Schiaretti reconoció que Alberto no discrimina a Córdoba: "Soy optimista con el futuro de Argentina"

CÓRDOBA Por Juan Manuel González*
"El gobierno nacional viene cumpliendo los compromisos firmados", afirmó el gobernador en un encuentro con empresarios en la Fundación Mediterránea.
6040e37445e6d_940_529!

El gobernador Juan Schiaretti habló ante el selecto auditorio de la Fundación Mediterránea y admitió que los giros del Gobierno nacional no tuvieron demoras en el inicio del año. Se trata de uno de los principales argumentos que blandes los "acuerdistas": el discurso de discriminación de la Nación no tiene sustento en la realidad.


En tren de autobombo, Schiaretti destacó que en los ochos años de su segundo y tercer gobierno la Provincia terminará acumulando mil millones de dólares por año en obra pública, que sumarán más de 8.100 millones de dólares. "Dudo que haya habido otro período con una inversión similar en obra pública", dijo.

En ese marco, señaló en dos oportunidades que la Nación apoya dos proyectos clave: la construcción de la autovía 38, que recorrerá el valle de Punilla, y el acueducto biprovincial Santa Fe-Córdoba. En el primero, la Casa Rosada avaló la toma de un crédito internacional. En el ambicioso acueducto, Schiaretti destacó el "apoyo decidido" del gobierno de Alberto Fernández, que como reveló LPO asignó nada menos que al secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, para que se encargue de supervisar que Córdoba mantenga un flujo constante de fondos hacia obras públicas.

Un mes atrás, cuando habló ante la Legislatura en el inicio de las sesiones ordinarias, el mandatario había omitido mencionar al Gobierno nacional, limitándose a decir que había una "relación institucional correcta" con Nación. Luego su bloque en la Legislatura local apoyó una dura declaración del partido de Carrió en apoyo al campo y semanas después el peronismo de Córdoba recibió un lugar marginal en la nueva conducción del PJ nacional. Pese a estos zigzagueos, la relación con Alberto parece mantenerse en carriles razonables. Está claro que ambos se necesitan y parecen entenderlo.

El gobernador calificó a las finanzas de Córdoba como "robustas", aunque reconoció una caída de la recaudación del 3 por ciento en 2020 respecto de 2019, año en que había caído 9 puntos en comparación en relación a 2018. En este tramo de su exposición recordó que la Provincia no cayó en default y "mantiene intacta su capacidad de créditos internacional" tras "lograr reducir sus pagos en los próximos cuatro años por 700 millones de dólares y 200 millones por intereses, con una adhesión del 96 por ciento de los bonistas".

Entre los varios guiños al sector agropecuario, dijo que "este modelo cordobés" de gestión no fue una invención del Estado, sino que es "propio de los productores agropecuarios que cuidan el peso, son austeros, y cuando les va bien reinvierten en el campo".

Luego de defender al campo,  Schiaretti lanzó la frase que retumbó entre quienes esperan ansiosos alguna definición sobre un posible acuerdo con Alberto Fernandez: "Como Estado, vamos a estar mejor en 2021 que en 2020. Los compromisos firmados con el Gobierno nacional, con el que tenemos una relación institucional correcta, los vienen cumpliendo: ya giró las cuotas de enero y febrero para cubrir el déficit de la Caja de Jubilaciones. No vemos un horizonte de dificultades fiscales para la Provincia, sino de mejoras".

"Soy optimista para el futuro de Córdoba y también para Argentina, que tiene ventajas comparativas en el complejo agroalimentario y en economía del conocimiento. Hago votos para que los argentinos aprovechemos esta posibilidad que nos da la postpandemia y que logremos que el crecimiento sea permanente", agregó, en un tono muy distinto al que utilizó en febrero al referirse a la Nación.

Y en una frase que resaltaron los "acuerdistas", señaló: "Siempre va a haber diferencias; las sociedades que no piensan distintos no progresan. Lo importante es que ese pensar distinto no sea que uno es un enemigo irreconocible, sino que que los que piensan distintos puedan trabajar juntos". La frase fue dirigida a los empresarios que seguían la disertación de Schiaretti por Zoom, pero tuvo una lectura política.

*Para La Política Online

Te puede interesar