En un duro alegato político, Cristina desafió al Poder Judicial y lo acusó por la crisis de endeudamiento

La vicepresidenta expuso ante la Cámara Federal de Casación, en medio de un fuerte clima de tensión entre el Gobierno y la Justicia. Busca frenar el inicio del juicio oral y público en su contra.
cristina-fernandez-en-la-audiencia-via-zoom-por-dolar-futuro-20210304-1137144

Con un alegato político y cargado de fuertes cuestionamientos al Poder Judicial, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó este jueves su defensa por el caso Dólar Futuro, durante una audiencia ante la Cámara Federal de Casación. Desde su despacho en el Senado, vía zoom, la exmandataria desafío a los integrantes del máximo tribunal federal penal del país y acusó al Poder Judicial de “manipular procesos electorales y políticos” en sintonía con medios de comunicación, y de ser presunto cómplice del endeudamiento y la crisis económica que atraviesa el país. 

 
“Contribuyeron -dijo en referencia al Poder Judicial- a que ese gobierno -por la gestión de Mauricio Macri- ganara las elecciones y ustedes también son responsables de lo que está pasando. Nosotros no podemos aumentarle a los jubilados porque estamos endeudados hasta acá”, afirmó en uno de los momentos más álgidos del alegato. Dijo, con tono emotivo, sentir "bronca porque la que sufre es la gente".

El juicio, que no tiene fecha de inicio, debe determinar si la exmandataria y parte de su gabinete cometieron ilícitos durante la venta de dólar futuro en 2015, justo antes del cambio de gobierno. El fallecido Bonadio sostuvo que la operatoria consistió en una supuesta administración abusiva o infiel que derivó en una defraudación a la administración pública. Tras la derrota electoral, el Banco Central había vendido dólares a un precio menor que el del mercado que, post devaluación durante la gestión de Cambiemos, significó tener que hacer frente a pagos millonarios para la administración de Macri, según la causa. 

“Que se despabilen los argentinos”, dijo a continuación. Apuntó también a jueces y fiscales por las “mujeres que masacran y ustedes no hacen nada” y evocó a Alberto Fernández: “Lo dijo muy bien el Presidente en su discurso” del lunes durante la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso.

“Yo no voy a pedir ningún sobreseimiento. Voy a pedir que apliquen la Constitución, que apliquen la ley. Hagan lo que tengan que hacer”, dijo Fernández de Kirchner a los jueces de la Sala I de la Casación, Petrone, Barroetaveña y Ana María Figueroa. La causa, sostuvo, “se manipuló y se armó al calor del proceso electoral” de 2015.

El objetivo de la audiencia era escuchar los argumentos de la exmandataria y de otros tres de los imputados por la venta de contratos de dólar futuro durante 2015. Los acusados sostienen que deben ser sobreseídos antes del inicio del juicio oral y público, ante la supuesta inexistencia de delito. 

El pedido de sobreseimiento anticipado que vienen realizando las defensas ante el Tribunal Oral Federal número 1, que debe llevar adelante el juicio, se basa en un informe de peritos de la Corte Suprema presentado en la causa luego de que el juez Claudio Bonadio haya elevado el expediente a juicio oral y que, según interpretan las defensas de los acusados, sostiene que no hubo perjuicio al Estado ni comisión de delitos en la operatoria investigada por el fallecido juez.

Por este caso, también deben ser juzgados el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y el extitular de la Anses y expresidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, quienes también expusieron ante la Casación este jueves, aunque con un enfoque más técnico del caso. También está imputado y habló en la audiencia el actual presidente del BCRA, Miguel Pesce, quien se desempeñó como vicepresidente del Central durante la gestión de Vanoli. Además, hay unos diez exdirectores del organismo acusados.

“Nosotros estamos acá sentados y el otro mirando partidos de fútbol en Qatar, y ustedes nos quieren hacer creer que hay Justicia en este país”, dijo Fernández de Kirchner en referencia a Macri, no sólo por su señalamientos en torno al caso Dólar Futuro sino en relación con uno de los ejes de su alegato: la devaluación, el endeudamiento y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante la gestión de Cambiemos. Mencionó también la querella que anunció el Presidente que presentará ante la Justicia por dicho acuerdo. 

“Acá en esta causa no hubo ningún perjuicio económico. Los contratos de dólar futuro eran de acuerdo a la normas. Lo que hizo Mauricio Macri: violaron hasta el estatuto del FMI. Cuanto menos, eso es malversación de caudales públicos, incumplimientos de deberes de funcionario público”, afirmó.

“Las decisiones que toma el Poder Judicial impactan luego en la vida y en el patrimonio de las personas”, añadió. “Nos endeudan cada diez años y los sobreseen”, reclamó sobre miembros de la opisición. “Estamos en un momento muy grave institucional de la Argentina. Ustedes no pueden seguir comportándose como una corporación. Parece que constituyen una aristocracia”, criticó. 

Fernández de Kirchner sostuvo que “va a llegar una crisis tan grave que va a tener que ser revisado por completo el Poder Judicial”. “A nosotros nos ha votado la gente, somos un poder profundamente democrático. Qué hay mala gente, qué hay corruptos, sí, es así. Dígame, señor Presidente, ¿en su poder no hay corruptos? Cómo lo voy a poder saber si se investigan a sí mismos”, dijo dirigiéndose al presidente de la sala. “Este es un sistema que está podrido y perverso y es necesario para que todos pongamos el esfuerzo para corregirlo”, agregó.

