Un estudio británico señaló que la protección de las vacuna disminuye a los seis meses

La protección contra el COVID-19 ofrecida por dos dosis de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer y AstraZeneca empieza a disminuir en seis meses, lo que subraya la necesidad de las vacunas de refuerzo, según investigadores británicos.

Al cabo de cinco o seis meses, la eficacia de la vacuna de Pfizer para prevenir la infección por COVID-19 en el mes siguiente a la segunda dosis descendió del 88% al 74%, según un análisis de los datos recogidos en el estudio británico ZOE COVID. 

 En el caso de la vacuna de AstraZeneca, la eficacia descendió del 77% al 67% al cabo de cuatro o cinco meses.

Ambos umbrales continúan estando por encima del 50% recomendado por la OMS para la aprobación de las fórmulas para enfrentar la pandemia.

El estudio fue realizado empleando resultados de test de COVID que dieron positivo realizados entre los pasados meses de mayo y julio entre más de un millón de personas en Reino Unido que contaban ya con la pauta completa de inmunización.

 (Reuters)

Análisis anteriores de los datos han sugerido que las vacunas proporcionan protección durante al menos seis meses.

Según Tim Spector, investigador principal del estudio ZOE COVID, en el peor de los casos la protección podría caer por debajo del 50% en el caso de las personas mayores y el personal sanitario para el invierno. “Esto pone de manifiesto la necesidad de actuar. No podemos quedarnos de brazos cruzados y ver cómo la protección disminuye lentamente mientras los casos siguen siendo elevados y las posibilidades de infección también”, declaró Spector a la cadena de televisión BBC.

“Debemos esperar una disminución en la protección (de las vacunas) pero esto no es motivo para que la gente no se vacune”, afirmó Spector.

Recordó asimismo que las vacunas “siguen proporcionando altos niveles de protección para la mayoría de la población, especialmente frente a la variante Delta, con lo que seguimos necesitando que se vacune completamente al máximo de personas posible”.

Reino Unido está comenzando a planificar una campaña de refuerzo de la vacuna contra COVID-19 para finales de este año, después de que los principales asesores en materia de vacunas dijeran que podría ser necesario administrar terceras vacunas a los ancianos y a los más vulnerables a partir de septiembre.

Sin embargo, Spector opinó a la BBC que “muchas personas podrían no necesitarlo” y consideró que este asunto ha de ser “gestionado con más cuidado”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar