La decisión de trabar exportaciones de carne sigue sin dueño ni explicación

ECONOMÍA Por Carlos Burgueño para MDZ
13-af

A 72 horas de haberse conocido la medida, ningún funcionario del Poder Ejecutivo o del Legislativo se hizo cargo de la decisión. Por ahora, la continuidad al 31 de octubre de las trabas para las exportaciones de carne, no tienen dueño ideológico o técnico. Desde el ministerio de Agricultura de Luis Basterra y su número dos Jorge Solmi, se señala a la Cámara de Diputados. Desde la presidencia de la Cámara Baja y el bloque del oficialismo se rechaza totalmente la influencia de Máximo Kirchner en la decisión; y se apunta a una cuestión de estricta responsabilidad del ministerio de Desarrollo Productivo. 

En ese Ministerio se asegura que el tema de las exportaciones de carne ya no es cuestión de esa cartera, sino de Agricultura, Ganadería y Pesa; cartera que, por otro lado, anuncia jornadas de debate para profundizar las ventas de carne vacuna al exterior. Mientras tanto, hasta este jueves por la mañana, ningún funcionario de peso (y no tanto) explicó las bondades que tendrá para los precios internos, el mercado local y el país en general, el sostenimiento de las restricciones hasta el 31 de octubre.

En paralelo, los productores locales se debaten en llamar a un "lock out" antes o después de las elecciones PASO del 12 de octubre. Pero lo que se descarta, es que algún tipo de medida de fuerza habrá de parte de la cadena exportadora de la carne; un ámbito donde crece la inquietud sobre la verdadera política ganadera de la coalición gobernante.

Hay otros actores más que muestran intranquilidad por la situación. Los candidatos del oficialismo de las zonas ganaderas directamente no tienen argumentos para enfrentar la inquietud de los productores y los trabajadores del sector. Y sus quejas hacia la alta conducción de la campaña de provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa, por ahora no tiene respuestas.

El mensaje borrado 

Como se contó ayer en estas columnas, se conoció el martes, un día después de haberse anunciado las restricciones, un chat del viceministro de Agricultura Jorge Solmi.

El funcionario participa (o participaba, ya que una vez conocido el affaire borró se retiró) de un grupo donde el tema de referencia era la evolución de las condiciones climáticas del país, y sus eventuales consecuencias sobre la producción en la zona pampeana bonaerense.

El sábado, casi sorpresivamente, apareció en dicho grupo un mensaje de Solmi con una captura de pantalla donde rezaba lo siguiente: "“No se podrá hacer un último esfuerzo hablando con Máximo para liberar algo de carne de vaca manufactura en conserva (8 dientes sin preñar) y cupo a frigos nuevos que no tienen?? Es importante en la zona centro para las elecciones”.

Alguien le advirtió inmediatamente: "Parece que te equivocaste de chat". Lo que siguió fue la inmediata borrada del mensaje de Solmi. Sin embargo, y como siempre sucede en estas circunstancias, alguien copió el blooper y se dedicó a reenviarlo durante todo el fin de semana.

El evento obtuvo luego un vuelo inesperado, una vez que ayer se conoció que se decidió la prórroga de las trabas a más del 50% de las exportaciones de carne hasta el 31 de octubre, especialmente en los cortes vendidos a China; y dispuesta a través de una resolución conjunta firmada por los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura y Pesca publicada en el Boletín Oficial.

Ayer se conoció quién era el destinatario del pedido del funcionario para que interceda ante Máximo para que haya una flexibilización en las exportaciones. Aparentemente no era Basterra. Sino el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Te puede interesar