Campaña y emisión: cuánto cuesta el multimillonario paquete de estímulo electoral

ECONOMÍA Por Patricia Valli para El Cronista
16-central-pesos

Los estímulos para impulsar el consumo y la actividad a medida que se acercan las primarias de septiembre y las legislativas de noviembre costarán en todo el año 1,5% del PBI y ponen presión sobre el gasto y las necesidades de financiamiento del Gobierno.

 

De esta forma, la administración de Alberto Fernández deberá recurrir a la emisión monetaria más de lo esperado, aunque dentro de márgenes manejables, según los economistas.

El costo fiscal de las medidas de impulso electoral al consumo, los programas de financiamiento a tasas subsidiadas como el de tasa cero para monotributistas y los créditos ANSeS, junto con la obra pública, rondará el 1,5% del PBI en todo el año, de acuerdo con la estimación de la consultora Equilibra.

Pese a la reapertura de paritarias, el otorgamiento de bonos extraordinarios a jubilados y pensionados, y refuerzos a beneficiarios de asignaciones y programas sociales y los programas especiales que se reforzaron en las últimas semanas, las perspectivas del consumo son moderadas: podría volver a estar en el nivel de 2019 para las elecciones.

Para financiarlo, el Tesoro deberá acudir a asistencia del BCRA por $ 680.000 millones en lo que resta del año, detalla la consultora que dirige Martín Rapetti, que plantea si el mercado podrá digerir los pesos sin devaluación o más brecha.

Para los economistas de LCG, los límites al financiamiento del Tesoro por parte del BCRA "se vuelven cada vez más palpables". En agosto se transfirieron $ 160.000 millones de utilidades y quedan $ 720.000 millones (1,8% del PBI) disponibles.

De esta forma, las necesidades de gasto por encima de este monto "deberán ser cubiertas con más deuda", advierte la consultora que dirige Guido Lorenzo. Con déficit primario de 3,9%, por debajo del 4,5% del Presupuesto, será necesario rollear el 100% de los vencimientos para cerrar el programa financiero en pesos.

El esquema de financiamiento que pensó Martín Guzmán para este año se repartía en 60-40: un 60% de emisión monetaria y un 40% de financiamiento en el mercado de capitales. Las mayores exigencias y los últimos magros resultados, donde no se llegó a cubrir lo necesario para los vencimientos, llevan a los economistas a pensar en que, finalmente, esa proporción será de 65-35.

"En todo el año, el 65% del financiamiento vendría de la asistencia del BCRA y un 35% del mercado de deuda. Este mix está apenas desalineado con el 60-40% del Presupuesto", remarca la economista Lorena Giorgio de Equilibra.

La aceleración del gasto primario seguirá por arriba del 40% anual este mes, según LCG, y los ingresos estarán entorno al 70%, "por la dinámica de la recaudación". En el gasto, al paquete de estímulo se suman los subsidios económicos para contener la suba de tarifas.

"Se vienen meses desafiantes no sólo en materia fiscal sino también en el plano cambiario y la pregunta es si el Central podrá financiar el push electoral", como define Equilibra al paquete de estímulos, a la vez que recuerda que el BCRA busca mantener la calma cambiaria.

Te puede interesar