Trabajar para que el germen Insfrán no se expanda

POLÍTICA Por Carlos ZIMERMAN
Lo que sucede en Formosa puede pasar en otras provincias si permitimos que los que se creen "patrón de estancia" sigan ganando espacios políticos
C2FW4MLSKNHPNKWR2OCJ3KAM7M

El germen Insfrán de ninguna manera puede ser ajeno a muchas provincias Argentinas en donde sus gobernadores pretenden manejarse como "patrones de estancia" y manejar a su antojo y con métodos reñidos con la institucionalidad, la vida y destino de sus gobernados.

Muchos de nuestros mandatarios provinciales ven en Formosa un modelo a seguir y están muy lejos de condenar los atropellos institucionales que en la ciudad norteña se cometen.

 
No es fortuito el silencio cómplice de los mandatarios provinciales ni del presidente de la Nación. Seguramente ven en Formosa el espejo de lo que ellos quisieran hacer para perpetuarse en el poder, para seguir haciendo negociados, para continuar poniendo amigos en lugares claves, para manejar y negociar con la salud, para menospreciar a adversarios políticos, para que cada día crezca el clientelismo político y de esa manera poder entronarse en el poder y que todo, absolutamente todo, pase por ellos.

Los Argentinos de bien tenemos la obligación de condenar las prácticas de este nefasto personaje de la política Argentina que es Insfrán, nadie que se precie de democrático puede hacer silencio ante semejantes ataques a las instituciones.

El germen Insfrán puede expandirse si no comenzamos a trabajar para que ello ocurra, la manera de impedirlo es ahora, condenando y manifestando, pero por sobre todo, exigiendo a nuestras autoridades constituidas que sean ellos quiénes lo hagan, poniendo en funcionamiento todos los resortes que la Constitución Nacional nos da para casos como estos.

 
No se puede dejar resquicio alguno para que mañana otro "loco" piense que puede ser Insfrán y someter a sus gobernados para desde el poder manejar su vida y destino como hoy pasa con nuestros hermanos formoseños.

Te puede interesar