La política de Santa Fe ya largó el año electoral

Sin duda alguna que la monotonía política de Santa Fe se vio sacudida por el anuncio no oficial aún de la candidatura de Changui Cáceres a Senador Nacional
multimedia.grande.90e220ca323f857a.496e53686f745f32303231303230335f3030333732393039365f6772616e64652

Todo venía más o menos normal en Santa Fe, algunos hasta decían que el principio de año estaba bastante aburrido desde el aspecto de la política.

 
Dice Francisco Navone en LPO, que las diferencias internas en el PRO entre los proyectos políticos de Macri y Larreta, que se visualizan con nitidez en la Capital, comenzaron a extenderse al resto de las provincias, y que en Santa Fe la discusión gira en torno al candidato a senador para este año, mientras esperan que el ex gobernador socialista Miguel Lifschitz termine de definir si se quiere sumar a una gran alianza opositora contra el peronismo.e

Navone sostiene que desde el sector que trabaja en la carrera presidencial de Rodríguez Larreta, varios dirigentes se contactaron con el ex candidato a gobernador, Miguel del Sel, para tantear una nueva postulación. Entre ellos, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

 
El actor estuvo muy cerca de llegar a gobernar Santa Fe en dos oportunidades y en 2015 quedó a tan solo 1.700 votos, perdiendo contra Lifschitz. En aquel momento, Lilita fue una de las que más insistió en acusar al socialismo en acuerdo con el peronismo de haber hecho fraude para que del Sel no llegue a la Casa Gris.

Desde entonces, mantuvieron una relación amable que Carrió aprovechó para retomar ahora con las elecciones de medio término ya en el horizonte. Desde el entono de del Sel admitieron que recibió varios llamados aunque prefirieron guardarse los nombres: "Por ahora, está abocado totalmente a la administración de sus campos", fue la respuesta que recibieron los distintos mensajeros, comenta Navone en LPO.

 

Consultado el diputado Álvaro González, santafesino y muy cercano a Larreta, reflexionó: "Mientras Del Sel fue candidato, el PRO fue segunda fuerza en Santa Fe desplazando al PJ, es lógica pura su candidatura", afirmó y reconoció que le gustaría que el Midachi vuelva a la política.

 
 

En rigor, Miguel del Sel logró competirle al Frente Progresista de igual a igual siendo candidato del PRO, antes de que se constituya Cambiemos. En 2015, la convención de Gualeguaychú se realizó pocos días después que cierre la presentación de listas provinciales y el radicalismo local aún permanecía en su alianza con el socialismo. Ahora el escenario es diferente.

 

Por el lado del ala dura de Cambiemos, el ahora auditor Miguel Ángel Pichetto, se ocupó de explorar las intenciones del senador Carlos Reutemann, quien ocupa su banca desde 2003, para saber si estaba dispuesto a enfrentar una nueva elección.

 
Al ex corredor le pesan los años y las secuelas de un largo tratamiento médico aunque según pudo saber LPO, no descartó la posibilidad de ser candidato de Juntos por el Cambio. Sin embargo, a Macri no le convenció del todo la jugada de Pichetto. 

Por un lado, la candidatura de Reutemann deja herida de muerte la posibilidad de sumar a los sectores más numerosos del radicalismo santafesino a Cambiemos donde lo siguen considerando la expresión del peronismo conservador más rancio. En ese sentido, el ex presidente prefiere una figura joven y con proyección política a futuro.

 

Además, Macri le recordó a Pichetto que en los cuatro años de su gobierno jamás abrió la boca para defender la gestión. En rigor, fueron contadas las veces que Reutemann habló en el Senado desde que ingresó en 2003. Según el portal rosarino Suma Política, en estos 18 años solo pidió la palabra en seis oportunidades y no llegó a hablar media hora en toda su carrera senatorial.

Por el lado del Socialismo Miguel Lifschitz aún no se tomó definición alguna, ya que la posibilidad de perder sería un golpe mortal para sus aspiraciones de regresar a la Casa Gris.

Miguel Lifschitz no está convencido de poder ganar y ello es el principal escollo para una definición.

Por el lado del peronismo ya se sabe que el gobernador lo quiere a Mirabella en el lugar que él supo ocupar y que actualmente lo hace su amigo de Rafaela, pero ya se sabe de la debilidad política de Perotti, por lo que ahí nada es seguro.

 
Si algo faltaba era que Cáceres haya decidido jugar y dejar atrás años de mirar desde afuera.

El Changui y quienes lo acompañan están seguros de arrancar con un piso de no menos de 150.000 votos y eso es mucho para una torta dividida entre cuatro o cinco candidatos.

Este año la candidatura a Senador Nacional tiene más jugadores que lo habitual y por lo que se ve la pelea va a ser feroz, nadie va a querer dar un paso al costado y seguramente en la división alguien va a ganar
 
TE PUEDE INTERESAR

Te puede interesar