Cepo a la carne: cómo impactó la restricción en el precio y qué puede pasar con la decisión de extenderlo

ECONOMÍA Por Mauricio Bártoli para TN
01-carne

 
Carne para hoy… ¿y mañana? Esa afirmación y esa pregunta definen la política del Gobierno sobre la carne vacuna, que este martes prorrogó el cepo exportador sobre el 50% del volumen embarcado el año pasado. La intención oficial es llegar a las elecciones con mejores precios de ese producto emblemático de la canasta familiar, pero los valores apenas se estabilizaron y los conocedores de la actividad ganadera advierten que, con estas medidas, en el verano subirían fuerte.

 

La resolución conjunta 7 de los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura, extendió la vigencia del Decreto 408 por dos meses más, hasta el 31 de octubre. En junio redujeron a la mitad las restricciones totales establecidas en mayo. Y se prohibieron hasta fines de año las exportaciones de 7 cortes (vacío, paleta, cuadrada, matambre, asado de costilla, falda y tapa) que son lo de mayor predicamento en el mercado interno.

“Lo prorrogaron en función de que el 12 (de septiembre) son las PASO y no quieren tener complicaciones con los precios, interpretó Dardo Chiesa, presidente de la Mesa de las Carnes, que reúne a unas 35 cámaras y asociaciones de la cadena. Y agregó: “Lo que escucho de parte del Gobierno es que, según ellos, la situación ahora está tranquila y que son más los votos del otro lado del mostrador que del nuestro”.

Ese criterio fue expresado por el gobernador de La Pampa, Sergio Zilioto. “Duele perjudicar a una economía regional, pero va en favor de la gran cantidad de consumidores”, dijo el mandatario de una provincia en la cual la ganadería es una de las actividades más importantes.

Hasta días atrás, Zilloto se había expresado en contra del cepo a la carne. Este viernes recibió al presidente Alberto Fernández y se distanció de las entidades rurales.

En el mismo sentido, voceros gubernamentales reflejaron las motivaciones. “Buscamos frenar el aumento y estabilizar el precio de la carne vacuna, que entendemos se ha logrado, pero es oportuno sostenerlo con el límite del 50%”, dijeron.

Consideraron que “se está exportando carne muy por encima del promedio histórico. En julio (último dato procesado), se exportaron US$194 millones de carne bovina. Si bien la cifra es menor a julio de 2020 (-16%) y julio de 2019, es mayor al promedio histórico”. En julio de 2021 se exportó, según datos del Indec y del Ipcva, “más de 11% comparado a julio de 2018, más de un 71% en relación a julio de 2017, un 135% más que en julio de 2016 y más de un 172% a julio de 2015”.

Incluso argumentaron que “la exportación de la vaca de conserva no está cerrada ni prohibida. Se ha estado exportando, solo que algunos prefirieron exportar otros cortes dentro de su cupo”

En los objetivos de fondo no hay tantas diferencias. Todos coinciden en que sería bueno aumentar la producción, pero las discrepancias irrumpen apenas se debate la modalidad de implementación. Por caso, el Plan Ganadero que el Gobierno quiere poner en marcha es considerado por los ganaderos como contradictorio en un contexto de exportaciones limitados. Las ventas externas son un gran incentivo y sin ellas no se podrá expandir el rodeo”, destacan.

Además, desde el oficialismo hablan de “reestructurar el funcionamiento de la cadena cárnica, reducir el grado de informalidad, organizar una cadena productiva que genere bienestar y progreso”. La cadena agroindustrial responde que “más allá de objetivos nobles, lo mejor que se puede hacer es establecer reglas claras y estables para que haya inversiones y desarrollo sustentable”.

En el medio de esa puja están los millones de consumidores, que además son votantes, y en 10 días darán un veredicto sobre la situación del país, en las elecciones PASO. Y luego en los comicios generales de noviembre, pocos días después de que concluya la prórroga a las restricciones

En ese contexto, la evolución del precio de la carne ha estado en debate en la campaña electoral. Las estadísticas exponen que, en promedio, los cortes vacunos subieron 8,2% en junio y bajaron 1% en julio. Todavía no hay datos de agosto, pero se estima que los valores se habrían estabilizado.

Con todo, un escenario conflictivo potenciaría la escasez de oferta y elevaría nuevamente los precios. Un síntoma de ello se vio este martes en el mercado de Liniers.

La estabilización del precio es motivo de reclamo de los ruralistas porque el Presidente dijo que cuando ello sucediera se levantaría el cepo. Sin embargo, decidió prorrogar la medida.

Habrá que ver si ese resultado es considerado suficiente por los consumidores. Según los carniceros consultados por TN.com.ar, se compra menos carne por la baja del poder adquisitivo, en un contexto de inflación que afecta la demanda de todos los alimentos.

“La gente consume carne, comprando con lo justo, o menos”, reflejó un comerciante de barrio, que vende carne y otros productos básicos que también tienen menor demanda.

Muchos cuidan los recursos y temen por lo que pueda suceder luego de las elecciones. Segundo Acuña, un especialista sobre el tema, con amplia experiencia en estudios económicos de la Junta Nacional de Carnes, estimó que si persisten estas medidas restrictivas, la falta de incentivos a producir se reflejarán como suba de precios en el mostrador, a más tardar en el verano”.

Consultado por TN.com.ar, Chiesa, consideró que “no tiene mucho significado el área política que tomó la decisión, pero lo que queda en evidencia es que la misma no pasó por el Ministerio de Agricultura, y probablemente tampoco por el de Desarrollo Productivo”.

Al respecto, agregó: “Pero la verdad es que el Decreto lo firma el presidente, ¿a quién le hace caso él? Y bueno, tiene todo un Gabinete que le aporta. Esto ya pasó, desde 2008 hasta 2015 estuvimos con las exportaciones cerradas, ¿y la decisión de quién era? Individualizar, es minimizar el problema, la determinación la tomó el Gobierno con un concepto eleccionario y político, sin importarle el daño que se le está haciendo a la producción y al empleo.

La cadena de la carne vacuna acumuló pérdidas por U$S1084 millones, es decir más de U$S8 millones por día, desde que el Gobierno puso en marcha, el pasado 15 de abril, una batería de medidas intervencionistas del mercado ganadero, según señalaron desde el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA), sobre la base de datos oficiales.

Te puede interesar