Cinco ejemplos para explicar la gravedad de la foto en Olivos

OPINIÓN Por Coni CHEREP*
abigail-olivos

La foto del cumpleaños de Fabiola, la compañera del presidente Alberto Fernandez, sacada en la residencia oficial de Olivos, no es un escándalo menor. No se trata de una simple picardía presidencial, ni de una operación periodística. Es la foto de una reunión en la que no se cumplían las normas que el propio presidente dictó para más de 40 millones de argentinos, que en el mismo momento sufrían situaciones desesperantes. No es la foto. Es lo que representa esa foto, en contraste con otras que todavía duelen en el corazón de mucha gente.

Acá una breve lista de las razones por las que esa foto se convierte en un agravio a los argentinos

1- MENTIR EN LOS HECHOS, VOLVER A MENTIR AL DESMENTIRLO. Y USAR LOS RECURSOS DEL ESTADO PARA SIMULARLO

La primera de todas es el sostenimiento de una mentira. La mentira es haber negado los hechos. Es haber desmentido públicamente que las cosas habían sucedido. De hecho, el mismo día en el que se terminó «cenando» para celebrar el cumpleaños de Fabiola, la agencia oficial TELAM publicaba una página en la que explicaba » El raro cumpleaños de Fabiola Yañez», y citaba las expresiones de la primera dama en sus redes sociales. «Será un cumpleaños raro, lo voy a festejar por zoom» cita la agencia oficial. El texto se acompaña con la imagen de la mujer y diez pantallas, en la que se ve a un grupo de mujeres charlando con ella.

Alberto, Fabiola y Telam mintieron. Y cuando se les cuestionó lo ocurrido, lo desmintieron. Antes de que se hiciera pública la foto de los comensales, el propio presidente dijo hace apenas algunas horas: «Es injusto tener que explicar lo que no hice. Estoy harto de esta mentira, ya parece una historieta». No era una mentira, ni una historieta.

Al día siguiente, alguien le filtró la foto.

 
2- FACUNDO ASTUDILLO CASTRO, UNA DESAPARICIÓN FORZADA , NACIDA DEL DNU PRESIDENCIAL

Mientras el presidente cenaba con Fabiola y sus amigos, en la provincia de Buenos Aires seguían buscando a Facundo Astudillo Castro. Un joven de 22 años oriundo de la ciudad de Pedro Luro, Provincia de Buenos Aires, que había sido visto por última vez el el 30 de abril cuando la policía lo detuvo por violar la cuarentena impuesta por el gobierno nacional a causa de la pandemia de COVID-19. Después de dos meses de investigación infructuosa, de algunas irregularidades y declaraciones contradictorias de la policía, el 2 de julio, la familia junto con sus abogados, presentó una denuncia ante la justicia. Recién el 15 de agosto, después de más de cuatro meses de desaparecido y de que se tomaran varias medidas para encontrar a Facundo, unos pescadores encontraron un cadáver no identificado en la zona de Cabeza de Buey. El 2 de septiembre, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó el cadáver como el de Facundo Astudillo Castro, quien no pudo llegar a casa de su novia, por las restricciones impuestas por el Presidente. Su madre lo buscó tres meses, el Ministro de Seguridad de Buenos Aires apoyó a los policias sospechados de su desaparición, el gobernador Axel Kicillof nunca lo destituyó.

 
3- ABIGAIL JIMENEZ, LA CHIQUITA CON CÁNCER QUE CRUZÓ UNA FRONTERA EN BRAZOS DE SU PADRE, PARA CUMPLIR EL DNU PRESIDENCIAL

Diego y Carmen, los padres de Abigail, pretendían volver de Tucumán hasta la localidad de Termas de Río Hondo, de donde la familia es oriunda. Viajaron desde el Hospital de Niños tucumano para que su hija de 12 años, paciente oncológica desde los 7, pudiera realizarse su tratamiento.

De regreso los retuvieron dos horas en la frontera bajo el rayo del sol y entre las moscas. El argumento de aquella inhumana demora, fue el cumplimiento del DNU presidencial, que entonces prohibía el paso entre límites, sin certificado de circulación. En medio de la desesperación ,Diego tomó en su brazos la nena, caminó unos 70 metros y cruzó la frontera. Después se sentó en un banco a esperar a que alguna autoridad diera luz verde para que pasaran.

“Lo que le hizo no tiene perdón. No la dejaba pasar porque nos pedía el permiso de circular. Y no sacamos el permiso para circular. Pero él nos decía que teníamos que tener orden para pasar de Santiago a Tucumán para llevar a mi hija para su tratamiento”, dijo Carmen.

