Pantallazos de la economía en recta final electoral

ECONOMÍA Por Eduardo Fracchia para Infobae
23-guzman

Pareciera que el acuerdo con el Fondo sigue trabado. Martín Guzmán consiguió un canje de deuda mediocre. Si bien aspiraba a obtener mejores condiciones de reestructuración, “la peleó” y es quizás el mejor representante del gabinete, con diálogo estrecho con el círculo rojo. No logró tranquilizar la economía porque el riesgo país es de 1500 y sigue rigiendo el cepo cambiario. La marcha de la negociación con el FMI está condicionada por el Instituto Patria. El tema Fondo Monetario no es neutral, ya que nos condiciona el crecimiento futuro. Es realmente un problema grave y de compleja solución que legó el gobierno de Mauricio Macri. 

La “novela de la carne” expresa la falta de ideas del gobierno. La intención de contener precios puede ser buena pero su implementación es muy precaria, con muchas marchas y contramarchas

El frente fiscal se muestra un poco mejor, reconocido por el propio Ricardo Arriazu, decano de la visión de mercado y antidirigista de los economistas. Está bajando el monto de emisión monetaria que fue relevante el año pasado por ATP e IFE.

En la esfera política, Juntos por el Cambio está atravesando un lógico proceso de “sucesión en la empresa familiar”, donde el dueño no quiere dejar el mando. Macri es el fundador de un proyecto que le ganó al peronismo, fue una bocanada de aire fresco al sistema.

A Facundo Manes habrá que “verlo en la cancha”. El salto mediático puede tener problemas, es una persona interesante por sus ideas, líder, de centro. Viene bien que lleguen a la política figuras que no vienen de la corporación. la rejuvenecen. Mientras, el peronismo se va armando acompañado de un plan de vacunación frente a la pandemia de COVID 19, que viene repuntando. Esta vacunación se inició con mucha ineficacia y la escalada de fallecidos se atribuye en buena medida a la inacción estatal.

Alberto Fernández está condicionado por “la jefa política”, Cristina Fernández. Alberto es un “gran número dos” dice Beatriz Sarlo, un extraordinario armador. La figura de CFK es central en el sistema, aunque no logra apartarse de la amenaza de los juicios pendientes. Dos sucesores en su cabeza y corazón: Máximo Kirchner y Axel Kicillof.

La inflación seguirá en 3,5 % mensual. Por ahora el dólar paralelo viene un poco más nervioso, considero que no crecerá el dólar paralelo de manera importante antes de las elecciones. Sin ánimos de alarmar, es probable que en el verano el dólar suba, a modo de corrección manejable, después del atraso cambiario mantenido para un mejor nivel de inflación frente a las elecciones de medio término. El sector productivo va caminando: la recuperación no es en V, es W. Martín Redrado acuñó esta idea que quiere decir “vamos viendo”. Es el estilo del gobierno, el cortoplacismo y la polarización con la oposición. Si bien viene mostrando un buen manejo del conflicto social, el gobierno debe hacer foco en la contención social, para evitar que colapse un conurbano con 50% de pobres, con un desempleo que, medido con rigurosidad, según el índice de la UCA, es superior al 20% y no del 10 por ciento. La inflación complica cada vez más al gobierno, el consumo viene rezagado. Además, Guzmán quiere bajar jubilaciones reales y sueldos reales del sector público.

Se mueven los sectores, el litio se consolida, pero es un sector que nunca nos dará muchos dólares, no es Vaca Muerta ni la Pampa Húmeda. El campo está en un buen escenario a pesar de que lo obstaculiza con restricciones absurdas en carne e impuestos raros en el mundo moderno, como son las retenciones. El sector automotriz va desempeñándose mejor y la construcción de a poco se consolida, pero la inversión es muy baja y no hay mucha infraestructura en la agenda público privada. La industria manufacturera está muy dinámica, creciendo en casi todas las ramas.

Los servicios basados en el conocimiento tienen mucho potencial y somos buenos en este frente. Esperamos más unicornios como Globant. La Argentina productiva quiere despegar, pero los políticos no están a la altura. Esperemos a partir del 2023 una nueva generación que impulse un país de gran potencial.

Muchas personas de alto impacto oriundas de nuestro país, verdaderamente distintas, recorren el mundo o nuestra propia tierra: arquitectos, músicos, científicos, economistas, cientistas, políticos, deportistas, empresarios. Sin embargo, el argentino -como decía Borges- es un individuo, pero no un ciudadano. Cualquier analogía con la selección de fútbol después de 1990 es bienvenida. Nos falta pensamiento colectivo, tendemos a la polarización. La política siempre es conflicto, enfrentamiento, lucha agonal por el poder, pero en nuestro caso, esta construcción institucional nos ha frustrado. El nivel de debate es pobre y chicanero, hay un déficit brutal de estadistas como Ángela Merkel, Fernando Enrique, Felipe González, o Barack Obama.

Como dice Marina Dal Poggetto: el problema argentino lo solucionan los políticos y no los economistas. Los políticos o nadie. Los empresarios corren de atrás, son un factor importante pero no decisivo en el proceso.

Te puede interesar