Un informe elaborado para la ONU revela que los talibanes comenzaron “la caza de colaboradores” en las principales ciudades de Afganistán

Los talibanes han intensificado su caza de ex funcionarios de seguridad afganos y de personas que puedan haber trabajado con las fuerzas estadounidenses o de la OTAN, según una evaluación confidencial de la amenaza preparada para las Naciones Unidas y vista por The Washington Post.

Los militantes están yendo casa por casa, estableciendo puestos de control y amenazando con detener o matar a los familiares de los “colaboradores” en las principales ciudades, según la evaluación del 18 de agosto.

El documento, elaborado por el Norwegian Center for Global Analyses, un centro de apoyo a la inteligencia vinculado a la ONU, describe a unos talibanes empoderados y deseosos de buscar e interrogar o castigar a quienes estén afiliados al gobierno respaldado por Estados Unidos.

Según el análisis, corren especial riesgo las personas que ocupaban puestos centrales en el ejército, la policía y las unidades de investigación, a pesar de que los talibanes se comprometieron esta semana a conceder una amnistía a los antiguos funcionarios.

Por otra parte, una emisora alemana afirma que los combatientes talibanes han matado a un familiar de uno de sus periodistas en Afganistán, una señal ominosa de que los talibanes no están cumpliendo sus promesas de evitar las represalias y respetar a los medios de comunicación.

Los combatientes están aprovechando que Occidente se centra en la evacuación de ciudadanos extranjeros para “buscar sin freno objetivos afganos en el interior de las ciudades”, según el documento del Centro Noruego de Análisis Globales.

Al mismo tiempo, el grupo está buscando individuos fuera del aeropuerto de Kabul, donde miles de afganos se han reunido en los últimos días con la esperanza de huir del país.

 Combatientes talibanes patrullan en el barrio de Wazir Akbar Khan en la ciudad de Kabul, Afganistán (AP)

Los talibanes han “establecido puntos de control de vehículos en todas las carreteras principales y en los alrededores de las principales ciudades”, incluidas Kabul y Jalalabad, según la evaluación.

También advirtió de un escenario “en el peor de los casos” en el que los militantes cerraran Kabul y otras ciudades para llevar a cabo detenciones masivas y ejecuciones públicas.

Mientras tanto, el familiar del periodista fue abatido por combatientes talibanes que iban casa por casa a la caza del periodista de la Deutsche Welle (DW) en el oeste de Afganistán, según DW. El periodista trabaja ahora en Alemania. Otros miembros de la familia pudieron huir de los combatientes. “El asesinato de un pariente cercano de uno de nuestros redactores por los talibanes en Herat ayer es inconcebiblemente trágico, y atestigua el agudo peligro en el que se encuentran todos nuestros empleados y sus familias en Afganistán”, dijo el director general de DW, Peter Limburg. “Es evidente que los talibanes ya están realizando búsquedas organizadas de periodistas, tanto en Kabul como en las provincias. Se nos acaba el tiempo”.

Los talibanes han herido gravemente a otro de sus familiares. También han asaltado los domicilios de al menos tres periodistas de la organización, según informa DW. Además, dos hombres mataron a tiros a un traductor que colaboraba frecuentemente con el periódico alemán Die Zeit, según DW.

DW y otras importantes organizaciones de medios de comunicación alemanes publicaron el domingo una carta abierta en la que piden al gobierno alemán que establezca un programa de visados de emergencia para su personal afgano.

“Ellos también han compartido nuestra creencia en la prensa libre como elemento indispensable de una democracia estable, pacífica y equilibrada, un valor que el gobierno alemán apoyó firmemente en Afganistán durante los últimos 20 años”, decía la carta.

DW ha enviado los nombres y la información de contacto de los miembros del personal al Ministerio de Asuntos Exteriores alemán para que puedan ser embarcados en los vuelos de evacuación. Pero llegar al aeropuerto -y subir a los aviones una vez que la gente está allí- ha resultado difícil en los últimos días, ya que los talibanes han establecido puestos de control en las rutas de acceso y han atacado o acosado a los afganos de camino al aeropuerto.

El viernes, el gobierno alemán informó de que uno de sus ciudadanos había recibido un disparo de camino al aeropuerto, pero que ya estaba a salvo y a la espera de ser evacuado.

Fuente: Infobae

Te puede interesar