La niña se atendía en el área paliativa del Hospital de Niños de San Miguel del Tucumán. “Le decíamos que la llevábamos de urgencia, porque ella estuvo toda la noche con dolor y él no podía entender los dolores que tenía mi hija», explicó entonces Carmen. Los gritos de dolor de Abigaíl, se pueden escuchar nítidamente en el video que registró los hechos.

La niña murió en noviembre de 2020, apenas unos meses después. Sus padres coinciden en remarcar la decaída sufrida por la niña, luego de aquel atropello.

 
4 – SOLANGE, Y LA DESPEDIDA QUE NO PUDO SER : SU PADRE NO FUE AUTORIZADO A INGRESAR A CÓRDOBA, POR CUMPLIMIENTO DEL DNU PRESIDENCIAL

Solange Musse falleció el viernes 21 de agosto de 2020 a la mañana, luego de una larga lucha contra el cáncer de mama. La joven vivía en Alta Gracia y esperó hasta sus últimas horas por un abrazo de su papá. Su padre viajó desde Plottier, en Neuquén, donde vive, consciente de que podría ser el último encuentro con su hija, pero las autoridades le negaron el ingreso a Córdoba por no poseer un hisopado con resultado negativo de COVID-19 y lo obligaron a volverse. La autorización llegó varios días más tarde, después de la muerte de Solange y mediante un recurso de amparo, pero para organizar el sepelio con un puñado de familiares.

La historia de Solange fue la de decenas de miles de personas que durante la cuarentena, no pudieron despedirse de sus familiares enfermos, a causa del cumplimiento estricto de los protocolos durante la pandemia.

La propia Solange alcanzó a conocer el impedimento que tuvo su padre y escribió pocas horas antes de morir : “Siento tanta impotencia que sean arrebatados los derechos de mi padre para verme y a mí para verlos. ¿Quién decide eso si queremos vernos? Acuérdense, hasta mi último suspiro tengo mis derechos” redactó de puño y letra antes de fallecer en el sanatorio Allende de Córdoba.

El padre de Solange escribió entonces una dura carta al presidente de la nación, en la que expresó : “Usted los domingos almuerza con la gente que quiere, mi hija el domingo 16/08 no pudo almorzar conmigo, ¿que ironía no? Usted sí, mi hija no» apuntó Musse en la carta. Finalmente remarcó que “nos piden esfuerzos y que nos cuidemos, cuando ustedes no dan el ejemplo” y concluyó: “Usted no tiene palabra, cuando habla no le creo”

 
5- LAS RESTRICCIONES QUE IMPIDIERON LOS ENTRENAMIENTOS, INCLUSO CON DETENCIONES.

Ariel Suárez es un deportista de elite argentino que el año pasado había quedado en medio de un escándalo por entrenar durante el ASPO en Tigre. “La sensación de libertad fue única, una sensación de placer, felicidad. Sentí que me saqué una mochila de tensión, de frustración, de bronca. También tenía esa presión por los móviles policiales que rondaban, los helicópteros que sobrevolaban, pero un deportista sabe manejar esas presiones”, describía el 10 de agosto de 2020 Ariel Suárez, acerca de su vuelta al agua.

En un momento, durante su recorrido, los oficiales de Prefectura le solicitaron que frenara y le notificaron su infracción. El acta de procedimiento, por el incumplimiento del decreto 297/2020, señalaba que estaba circulando por un lugar indebido e incumpliendo la cuarentena. La situación, que quedó registrada en diferentes fotos y videos.

Del mismo modo, centenares de deportistas argentinos que aspiraban a participar de los JJOO desarrollados en Tokio, no pudieron entrenar en las condiciones adecuadas para tener un estado competitivo. Los resultados fueron palmarios. Nadie se explica porque durante más de un año, desde el mismo gobierno que celebró un cumpleaños violando todas las normativas, no desarrolló un mínimo plan para que pudieran hacerlo.

Suarez fue el primero de ellos en remarcar aquella situación, y compararla con el trato que recibió mientras entrenaba

 
Se trata de un puñados de ejemplos, en los que no se contampla el dolor de más de 108 mil familias, que perdieron a sus integrantes en muchos casos, y entre otras cosas, por la inexplicable demora de las vacunas.

La foto de Olivos es una ofensa para todos los argentinos. Para los que cumplimos cada orden del gobierno, convencidos de que ellos serían los primeros en cumplirlas.

La foto de Olivos es una burla. Es la demostración del incumplimiento del ASPO, de parte de los responsables de hacerla cumplir durante un tiempo que no tiene comparación con el resto de los paises del mundo.

Aún así, somos de los primeros paises del mundo en el penoso ranking de muertes por millón de habitantes.

*Para conicherep.com

Te puede interesar