La brecha del dólar metió la cola en la inflación y presiona cada vez más a Guzmán

ECONOMÍA Por Ezequiel Burgo para Clarin
Los precios mayoristas registraron el salto más alto en toda la era Fernández y desde las PASO. Por qué los insumos importados siguen aumentando si el dólar está planchado.
03-guzman

La inflación mayorista registró un salto fuerte en febrero (6,1%). Se trató de la cifra más alta en todo el gobierno de Alberto Fernández y desde agosto de 2019 (11,2%), cuando se celebraron las PASO.

El número no es alentador. No sólo porque el ministro de Economía, Martín Guzmán se juega a una inflación de 30% para este año sino porque el dato de la inflación mayorista revela un fenómeno más profundo e invisible que acontece en los enrevesados caminos de la economía argentina.

La inflación mayorista de febrero dio 6,1% pero según los datos del Indec, los productos importados aumentaron 7,4%. ¿Cómo puede resultar eso si el dólar subió menos de la mitad? El tipo de cambio mayorista aumentó 3,5% en el mismo período.

Esa respuesta no hace falta buscarla en ningún excel. Simplemente lo que está pasando es que los empresarios que importan con el dólar de $ 90 tienen dudas e incertidumbre (justificadas o no) sobre a qué dólar repondrán la misma mercadería, ¿al de $ 90 o al de $ 150? Y por las dudas remarcan.

¿Dejarán Matías Kulfas y Paula Español a los empresarios reponer los insumos importados? ¿El Banco Central les venderá dólares? ¿En caso de que puedan importar, pero deban comprar dólares en el mercado financiero: cuál será el precio?

Rudiger Dornbusch, un economista célebre, solía decir que en economía las cosas tardan en suceder, pero cuando pasan ocurren más rápido de lo que uno piensa. Y esto que se ve con los precios mayoristas es un ejemplo: ya se están ajustando, pero como el dólar oficial va atrás, la olla tiene cada vez más presión.

Mientras Kulfas y Español revisan el excel, Guzmán bajará el ritmo al que aumenta el dólar y se tomó un avión a Washington. “El dólar vencía subiendo al 4% promedio mensual y en unos meses lo veremos al 1,5%”, dice Federico Furiase. “Es clave lo del FMI”.

Gran parte de los episodios de aceleración inflacionaria desde la salida de la convertibilidad tuvieron su correlato con el aumento del precio del dólar. “Lo que estamos viendo desde el último trimestre del año pasado es que acá suben los precios pese a que no hay salto discreto en el dólar”, dice Luciano Cohan, economista de Seido. “Hay una inflación inercial mayor a la del pasado. La velocidad crucero de la inflación minorista mensual hoy es 3,5%-4%”.

Por último. Los precios de los productos primarios también meten presión al costo local. El crudo por ejemplo aumentó 20% en febrero y los granos enfrentan buenas perspectivas luego del discurso de Jerome Powell este miércoles. Pero lo que es bueno para los dólares que busca Guzmán lo complica para su plan de desinflar la economía con brecha cambiaria. Y también para su tarea de tener que juntar los dólares que el FMI pedirá para cobrar su acreencia de US$ 44.000 millones.

Te puede interesar