Los verdaderos antivacunas

OPINIÓN Por Nicolás Wiñazki
Los ideólogos del discurso mediático del poder político crearon un nuevo enemigo para intentar instalar una épica en la problemática vacunación contra el Covid-19: son varios los funcionarios que destacan una lucha titánica contra los “antivacunas”
19-vacuna

El 2 de febrero pasado la revista científica The Lancet difundió un artículo que develaba detalles técnicos hasta ese momento desconocidos sobre la vacuna Sputnik V, lo que significó un aval académico internacional del que la creación del Instituto Gamaleya carecía hasta ese momento. El Partido Justicialista (PJ) emitió en esa misma fecha un comunicado oficial, avalado con su silencio al respecto por todo el funcionariado, en el que se profundizó el relato contra ese rival inasible e impersonal conocido como “antivacunas”. 

El peronismo tituló su texto sobre el respaldo a la Sputnik V así: “Un mal día para los odiadores”. Y desarrollaba una tesis respecto a una supuesta victoria del Gobierno por sobre una conspiración antivacuna Sputnik: “Hoy es un mal día para los que pretendieron inocularle a la población su jeringa de odio visceral hacia el Peronismo y nuestro gobierno”, dice uno de sus párrafos que logra expresar una especial vibración de revancha.

Aún hasta hoy, cuando una gran mayoría de la población argentina espera ser vacunada tras promesas incumplidas o retrasadas de un plan de inmunización nacional, algunas de las máximas autoridades políticas del área de la Salud insisten con hablar de los “antivacunas”: “Les vamos a ganar a los antivacunas”, arengó el martes pasado el viceministro de Salud de Buenos Aires, Nicolás Kreplak.

¿Quiénes son los antivacunas? ¿Por qué el Estado debe ganarles? ¿No bastaría con vacunar contra el Covid-19 a la población que lo pide desde hace meses con eficacia y profesionalismo? En el caso personal de Kreplak, él efectivamente le ha ganado a los fantasmas que dice combatir en nombre de los contribuyentes.

Aunque es un joven militante de La Cámpora y no entra en los grupos de riesgo que se planeó oficialmente vacunar lo antes posible, Kreplak se dio las dos dosis de Sputnik V para demostrar con cuerpo y alma que esa inmunización era de alta eficacia.

El discurso oficial contra los “antivacunas” es replicado por diversos funcionarios, y sobre todo por el aparato de propaganda K. En rigor, los fantasmas “antivacunas”, son parte de una estrategia comunicacional del Frente de Todos. Ante el retraso en el plan de vacunación, frente a la escasez de vacunas -un problema que le trajo costos a varias potencias del mundo-, el oficialismo intenta instalar que, más que posibles errores en la gestión gubernamental en pandemia, el funcionariado combate día a día a un complot de “antivacunas” asociado a “a la oposición”.

La realidad es más simple 

Si bien, como ocurre en todos los países del mundo, existe en la Argentina también un sector minoritario de ciudadanos que descreen de las vacunas en general, al que se suma más gente aún que prefiere conocer más sobre la inmunización contra el Covid-19, el Gobierno usa la excusa de una heroica pelea contra un enemigo agrandado e ilusorio para evitar tener que dar explicaciones sobre las fallas en la política vacunatoria.

Los verdaderos antivacunas son aquellos políticos que usaron su cargo público para vacunarse a sí mismos, o a sus seres queridos.

A eso, se suma la politización de la vacunación para obtener réditos electorales basados en un plan de estricta salud pública.

Los verdaderos “antivacunas” en la Argentina podrían identificarse con nombre y apellido. Son aquellos políticos, influyentes de origen diverso, parientes de funcionarios, legisladores, pícaros de profesiones múltiples, intendentes, concejales, gobernadores, que usaron sus contactos o su cargo público para vacunarse a sí mismos, o a sus seres queridos, o a empleados o a allegados o conocidos. Usaron un recurso público crucial, y escaso, como una vacuna, como si fuera propio.

Los verdaderos antivacunas, entonces, no batallan en contra del poder. Forman parte de él.

Nicolás Wiñazki para TN

Te puede interesar