Receta infalible para bajar los precios hoy mismo

ECONOMÍA Por Juan Carlos de Pablo para La Nacion
20-super

Para lograr estos resultados tan auspiciosos tiene que dictar un DNU, cuyo artículo único debe decir lo siguiente: los almaceneros y supermercadistas, dueños de bares y restaurantes y fabricantes que hoy a las 24 horas tengan alimentos en sus heladeras serán fusilados mañana al amanecer. 

Si el decreto es creíble, es decir, si se piensa que esta medianoche un ejército de inspectores verificará el cumplimiento del decreto y que horas más tarde morirán quienes retuvieron alimentos, generará un notable cambio en los comportamientos, lo cual tendrá consecuencias palpables.

En efecto, desesperados por no quedar en falta, los aludidos oferentes tendrán que reducir fuertemente los precios, vender en 1000 cuotas, repartir a domicilio sin cargo, etc., para alborozo de los consumidores, quienes se podrán juntar con exquisiteces pagando monedas.

¿Por qué a ningún economista profesional se le ocurre tamaña genialidad? Porque nadie sabe cuándo va a terminar el mundo, pero las recomendaciones de política económica no se pueden circunscribir al día que estamos viviendo; porque el mundo podría no terminar esta noche, y si hoy consumimos los stocks, mañana, ¿qué comeremos?

¿Tiene esto algo que ver con la anunciada prohibición, por 30 días, de las exportaciones de carne? Mucho. No me meto con la economía del caso porque esto lo sabe cualquier alumno que haya tomado un razonable curso de introducción a la economía.

Planteo otra cuestión: esto se le ocurrió a alguien dentro del equipo económico. ¿Ningún superior a dicho funcionario le dijo que pensara un poquito? Cuando el ministro correspondiente le llevó la iniciativa al presidente de la Nación, quien no es economista sino abogado, ¿no le dijo: “¿te parece, che?”.

En todos los gobiernos, en todos los países, en todas las épocas surgen tonterías como ésta. El problema es la falta de filtros, que hace que una tontería se convierta en una pieza de legislación.

Te puede interesar