Cristina Kirchner, sexo, fotos y videos: ¿tiene algo que ver con la muerte de Juan Castro?

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
Les contamos los puntos más oscuros que nadie puede devalar sobre la muerte de Juan Castro a días de un nuevo aniversario
maxresdefault

Este jueves 5 de marzo se cumplen 17 años de la muerte del periodista Juan Castro. Su fallecimiento estuvo rodeado de dudas, de idas y vueltas en la Justicia, de polémica, de puntos oscuros.

La secuencia de hechos podría resumirse de esta manera:


1) El martes 2 de marzo de 2004, cerca de las 18.50, Juan Castro, que en ese momento tenía 33 años, se cayó desde el balcón de su departamento ubicado en El Salvador 4753, en Palermo. Era un primer piso.


Sufrió “múltiples lesiones”. La más grave fue un traumatismo craneoencefálico.

2) De urgencia, Castro fue operado en el Hospital Fernández. Allí había ingresado en coma. Después de estar tres días internado en terapia intensiva, murió el 5 de marzo de 2004, a las 2.30. El paro cardíaco se lo provocó una “insuficiencia cardiorrespiratoria, producto de un virus intrahospitalario”.


3) Para desentrañar los motivos de la muerte de Juan, se inició una investigación judicial.

4) Luego de estar caratulada varios años como “tentativa de suicidio”, la causa cambió a “homicidio culposo” por las pruebas que aportó Luis Pavesio, que había sido la última pareja de Castro.

5) En noviembre de 2008, fueron procesados algunos de los profesionales que atendieron a Castro desde agosto de 2003 hasta el día de su muerte (el periodista había admitido su adicción a la cocaína en un emotivo relato frente a las cámaras). 

El procesamiento, sin prisión preventiva y con eventuales penas de hasta cinco años de cárcel, recayó sobre Rubén Lescano, psiquiatra personal del conductor; Carlos González, director de la clínica psiquiátrica Santa Rosa, donde se trataba; Alejandra Abbene, quien autorizó el traslado del periodista de la clínica al sanatorio Otamendi para realizarle estudios; Diana Musache, coordinadora médica de la clínica; Gabriel Handlarz, médico tratante, y Alexis Mussa, supervisor de la empresa de medicina prepaga Medicus.

Además, les aplicó embargos económicos por tres millones de pesos a cada uno de ellos.

El fallo de la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini confirmaba virtualmente que Juan no se había suicidado sino que se cayó del balcón de su casa cuando atravesaba un complejo cuadro que padecen los cocainómanos, denominado "delirio fatal agitado". Antes de su caída, había estado arrojando objetos por su balcón.

Sin embargo, la jueza responsabilizó a los médicos porque entendía que ellos habían privado al periodista del tratamiento adecuado. Esa cura incluía la "internación psiquiátrica" que habría reducido las posibilidades de que Castro tuviera una recaída. Y profundizó: "Los médicos tenían la obligación de evitar que el peligro se materializara".

Al conocer este fallo, Pablo Jacoby, abogado de los Castro, señaló: "La familia está muy conforme con el fallo porque responsabiliza penalmente a los médicos, que tuvieron una clara desatención para con Juan".

Y agregó: "Lo inédito de este fallo es que por primera vez se condena la mala praxis psiquiátrica. Eso es muy difícil de establecer, porque cualquier sesión es privada y lo que se habla allí no trasciende. Pero la Justicia entendió que esta vez los médicos no cuidaron de la manera correcta al paciente".

6) El actor Ramiro Blas, amigo de Castro, dijo que al periodista lo habían matado “por un tema que investigaba para su programa (Kaos en la ciudad, que se emitía por El Trece), vinculado con políticos de altísima jerarquía”.

Y, si bien no dio detalles, amplió: “Fue eso. Estoy totalmente convencido. Estuve en una de las reuniones previas a la investigación”.

También, Blas contó con qué se había encontrado cuando fue a visitar a su amigo al Hospital Fernández: "Cuando llegué, me llamó la atención cómo estaba todo vallado. Tuve que presentar documento y el carnet de la radio para poder entrar a ver a mi amigo. No entraba fácil ese día. Era mucho para un accidente. Y había un interés desmedido de gente del Gobierno de ese momento, porque había gente en el Hospital Fernández, del Gobierno… Preocupados… Me pararon. Si Juan se hubiera querido suicidar, lo hacía en grande: se enarbolaba en la bandera multicolor y se tiraba del Kavanagh. Un poco más de glamour, no de la terraza de su primer piso…".

7) Por supuestas presiones de Endemol, la productora que estaba a cargo del ciclo televisivo, se llegó a especular con que, alguna vez, a Juan lo habían sacado de la clínica para hacer el programa. Nunca pudo comprobarse.

"La empresa Endemol no sólo no presionó laboralmente a Castro sino que además promovió la internación de Juan en forma indefinida a través de su productor Rubén Vivero para que se tratara por su problema con las drogas", señaló el abogado de la compañía, Rafael Cúneo Libarona.

Y agregó que “Endemol era la primera en preocuparse" por la salud de Castro y por eso avaló la internación para que el periodista se tratara.

Además, el abogado reconoció que la Justicia realizó un allanamiento en Endemol, en el que se le entregó "las computadoras en las cuales pudieron haber ingresado correos electrónicos para Juan o que él pudo haber enviado".

8) Las diferencias entre la familia de Castro y su psiquiatra personal, Rubén Lescano.

“Sobre el tratamiento que había que hacerle a Juan, había dos posturas”, señaló un miembro de la familia Castro. “Por un lado estaba la línea de la internación y el aislamiento absoluto, y por el otro apareció un psiquiatra, recomendado por un amigo de Juan. Vino con un discurso que parecía más amplio, que Juan debía mantener su trabajo, que debía estar contenido por sus afectos verdaderos”.

El psiquiatra en cuestión era Rubén Lescano. Su propuesta terapéutica fue definida por algunos como “esotérica” y “extravagante”.

A la familia y los amigos de Juan les llevó poco tiempo comprender que su propuesta se alejaba de lo que ellos pretendían. “Enseguida, Juan quedó como sometido al discurso del psiquiatra”.

También se dijo que había un vínculo entre Endemol y Lescano. Esa versión fue lanzada por los periodistas Jorge Rial y Luis Ventura y provocó el inicio de una demanda de Endemol.

“La productora niega toda relación con Lescano, no trabajó en Gran Hermano, y el único conocimiento que se tiene de él es a través de Juan”, aseguró la productora.

 

9) En abril de 2010, la familia del periodista y los profesionales procesados arreglaron que, para evitar el juicio oral y público, prestarían servicios comunitarios.

La probation surgió como consecuencia de un acuerdo de “reparación económica” en sede civil al que habrían arribado las partes.

10) Por estos días, y sobre las adicciones de Juan, Mariano Castro, su hermano gemelo, comentó: “Imaginate el cocktail: tenés un programa periodístico liderando en las cifras de audiencia, que le ganó muchas veces a Marcelo Tinelli cuando estaba en Telefe... Toda la prensa habla de vos, tenés toda la ciudad con los carteles con tu cara y nadie te dice que no. Combiná eso con cocaína... Juan buscó sus tratamientos, pero no funcionaron”.

LA OTRA CAMPANA

o_1458639120

Con informaciín de Clarín


 

Te puede interesar