaugurado el debate fue el de San Juan, Sergio Uñac, quien había planteado llamar a un acuerdo nacional para evaluar con tiempo que “en un contexto de pandemia sería razonable suspender las PASO”.

Obviamente que, si la situación de la pandemia se agravara en el país de una manera considerable, ya sea por el rebrote o por una segunda ola de contagios, es probable que corran riesgo de celebrarse las PASO. Pero en realidad, el interés político de los mandatarios del PJ no tiene que ver con el coronavirus ni con la situación económica: es la oposición.

“Hay provincias en las que la oposición está super dividida y si no consiguen ir a las PASO, explotan”, asegura un dirigente peronista que responde a uno de los gobernadores que está detrás de la iniciativa.

La preocupación pre electoral surge de un dato que ocurre en todas las elecciones desde que hay PASO. El peronismo saca más votos en las primarias que en la general, y en ese cambio de escenario termina perdiendo uno o dos diputados. Por eso buscan eludir esa situación producto de la polarización que se genera después de las primarias.

Pero el mayor inconveniente para que prospere el proyecto no está en Juntos por el Cambio sino en el Frente de Todos, y se llama Máximo Kirchner. “Nosotros no lo vamos a impulsar”, le respondió el jefe del bloque de diputados oficialistas a un legislador del interior cuando se lo planteó. Incluso a la propia oposición le ha manifestado que “esto por acá no pasa”.

“No es tan sencillo el consenso. Máximo no quiere. Si nosotros tuviéramos unidad de posición, sacamos la ley, pero así se hace difícil”, admite un miembro de la bancada del Frente de Todos.

Ocurre que la estrategia de La Cámpora es competir en todo el país en internas, quiere evitar tener que negociar las listas de legisladores nacionales con cada gobernador peronista, porque sabe que lleva las de perder.

Sin embargo, cerca de algunos de los mandatarios del PJ no creen que el objetivo de Máximo Kirchner y compañía sean un peligro para ellos. “Es tan poco significativa la presencia electoral de La Cámpora” en las distintas provincias, que “es más fácil ganarles en unas PASO que recibir una llamada de Buenos Aires de parte de Cristina, para incluir a alguien en las listas”, resume un operador del interior.

Es que el propio Alberto Fernández y los gobernadores están convencidos que el camporismo es un fenómeno del AMBA, que tiene presencia en muchas provincias, pero carece de peso específico en el interior.

“El peronismo es muy fuerte en el interior del país, es muy poderoso. La Cámpora es un producto de Capital y Gran Buenos Aires, en cambio todo el interior es peronista”, es el razonamiento que los funcionarios escuchan siempre de boca del Presidente.

Con ese objetivo, en los próximos días se formaría una comisión de seis gobernadores para entablar un diálogo con todos los bloques de la Cámara de Diputados. En principio estaría integrada por Jorge Capitanich (Chaco), Juan Manzur (Tucumán), Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes), Arabela Carreras (Río Negro) y Oscar Herrera Ahuad (Misiones).

Son 15 las provincias que promueven la suspensión. Además de San Juan figuran Río Negro, Chaco, La Rioja, Entre Ríos, Tierra del Fuego, Santiago del Estero, Salta, Catamarca, Tucumán, Jujuy, Misiones, Neuquén, La Pampa y San Luis.

El correntino Valdés es uno los gobernadores opositores que no están de acuerdo con la celebración de las primarias. “Lo que pedimos es suspender una sola vez las Paso, por la pandemia. Sino los correntinos deberíamos ir a las urnas tres veces. La vacuna genera un máximo de impunidad en 30, 35 días”, argumentó el radical.

Por eso, Corrientes junto a Misiones son dos de las provincias que podrían alinearse detrás de Salta, cuyo gobernador Gustavo Sáenz decidió desdoblar los comicios provinciales de los nacionales.

Sin embargo, la mayor negativa a alterar el cronograma de elecciones pasa por dos de los principales distritos más pesados: Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires.

El Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya adelantó que no suspenderá las PASO porteñas. Mientras que Axel Kicillof, también se manifestó en la misma línea. “La verdad, en este momento no es un tema prioritario para mí”, dijo el gobernador bonaerense quien dejó en claro que está más con la vacunación que con el cronograma electoral. De todas maneras, sin el acompañamiento de la oposición en la Legislatura provincial tampoco podría avanzar en una ley que suspenda las primarias.

“¿Cuál es el motivo de modificar en un año electoral la lógica electoral? Es porque le conviene a ellos. No me opongo a conversarlo sino a que me den las explicaciones del caso, que seguro no las hay”, opinó un legislador de Juntos por el Cambio.

En la oposición descreen de los argumentos acerca de gastos innecesarios en plena crisis económica o a modo de alerta por el crecimiento de los contagios. “Que no se muera más ningún ídolo popular para que junte un montón de gente a despedirlo”, ironizó un dirigente opositor aludiendo al megavelorio público para despedir a Diego Maradona.

Te puede interesar