Con ventaja de Juez y De Loredo, comienza el sprint final de la campaña

3P6AQHDOIRHSDH4HCMQGDA4RAE

El sprint final hacia las PASO del 12 de septiembre recalentó la campaña en Córdoba, con fuertes cruces y arengas desde Juntos por el Cambio -dividido en cuatro listas- y desde la oferta peronista fragmentada entre la oficialista Hacemos por Córdoba y el Frente de Todos, alineado con la Rosada.
La pulseada será centro de buena parte de las miradas el 12-S por ser dueña del segundo padrón del país -renueva 3 bancas de senadores y 9 de diputados-, y frente al hándicap en los sondeos con el que corre JxC (en la sumatoria de sus listas), de la mano del historial crítico del kirchnerismo que signa a una tajada del electorado.

Si bien la coalición opositora se presenta fragmentada en cuatro listas, el round intestino central será entre la que lideran el radical Mario Negri/Gustavo Santos (PRO) -al Senado y Diputados, con respaldo de Mauricio Macri-, y la de Luis Juez (Frente Cívico) y el radical Rodrigo de Loredo, con apoyo de la titular del PRO, Patricia Bullrich.

 
En la puja de JxC, a priori las encuestas muestran unos puntos arriba a Juez-de Loredo, pero Negri -que se lanzó después- trajinó la campaña y ahora desde su entorno hablan de “empate técnico”.

“A partir del 12 de septiembre vamos a convertir a Córdoba en el foco de resistencia y lucha contra el kirchnerismo y la corrupción”, afirmó Juez. Negri, por su parte, compartió ayer actividad en Córdoba con el precandidato porteño Luis Brandoni y con Jairo. “Córdoba será récord de votantes, no sólo para poner freno sino para que no se nos escape el futuro”, dijo, también con el kirchnerismo como blanco.

Por su parte, Hacemos por Córdoba, encolumnado detrás del peronista ortodoxo Juan Schiaretti, saltó a la cancha con “Ellas”: la diputada nacional -y esposa del mandatario- Alejandra Vigo (al Senado) y la legisladora provincial Natalia de la Sota (hija del fallecido exgobernador José Manuel de la Sota), a Diputados.

 
Tras la veda en actos de gestión, el gobernador salió a jugar fuerte en la campaña, como líder de la “Gestión Córdoba” y con sello de independencia. El jueves lo hizo en un acto virtual (con 28 mil personas), y luego activó otros presenciales (en Río Cuarto y ayer en San Francisco). “Les pido que en estas elecciones levantemos nuestra voz para una Argentina más justa, y no es en contra de nadie: es a favor del interior profundo y productivo de la Patria”, arengó, y resaltó que HxC “no responde a ninguna disciplina partidaria nacional”.

El Frente de Todos -tercer protagonista, y con duelo propio con un schiarettismo que, según los sondeos, es más fuerte en esa pulseada- busca inclinar la balanza, con el senador nacional Carlos Caserio y el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, como cabezas para la Cámara alta y la baja.

“Alberto Fernández hizo con Córdoba todo lo que prometió en la campaña, con la mayor transferencia de recursos, inversión y acompañamiento, que no tuvo en el gobierno anterior”, dijo Gill, en medio de su intenso raid por la provincia. Y enfatizó que “el Presidente dio vuelta la página de desencuentros con Córdoba”, en clave de crítica a la arenga de HxC en defensa de los intereses provinciales.

 
Caserio, por su parte, se reunió el jueves con Fernández, quien le anticipó su intención de ir a Córdoba antes de las PASO. Hoy lo hará el ministro Martín Guzmán.

En las últimas horas Caserio castigó a Schiaretti, frente a afiches del FdT tapados -en el departamento Punilla- con cartelería de HxC. “Lamento la actitud pendenciera y antidemocrática de las bandas de facinerosos contratadas por el gobernador”, disparó.

Con información de Ámbito

Te puede interesar