Cómo se gestó la nueva embestida de Alberto Fernández contra la Justicia

POLÍTICA Por Rosario Ayerdi
El Presidente almorzó con tres encuestadores a los que les encargó una encuesta sobre el Poder Judicial. El sondeo también muestra que sus votantes reclaman más liderazgo y preocupación por la educación y la inflación
16-af-losardo

Tres encuestadores trabajaron por primera vez juntos. Alberto Fernández les pidió realizar un sondeo sobre su gestión, pero también sobre su figura y los temas sensibles que atraviesa el gobierno como qué hacer con la Justicia. El sondeo abarcó dos mil casos y los resultados se debatieron en un almuerzo que encabezó el Presidente junto a los tres encargados de hacer el trabajo y a dos funcionarios de su máxima confianza. 

El viernes Fernández recibió a Analía del Franco, Roberto “Tito” Bacman y Hugo Haime. Semanas atrás, estos consultores habían sido contactados por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz para encargarle un monitoreo conjunto.

Algo quedó claro este fin de semana: el Presidente quiso conocer la opinión de la sociedad sobre la justicia. Fue la ministra de esta área, Marcela Losardo, la que mostró una de las páginas del trabajo: “¿Qué nivel de confianza tiene usted en la justicia?”, fue una de las preguntas. El 87,9 % contestó entre poco y nada mientras que el 11,5 % respondió que confía mucho o bastante.

Esto sirvió para que la titular de Justicia arremeta este fin de semana contra jueces “que acordaban y preanunciaban sus fallos” con el presidente Mauricio Macri, hable de la “mesa judicial” y de “detenciones arbitrarias y juicios que se prolongan en el tiempo sin que se obtengan sentencias jurídicas razonables”, entre otras críticas.

La funcionaria y amiga del Presidente no explicó ni dio detalles sobre el sondeo con el que inició el hilo de tuits en el que por primera vez desde que asumió en el cargo Losardo avanza contra un Poder Judicial en la mira del Presidente y de la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

Mientras las críticas se hacen cada vez más fuertes, el proyecto de reforma judicial que tiene media sanción no consigue los votos para avanzar en la Cámara de Diputados. A la vez, se espera que el Poder Ejecutivo avance con nuevas iniciativas, algunas de ellas propuestas por la comisión de juristas a pedido del Presidente.

Según pudo saber PERFIL, este sondeo conjunto de los tres encuestadores se realizó a nivel nacional sobre un universo de dos mil casos. Del Franco, Bacman y Haime lo presentaron el viernes ante Fernández en un almuerzo en el que también participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y Beliz, quien coordinó el armado de la encuesta minuto a minuto.

Hubo alarma entre los tres funcionarios que solo tienen acceso al trabajo: el 90 por ciento de los votantes de Alberto Fernández esperan más gestos de liderazgo. Al Presidente le gusta presentarse como dialoguista y la última semana se sintió cómodo mostrando un gobierno equilibrado entre empresarios, movimientos sociales y sindicatos. Pero sus votantes le piden otra cosa.

Las dos preocupaciones que más aparecieron en esta encuesta fueron Educación e inflación. Tal como anticipó PERFIL semanas atrás, el jefe de Estado entendió que debía garantizar la presencialidad en el inicio de clases y recuperar la bandera de la educación que durante la cuarentena se la arrebató el macrismo. El sondeo no hizo más que confirmar que la mayoría de los ciudadanos piden que se vuelvan a abrir las escuelas.

La inflación está entre las principales preocupaciones de la encuesta que recibió los días previos al almuerzo del viernes en el que terminaron de analizar en profundidad los números. Por eso en los últimos días, los funcionarios salieron en tándem a defender lo escrito en el presupuesto: este año la suba de precios será del 29 %. También lanzaron una fuerte campaña para controlar aumentos de productos en supermercados a los que además de la secretaría de Comercio se sumó la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Arrancó el año electoral y el Presidente quiso saber dónde estaba parado después de meses de pandemia, diferencias internas dentro del Frente de Todos y batallas lanzadas contra la Justicia. En la Casa Rosada hubo algo de alivio al ver que mantiene una aprobación alta. ¿De cuánto? Aseguran que supera el 45 %. “Suficiente para ganar las elecciones”, evaluó un funcionario.

Para Perfil

Te puede interesar