Entre las certezas del “sojazo” y las dudas sobre Martín Guzmán

ECONOMÍA Por Daniel Fernández Canedo para Clarin
03-guzman

El dato más relevante es el récord histórico del ingreso de divisas por US$9.755 millones en el primer cuatrimestre superando en US$1.707 millones la anterior marca máxima del mismo período de 2016". 

El textual corresponde al informe de mayo de CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) que, en pocas palabras, da cuenta del resultado del "sojazo" que beneficia a la Argentina como consecuencia de la fuerte suba de los precios de los granos, en especial de la soja y el maíz en el mercado internacional.

Para el Gobierno se registran dos efectos claramente benéficos y otro, la suba de los precios domésticos de los alimentos, que no encuentra la forma de resolver sin recurrir a políticas ya adoptadas y que demostraron ser poco eficientes.

Entre los efectos a favor, sin duda, están el aumento de las reservas del Banco Central que le permite, entre otras cosas, retrasar el precio del dólar oficial frente a la inflación (en el mes sube 1,7% frente a un aumento del costo de vida que rondaría 4%) y el fortalecimiento de la recaudación de impuestos.

En abril, la recaudación subió 42,6% en términos reales (abril de 2020 fue el de cuarentena plena con caída vertical de la actividad) y recuperó los niveles previos a la pandemia.

Ese repunte respondió básicamente a una suba de 97% en el aporte de las retenciones a las exportaciones apalancado por los mejores precios de los granos y al efecto "caja" que representaron los $103.000 millones del impuesto a las grandes fortunas.

Se llenaron dos arcas en medio de la pandemia, pero la trepada de la inflación sigue siendo junto a la escasez de vacunas contra el COVID-19 la preocupación creciente de la población.

La estrategia oficial en la materia está definida: el mayor ingreso de dólares va a fortalecer las reservas del Central y el cepo cambiario, aunque eso mantenga en un nivel alto la brecha cambiaria (está en 60%). Todo sea por sostener la estabilidad financiera con vistas a la elección de fin de año.

Mientras tanto, la política contra la inflación será seguir culpando a empresarios y comerciantes por las remarcaciones sin tener en cuenta la expectativa de que todo el esquema defensivo descansa sobre los dólares de la soja y los que puedan venir por la capitalización del Fondo Monetario Internacional. Serían unos US$4.500 millones que ingresarían en agosto.

El economista Carlos Melconian grafica el momento diciendo que a Martín Guzmán le cayeron US$10.000 millones adicionales para que arme un equipo de futbol y él decidió comprar cuatro arqueros y los otros siete, defensores.

El futuro no se ve claro, además, por la situación delicada que atraviesa el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El presidente Alberto Fernández intenta fortalecerlo después de su embestida fallida contra el subsecretario de Energía, Federico Basualdo (responde a la Cámpora), pero los rumores sobre su futuro fuera del Gobierno crecieron antes del fin de semana.

Los nombres de Mercedes Marcó del Pont (titular de la AFIP y de máxima confianza del presidente), de Paula Español (secretaria de Comercio Interior, cercana a la vicepresidenta) y de Augusto Costa (ministro de Producción del gobernador Axel Kicillof) siguen dando vueltas como posibles reemplazantes de un Martín Guzmán que continúa dando muestras de no querer dejar su puesto.

Un indicador claro de eso no es solo su participación en la misión a Italia y Francia para seguir las negociaciones tendientes a refinanciar los US$2.4000 millones que vencen con el Club de París, sino también por su repentina vocación peronista.

El tweet del ministro por los 102 años del nacimiento de Evita que "vivirá por siempre en el corazón del pueblo argentino" fue leído, dentro y fuera del Gobierno, como que ahora a Guzmán no le importa tanto que un subordinado le ponga un "techo" de 9% de aumento a la tarifa de luz cuando él pretendía un 15% para poder bajar algo los subsidios después de dos años de congelamiento.

Hay funcionarios en el área económica y en la Casa Rosada que reconocen que la espectacular suba de la soja y los dólares extraordinarios que vendrán del FMI son verdadero "maná" para poder transitar la potente segunda ola de COVID. ¿Será suficiente para que Martín Guzmán pueda soportar el fuego amigo?

Te puede interesar