Variante Delta: la nueva ola de coronavirus enciende cada vez más alarmas en todo el mundo

La variante Delta sigue empujando los casos a nivel mundial y algunos países están tomando medidas cada vez más serias para contener el virus, para evitar tener que caer nuevamente en confinamientos que puedan amenazar la recuperación económica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los contagios a nivel mundial vienen aumentando hace más de un mes. Sólo en la semana del 26 de julio al 1 de agosto, se reportaron 4.000.000 de casos, mientras que las muertes (más de 64.000) subieron un 8% respecto de la semana anterior. En América, esa cifra fue de 29%. La variante Delta ya llegó a 135 países, y está cerca de desplazar a la Alfa (surgida en el Reino Unido) que por ahora sigue siendo dominante a nivel mundial.

La variante identificada en India está empujando las infecciones en la mayoría de los países europeos, asiáticos (especialmente en el sudeste) y del Medio Oriente. También es dominante en los Estados Unidos y ya circula en el 66% de América latina y el Caribe, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (brazo regional de la OMS). Mientras tanto, sólo el 18% de la región ha podido completar el esquema de vacunación.

China reportó su número más alto de nuevos contagios locales (71) desde enero, y marca el quinto día consecutivo de suba. En las últimas dos semanas reportó 485 casos. Actualmente, la variante Delta está presente en 17 de las 22 provincias y en 37 ciudades, incluida Beijing, la capital. El país tiene 144 zonas clasificadas como de riesgo medio o alto.

Para contener el nuevo brote, China decidió suspender temporalmente la emisión de nuevos pasaportes para viajes no esenciales fuera del país. Los documentos seguirán disponibles para las personas que puedan demostrar que deben viajar por motivos de estudio, trabajo o negocios.

De hecho, los primeros casos identificados de Delta se relacionan a un grupo de personal de limpieza que se contagió por un vuelo que llegó a la ciudad de Nanjing, desde Moscú.

 Beijing restringió el transporte (incluidos vuelos, trenes y colectivos de larga distancia) desde zonas donde se detecten nuevos casos de Covid-19. La capital también canceló todas las exposiciones y eventos masivos programados para agosto.

Por otra parte, las instalaciones públicas como parques, salas de espectáculos, cines y bibliotecas deberán limitar el número de visitantes e implementar sistemas de reserva y turnos escalonados.

Wuhan -la ciudad donde se registraron los primeros casos de coronavirus, a fines de 2019- dijo que lanzará una campaña de testeos masivos sobre 12 millones de habitantes después de confirmar los primeros casos locales de la variante Delta.

El anfitrión de los Juegos Olímpicos, Japón, dijo que hay una expansión sin precedentes de los contagios por coronavirus. El país informó un récord de 4166 contagios diarios y el ministro de Salud, Norihisa Tamura, dijo ante el Parlamento que "la pandemia ha entrado en una nueva fase. A menos que tengamos suficientes camas, no podemos hospitalizar a la gente. Estamos actuando de forma preventiva en este frente".

En Israel -donde casi el 60% de la población está vacunada con ambas dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech- el gobierno ya anunció la vuelta del uso de barbijos en el exterior para reuniones grupales grandes. Además, la mitad de la mitad administración pública volverá a hacer home office y le pidió a las personas que eviten las reuniones sociales en espacios cerrados.

El promedio de contagios diarios ya superan los 3000, y las hospitalizaciones están subiendo. De hecho, el ministro de Salud, Ntizan Horowitz, no descartó un nuevo confinamiento a partir de septiembre si las internaciones graves (actualmente hay unas 400 personas hospitalizadas, más de 200 con cuadros severos) siguen escalando.

En los EE.UU., varias ciudades volvieron a establecer el uso de barbijos en espacios cerrados y la Ciudad de Nueva York es la primera en exigir un pasaporte sanitario, al estilo del que implementaron varios países europeos. A partir del 16 de agosto, quienes quieran ingresar a espacios públicos cerrados como gimnasios, restaurantes o salones de entretenimiento en NYC, deberán mostrar certificado de vacunación.

 Anthony Fauci, uno de los principales asesores de la Administración Biden en materia de coronavirus, descartó que el país vaya a un nuevo confinamiento aunque advirtió que "las cosas se van a poner peor" para el país, debido a que la cantidad de estadounidenses vacunados "no es suficiente para aplastar el brote". No obstante, Fauci estimó que alcanzará para evitar que el país llegué a una situación como la del invierno (boreal) pasado.

Mientras tanto, la OMS le pidió que los países frenen sus planes de aplicación de dosis de refuerzo contra el coronavirus, por lo menos hasta fines de septiembre. El objetivo es ganar tiempo para que los países con baja tasa de vacunación puedan tener al menos al 10% de su población con la primera dosis.

"Entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su población de la variante Delta. Pero no podemos aceptar que países que ya han consumido la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aún más", dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la agencia.

Israel, Francia, Alemania, Uruguay y varios países del Medio Oriente ya comenzaron a aplicar la tercera dosis (principalmente en personas inmunocomprometidas y adultos mayores) mientras otros países como EE.UU. y el Reino Unido, están evaluándolo.

Fuente: El Cronista

Te puede interesar