El objetivo de la audiencia
Los jueces de la Casación tienen un plazo de 20 días hábiles para decidir si corresponde analizar el pedido de sobreseimiento antes del juicio. De considerarlo así, el tribunal oral deberá analizar nuevamente el pedido de las defensas y pronunciarse sobre el sobreseimiento anticipado de los imputados, explicó una fuente judicial del caso a elDiarioAR. En los tribunales, no descartan que los jueces de Casación vayan más allá y tomen una decisión sobre el fondo de la cuestión: dictar directamente los sobreseimientos o, por el contrario, ordenar el inicio del juicio cuanto antes, afirmó la fuentes. 

La fiscalía de juicio sostiene que hay puntos que justifican la necesidad de desarrollar un juicio y debatir la prueba, según estableció el fiscal Diego Velazco ante el tribunal. “El BCRA ganó menos que el año anterior por haber tenido que afrontar los contratos de dólar futuro. La medida terminó motivando la emisión de billetes y colaboró ampliamente en la inflación de 2016, sostiene la acusación”, agregó una fuente del caso.

Además, la fiscalía entiende que el informe de los peritos de la Corte debe ser analizado en el debate oral y público y que los expertos que lo realizaron deben declarar como testigos y explicar las conclusiones a las que llegaron. El fiscal ante la Casación Raúl Pleé, que interviene en representación del Ministerio Público Fiscal en este caso, apoyó la posición del fiscal de juicio durante la audiencia y solicitó que se fije fecha para el inicio juicio para los planteos de las defensas se resuelvan en el marco del debate oral y público.

“Leading case”
En el mismo sentido en que se había expresado el presidente Alberto Fenrández durante su discurso del lunes en el Congreso, pero elevando el tono desafiante y acusatorio, Fernández de Kirchner comenzó su intervención sosteniendo que “el lawfare sigue en su pleno apogeo”, en referencia a la teoría de la “guerra judicial”. “Dólar Futuro no sólo es un leading case en materia de lawfare sino también de la intromisión y manipulación del Poder Judicial en los procesos electorales y de la política en general”, agregó la exmandataria. Llamó “inefable” a varios jueces a quienes se refirió con nombre y apellido, como en el caso de Bonadio.

Fernández de Kirchner reclamó al presidente de la Sala I de la Casación, el juez Daniel Petrone, por no haberle permitido exponer de manera presencial ante los magistrados; e interpeló a los jueces sobre la presunta corrupción en la Justicia y por manejarse en el “anonimato”. "Siempre es bueno verle la cara a los jueces. A usted, señor presidente ahora lo veo pero nunca le había visto la cara”, dijo a Petrone. “El anonimato siempre es muy conveniente”, le dijo al juez Barroetaveña en la audiencia virtual.  

En un repaso por la causa Dólar Futuro y otros expedientes en su contra y contra exfuncionarios de Cambiemos, Fernández de Kirchner apuntó durante su defensa a Mauricio Macri y exfuncionarios de Cambiemos, como Mario Quintana y Federico Sturzenegger; al fallecido juez Claudio Bonadio; al fiscal Carlos Stornelli; al presidente de la Cámara Federal de Casación, Gustavo Hornos; al procurador general de la Nación, Eduardo Casal; y al presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzún. También a los camaristas Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, entre otros magistrados a los que mencionó especialmente para sostener su hipótesis del lawfare o “guerra judicial”.

“¿Qué van a hacer con (el juez) Hornos? Fue seis veces a verlo a Macri y cada vez que iba había un sablazo para Cristina. ¿Va a seguir siendo miembro de la Casación? Y nos quieren convencer de que son imparciales. Es un espanto”, agregó en referencia al presidente de la Casación Federal. 

También dedicó unos párrafos al fiscal Stornelli, a quien definió como “la metáfora perfecta de lo que ustedes hacen”. “Ayer en un programa de televisión amenazó al Presidente de la República, le dijo nos vamos a ver cuando él deje de ser Presidente de hombre a hombre. ¿Sabe donde lo quieren ver? Sentado en una indagatoria”. Luego, se refirió al jefe de los fiscales: “Sigue siendo protegido por el ministerio público de Casal y en complicidad del Poder Judicial”.

Un juicio en juego
“Se nos acusó de hacerle perder $55.000 millones al Banco Central”, dijo Fernández de Kirchner. “Denunciaron que desde septiembre hasta octubre, el Banco Central venía perdiendo muchos dólares y reservas a través de un instrumento, los contratos de dólar futuro, y que a través de ese contrato mi gobierno favorecía a amigos y ocasionaba pérdida de dólares y de reservas”, repasó sobre la acusación en su contra.

La vicepresidenta afirmó que el juez Bonadio buscó generar “una corrida bancaria” al allanar el Banco Central el 17 de noviembre de 2015, días antes de la segunda vuelta electoral, que terminaría dando la victoria a Macri por sobre el candidato de su gobierno, Daniel Scioli. 

“Resulta ser que no había ningún amigo de mi gobierno (entre quienes compraron) los contratos de dólar futuro. Estaban todos los amigos de quien ya era presidente de los argentinos, Mauricio Macri. Es más, había funcionarios, recuerdo a Mario Quintana, el segundo de Marcos Peña”, en la jefatura de Gabinete, dijo Fernández de Kirchner. “Él no sólo había contratado dólar futuro sabiendo que iban a devaluar sino que participó un domingo 13 de diciembre de 2015, reunidos en la Casa de Gobierno con el titular del Rofex, que interviene en los contratos, arreglando la tasa de interés que le iban a pagar a esos contratos de dólar futuro”, sostuvo. 

Remarcó que los exfuncionarios de Macri denunciados por haber participado en la operatoria del dólar futuro y supuestamente haberse beneficiado tras la devaluación instrumentada por Cambiemos fueron sobreseídos en otro expediente.

Fuente: El Diarioar.com

Te puede interesar