Gildo Perotti

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN*
Las mismas prácticas, los mismos argumentos, el mismo accionar, y las mismas falencias
multimedia.normal.875b3b711331e629.47696c646f205065726f7474695f6e6f726d616c2e706e67

Sin lugar a dudas, el escándalo que envuelve al Gobernador de la Provincia de Santa Fe, en la que está detenido un empleado de su campo, con la complicidad de diversos sectores de la sociedad, asemeja a Omar Perotti al tristemente celebre gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, quizá el mas repudiable de todos los mandatarios de Argentina.

 
Manejarse como "patrón de estancia" es una práctica a la que Perotti nos tiene acostumbrados. Sus vicios provienen de su paso por la intendencia de Rafaela. Por lo visto no ha perdido los malos hábitos, al contrario, estos se vieron potenciados desde que ocupa el máximo cargo provincial.

Quizá sería importante recordar que el año pasado, Perotti tuvo una actitud repudiable en oportunidad en la que una persona, con las facultades mentales disminuidas, en un acto lo insultó, motivo que lo llevó a ser detenido casi de manera inmediata, al borde de la censura.

 
Perotti no solo está demostrando carecer de capacidad para gobernar la provincia, los indices de inseguridad son alarmantes y el manejo de la pandemia deja mucho que desear, siendo Santa Fe una de las peores provincias, sino que además sale a la luz su poco apego democrático y sus prácticas reñidas con las instituciones republicanas.

Lo que sucede en Rafaela con el ex capataz del gobernador es de una gravedad institucional alarmante y merece al menos el pedido de investigación por parte de la oposición. En cualquier país civilizado del mundo, un hecho como el que envuelve a Omar Perotti, sería motivo de un pedido de juicio político.

Cuando una sociedad ve vulneradas sus instituciones fundamentales, el sistema está en peligro. En Rafaela, con la ilegal detención del empleado de Perotti y la impiadosa actitud de la justicia, todos los ciudadanos nos encontramos desamparados ante un sistema endeble y discriminatorio.

 
Cuando la justicia es impiadosa con los pobres y genuflexa con los poderosos, no hay justicia.

*Para R24N RAFAELA

Te puede interesar