Profundo malestar en el sector salud con el Presidente

El Presidente señaló que el sector privado priorizó atender necesidades quirúrgicas que podían esperar. Los médicos iniciaron una campaña en redes sociales con fotos y fuertes críticas al jefe de Estado
45RMB7IIFFBH5F64IW6PZGO44Q

Durante el anuncio de las nuevas medidas restrictivas, el presidente Alberto Fernández apuntó contra el sector privado de la salud por el aumento del porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva, ya que consideró que cuando comenzaron a disminuir los contagios, el sistema priorizó atender “otro tipo de necesidades quirúrgicas que podían esperar”.

La frase del presidente “el sistema sanitario también se ha relajado” impactó en las empresas del sector y también en los médicos y profesionales de la salud. Aunque luego, este jueves, en declaraciones radiales, el presidente señaló que se refería “al relajamiento de las clínicas que creyeron que era un buen momento para avanzar en atenciones quirúrgicas que en otro momento suspendieron”.

Las instituciones están de hace ya algunas semanas abocadas a la desprogramacion de internaciones postergables. El gran limitante es el personal calificado (Barbagallo)
Desde el sector privado señalaron que el sistema de salud se encuentra saturado y con serio riesgo de desborde.

“Las instituciones están de hace ya algunas semanas abocadas a la desprogramacion de internaciones postergables, la ‘medicalización’ de hoteles para concentrar allí personas con bajos síntomas de Covid y la complejizacion de camas comunes en camas de UTI. Se están admitiendo personas en sectores que habitualmente no están destinados a la atención crítica. El gran limitante es el personal calificado. Por eso creo que algunas medidas que bajen los contagios eran muy necesarias”, explicó a Infobae Gabriel Barbagallo, secretario de la Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS).

Sobre la frase del presidente, consideró que no fue oportuna. “Si hay un sector que nunca se relajó, incluso en meses de verano, fue el sector de la salud público y privado. Quizás fue un error de expresión. Hay internaciones impostergables. Por ejemplo partos y cesáreas”, agregó. Ahora, la gran preocupación del sector es que puede pasar si estas medidas no alcanzan para aliviar al sistema sanitario.

“Decir que el sistema de salud se ha relajado es una falta de respeto a los trabajadores de la salud que vienen trabajando incansablemente desde marzo del 2020 sin vacaciones y poniendo todo su esfuerzo al servicio de los pacientes. Revela también un desconocimiento de la operatoria del sistema especialmente en el sector privado”, indicó Miguel Blanco, director General de Swiss Medical Group.

 
“En cuanto a las medidas, considero que deberían establecerse mayores restricciones especialmente en reuniones en lugares cerrados y marchas multitudinarias donde no se ve ninguna intención del Gobierno de restringirlas ni de desalentarlas. En mi opinión personal no veo justificado el cierre de escuelas, donde los contagios son mínimos y ocurren fuera de los establecimientos, ni de las actividades que han establecido protocolos que han funcionado bien como ocurre en hoteles, restaurantes, fábricas y otras actividades productivas. Este puede ser un golpe letal a esas actividades que ya venían muy golpeadas y que sin ayuda pueden sucumbir si ya no lo hicieron”, agregó Blanco.

“Esta expresión del presidente es una idea mal expresada. Es como decir que los bomberos se han relajado atendiendo incendios en otra parte de la ciudad. El sistema de salud se ocupó, sin relajarse, de atender las necesidades medicas de la población, postergadas por motivo de la atención de la primera ola de la pandemia. El sistema de salud es polivalente y universal y no monovalente para atender una sola enfermedad y no puede ni debe discriminar a los pacientes que concurren a pedir asistencia”, explicó Ricardo Lilloy, presidente de la Cámara de Entidades de Medicina Privada de la Republica Argentina (Cempra).


“Hay muchas dolencias tanto o más mas graves que deben ser atendidas y eso estamos haciendo. Ahora estamos atendiendo las nuevas urgencias con criterios médicos y éticos de valor universal. Por otro lado, es un poco una falta de respeto a profesionales y personal de salud, que agotados luego de la primera ola, continuaron y continúan atendiendo la demanda de atención. Creo que al presidente lo exime de recriminación su carácter de no especialista en la materia”, agregó Lilloy.

Las declaraciones del presidente sobre el sistema de salud generaron enojo de los profesionales de la salud, con críticas que se multiplicaron a través de las redes sociales.

Fuente: Infobae

Te puede interesar