Perotti vs. Rossi, el choque que nadie quiso evitar

1627181634253

Un sector del peronismo santafesino se rebeló contra el axioma nacional de lista de unidad en todas partes y le plantó una interna al gobernador Omar Perotti. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, y la vicegobernadora Alejandra Rodenas blanquearon una tirantez que no es nueva. El rafaelino, en cambio, cerró con la vicepresidenta Cristina Fernández y le levantó la mano al senador regional Marcelo Lewandowski, de vuelo propio, pero de la tribu liderada por María Eugenia Bielsa. Debajo irá la cristinista María de los Ángeles Sacnun.

Rossi rompió el molde. Leyó como una burla la propuesta de Perotti a la Casa Rosada y se envalentonó. Aprovechó la oportunidad para descargar las broncas contra el gobernador que, como fiel aliado, calló durante casi dos años. Reunió a su tropa y decidió armar lista. En el medio sumó a Rodenas, otra que silenció sus críticas a Perotti.

 
Con ese músculo empezó a tentar a otras tribus. Mientras desde el perottismo se confiaba que la Casa Rosada intervenía para pedirle que se bajara, Rossi cerraba con el Movimiento Evita y un sector del Frente Renovador. Por parte de los primeros, el concejal rosarino Eduardo Toniolli será cabeza en Diputados. Por los segundos, Oscar Cachi Martínez será el número tres. La dos es de la tropa del Chivo, María Luz Rioja.

Todo lo que avanzó el viernes, con el sorpresivo cónclave que mantuvo con Cristina, Perotti lo retrocedió el sábado. El perottismo bajó el perfil y se limitó a esperar que Buenos Aires le baje la lista a Rossi. Filtró el viernes por la noche el dúo Lewandowski – Sacnun y Roberto Mirabella para Diputados y metió silenzio stampa. 

Sobre eso, las versiones fueron encontradas a lo largo de toda la jornada. Mientras que desde la Casa Gris se confiaba que Balcarce 50, incluso el presidente Alberto Fernández, se esforzaba en impedir la interna, desde la Corriente de la Militancia reiteraban que Rossi estaba en charla permanente con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pero no recibió un pedido de retroceso.

 
Perotti, no obstante, alcanzó a sellar un acuerdo de peso con la reaparecida Bielsa, que se activó cuando divisó el Plan Rossi – Rodenas y se puso del lado del rafaelino. Lewandowski dejó el periodismo deportivo de su mano, fue candidato de ella, pero la ex ministra no condujo el espacio en los últimos meses y el senador departamental juega de líbero. Es aliado de Perotti en el Senado provincial, pero eligió no asistir al lanzamiento de Hacemos, el sello del gobernador.

Además del entendimiento con el Instituto Patria, el gobernador sumó a La Cámpora a su armado. En el puesto dos de la lista para Diputados cobijó a la joven Magali Mastaler, oriunda de la ciudad de Gálvez, enrolada en la agrupación que lidera el diputado Marcos Cleri en la provincia.

Lo institucional

La interna abre no una, sino varias preguntas en la política vernácula: ¿Qué hará Rodenas ahora que enfrentará a su compañero de fórmula? El ministro de Gobierno, Roberto Sukerman, integra el rossismo. ¿Cómo se moverá? El esposo de Rodenas es el ministro de Cultura, Jorge Llonch, además. No solo las tribus quedaron envueltas en el enfrentamiento, también los ministerios.

Los antecedentes

Hace rato que Letra P viene contando la disputa Rossi versus Perotti. En el cierre de listas locales consumaron su enfrentamiento en Rosario y Santa Fe, las dos ciudades más pobladas de la provincia. En la primera, por ejemplo, Perotti se juntó con el massismo para verse las caras contra La Corriente y el Evita.

Senador suplente

Perotti decidió jugar a fondo, en presente, pero también a futuro. Será precandidato a senador suplente del binomio Lewandowski – Sacnun. Es pura especulación, pero si el periodista obtiene un buen resultado está en condiciones de quedar posicionado para la Intendencia de Rosario o bien para la gobernación. En ese caso, debería liberar su banca.

 

 

* Para www.letrap.com.ar

Te puede interesar