EEUU advirtió que ISIS se reconstruye en Afganistán y teme que intente atacar el aeropuerto de Kabul

Las posibles amenazas del Estado Islámico contra los estadounidenses en Afganistán están obligando al ejército de Estados Unidos a desarrollar nuevas formas de llevar a los evacuados al aeropuerto de Kabul, dijo el sábado un alto funcionario estadounidense, añadiendo una nueva complicación a los ya caóticos esfuerzos para sacar a la gente del país después de su rápida caída ante los talibanes.

El funcionario dijo que pequeños grupos de estadounidenses y posiblemente de otros civiles recibirán instrucciones específicas sobre lo que deben hacer, incluido el traslado a puntos de tránsito donde puedan ser recogidos por los militares. El funcionario habló bajo condición de anonimato para discutir las operaciones militares.

Los cambios se producen mientras la Embajada de Estados Unidos emitió el sábado una nueva advertencia de seguridad en la que se indicaba a los ciudadanos que no viajaran al aeropuerto de Kabul sin recibir instrucciones individuales de un representante del gobierno estadounidense. Los funcionarios se negaron a dar más detalles sobre la amenaza de ISUS, pero la describieron como significativa. Dijeron que aún no se habían confirmado ataques.

El tiempo se agota antes de la fecha límite fijada por el presidente Joe Biden para retirar la mayoría de las tropas estadounidenses restantes. En sus declaraciones sobre la situación el viernes, no se comprometió a ampliarlo, aunque sí emitió una nueva promesa de evacuar no sólo a todos los estadounidenses en Afganistán, sino también a las decenas de miles de afganos que han ayudado al esfuerzo bélico desde el 11 de septiembre de 2001. Esa promesa ampliaría drásticamente el número de personas que Estados Unidos evacua.

Biden se enfrenta a crecientes críticas a medida que los vídeos muestran el pandemónium y la violencia ocasional fuera del aeropuerto, y a medida que los afganos vulnerables que temen las represalias de los talibanes envían súplicas desesperadas para no quedarse atrás.

El grupo Estado Islámico -que desde hace tiempo ha declarado su deseo de atacar a Estados Unidos y sus intereses en el extranjero- lleva varios años actuando en Afganistán, llevando a cabo oleadas de horribles atentados, sobre todo contra la minoría chiíta. El grupo ha sido objeto de repetidos ataques aéreos estadounidenses en los últimos años, así como de ataques talibanes. Sin embargo, los funcionarios afirman que hay fragmentos del grupo que siguen activos en Afganistán, y a Estados Unidos le preocupa que se reconstituya de forma más amplia a medida que el país queda bajo el divisivo gobierno talibán.

A pesar de la advertencia de la Embajada de Estados Unidos, las multitudes permanecen fuera de las barreras de hormigón del aeropuerto de Kabul, aferradas a documentos y, a veces, con niños de aspecto aturdido, a los que se les impide volar con bobinas de alambre de espino.

Mientras tanto, el máximo dirigente político de los talibanes llegó a Kabul para mantener conversaciones sobre la formación de un nuevo gobierno. La presencia del mulá Abdul Ghani Baradar, que regresó a Kandahar a principios de esta semana desde Qatar, fue confirmada por un funcionario talibán que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación. Baradar negoció el acuerdo de paz de 2020 del movimiento religioso con Estados Unidos, y ahora se espera que desempeñe un papel clave en las negociaciones entre los talibanes y los funcionarios del gobierno afgano que el grupo militante depuso.

Funcionarios afganos familiarizados con las conversaciones mantenidas en la capital afirman que los talibanes han dicho que no harán anuncios sobre su gobierno hasta que pase el plazo del 31 de agosto para la retirada de las tropas.

  Operativos de evacuación en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, en Kabul,

Abdullah Abdullah, un alto cargo del gobierno depuesto, tuiteó que él y el ex presidente Hamid Karzai se reunieron el sábado con el gobernador en funciones de los talibanes para Kabul, quien “nos aseguró que haría todo lo posible por la seguridad de la gente” de la ciudad.

Las evacuaciones continuaron, aunque algunos vuelos de salida estaban lejos de estar llenos debido al caos del aeropuerto. El ejército alemán dijo en un tuit que un avión salió de Kabul el sábado con 205 evacuados, mientras que un segundo avión sólo llevaba 20. El Ministerio de Defensa italiano anunció la evacuación el sábado de 211 afganos, lo que, según dijo, elevó a 2.100 el número de trabajadores afganos en misiones italianas y sus familias que han sido evacuados de forma segura.

El viernes, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que se estaban evacuando unas 1.000 personas al día en medio de una “estabilización” en el aeropuerto. Pero el sábado, un ex marino real convertido en director de una organización benéfica en Afganistán dijo que la situación estaba empeorando, no mejorando.

