Israel registró su récord de casos de COVID-19 desde finales de enero: más de 8.500 contagios y 560 pacientes graves

Israel registró este martes más de 8.500 nuevos casos de coronavirus, un balance diario que no se registraba desde finales de enero y que agrava la tendencia al alza en un país que se vio forzado a recuperar algunas de las medidas que daba ya por superadas.

Desde el inicio de la pandemia, se confirmaron en Israel 951.226 casos de COVID-19, 8.646 positivos más que el lunes. Más de 55.300 de estos casos son considerados activos, mientras que la cifra de pacientes graves se acerca ya a los 560. 

Israel fue uno de los países que más rápido avanzó en la campaña de vacunación, aunque se estancó y alrededor del 58 por ciento de la población tiene las dos dosis.

Asimismo, en las últimas semanas se han detectado cada vez más infecciones entre personas inoculadas, algo que algunos expertos vinculan con la disminución de anticuerpos con el paso del tiempo o con la mayor resistencia de la variante delta de coronavirus frente a la vacuna.

Israel espera rebajar en las próximas semanas la curva de contagios y de pacientes graves con la aplicación de la tercera dosis para reforzar anticuerpos entre la población más vulnerable.

Israel comenzó a administrar la vacuna de refuerzo de la compañía Pfizer a su población general hace apenas dos semanas, empezando por los mayores de 60 años. Hace pocos días, la campaña se amplió para incluir a los mayores de 50 y al personal médico del país.

Más de un millón de personas se puso ya la inyección de refuerzo, según los datos oficiales.

Fuente: Infobae

Te puede interesar