“No podemos salir del país porque no podemos entrar en el aeropuerto sin poner nuestras vidas en peligro”, dijo Paul Farthing a la radio de la BBC.

El general de división del ejército Hank Taylor, subdirector del Estado Mayor Conjunto para operaciones regionales, dijo a los periodistas del Pentágono el sábado que Estados Unidos ha evacuado a 17.000 personas a través del aeropuerto de Kabul desde el 15 de agosto. Alrededor de 2.500 han sido estadounidenses, dijo. Los funcionarios estadounidenses han estimado que hay hasta 15.000 estadounidenses en Afganistán, pero reconocen que no tienen cifras sólidas. En el último día, unos 3.800 civiles fueron evacuados de Afganistán mediante una combinación de vuelos militares y chárter de Estados Unidos, dijo Taylor. Tres vuelos de evacuados afganos han llegado al aeropuerto internacional de Dulles, en las afueras de Washington, D.C.

Las evacuaciones se han visto obstaculizadas por los controles y las tensiones logísticas en estaciones de paso como la base aérea de al-Udeid, en Qatar. Los funcionarios estadounidenses han dicho que cuentan con un número limitado de inspectores y que están luchando para solucionar los fallos en los sistemas de inspección.

Taylor dijo que el aeropuerto de Kabul sigue abierto, y que los estadounidenses siguen siendo procesados si llegan a las puertas, pero él y el portavoz del Pentágono, John Kirby, dijeron que el panorama de la amenaza cambia cada hora. “Sabemos que estamos luchando contra el tiempo y el espacio”, dijo Kirby. “Esa es la carrera en la que estamos ahora mismo”.

El gobierno de Biden estaba estudiando la posibilidad de pedir a las aerolíneas comerciales estadounidenses que proporcionen aviones y tripulaciones para ayudar a transportar a los refugiados afganos una vez que sean evacuados de su país por aviones militares. Bajo el programa voluntario de la Flota Aérea de Reserva Civil, las aerolíneas civiles se suman a la capacidad de los aviones militares durante una crisis relacionada con la defensa nacional.

El Mando de Transportes de Estados Unidos dijo el sábado que había emitido una orden de aviso a los transportistas estadounidenses el viernes por la noche sobre la posible activación del programa. Si se recurre a él, las aerolíneas comerciales transportarían a los evacuados desde estaciones de paso fuera de Afganistán a otro país o desde el aeropuerto internacional Dulles de Virginia a bases militares estadounidenses.

Hasta ahora, 13 países han aceptado acoger a los afganos en riesgo, al menos temporalmente, dijo el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken. Otros 12 han acordado servir como puntos de tránsito para los evacuados, incluidos los estadounidenses y otros.

“Estamos cansados. Estamos contentos. Ahora estamos en un país seguro”, dijo un afgano al llegar a Italia con 79 conciudadanos, en un vídeo distribuido por el Ministerio de Defensa de ese país.

Pero la pregunta creciente para muchos otros afganos es: ¿a qué país llamarán finalmente hogar? Los líderes europeos, que temen que se repita la crisis migratoria de 2015, ya están señalando que los afganos que huyen y que no ayudaron a las fuerzas occidentales durante la guerra deberían quedarse en los países vecinos.

  Marines asisten a afganos en Kabul

Permanecer en Afganistán significa adaptarse a la vida bajo los talibanes, que dicen que buscan un gobierno “inclusivo e islámico”, que ofrecerán una amnistía total a quienes trabajaron para Estados Unidos y el gobierno respaldado por Occidente y que se han vuelto más moderados desde la última vez que ocuparon el poder, entre 1996 y 2001. También han dicho -sin dar más detalles- que respetarán los derechos de las mujeres dentro de las normas de la ley islámica. Sin embargo, muchos afganos temen volver al duro régimen de los talibanes de finales de la década de 1990, cuando el grupo prohibía a las mujeres ir a la escuela o trabajar fuera de casa, prohibía la televisión y la música, cortaba las manos a los presuntos ladrones y llevaba a cabo ejecuciones públicas.

“Hoy, algunos de mis amigos fueron a trabajar al tribunal y los talibanes no les dejaron entrar en sus oficinas. Mostraron sus armas y dijeron: ‘No pueden trabajar en este gobierno si trabajaron en el anterior’”, dijo el sábado a The Associated Press una activista de las mujeres en Kabul. Habló bajo condición de anonimato por temor a represalias. Con un visado turco pero sin forma de llegar con seguridad al aeropuerto, la activista describió la brecha entre las palabras y las acciones de los talibanes como “muy alarmante”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar