Schiaretti, el Biden argentino

613a07faad323_940_529!

Mientras el equipo de comunicación de Hacemos por Córdoba trabaja en la "narrativa" del discurso de la noche del 12 de septiembre, cuando, presumen, la de Alejandra Vigo y Natalia de la Sota podría ser "la lista más votada"; Juan Schiaretti alienta su propio relato: el de convertirse en el Biden argentino, un veterano en la gestión y moderado en lo político como salida de la grieta y los excesos.

Las encuestas le vaticinan a Schiaretti un triunfo claro sobre el Frente de Todos, con lo cual su liderazgo interno será ratificado. En El Panal se "entusiasman" con los resultados en la ciudad de Córdoba, su área metropolitana y la "zona núcleo" (los departamentos Unión y Marcos Juárez). En ésta región el schiarettismo espera sacar el mayor diferencial sobre la lista de Alberto Fernández.

 Aunque el Frente de Todos se acerca a los 15 puntos en aquellas localidades en las cuales su intendente juega con Martín Gill -como por ejemplo en la ciudad de Alejo Ledesma-; en la mayoría, el rechazo al Gobierno nacional en el núcleo agropecuario hunde a la lista del Frente de Todos en torno a los 10 puntos. En esta zona, la imagen positiva de Schiaretti vuela sobre el filo de los 80 puntos.

En la ciudad de Córdoba, con una constitución social opuesta a la de la "pampa gringa", el peronismo cordobés está enfocado en acercarse a los 25 puntos. A pocas horas del cierre de la campaña, cuando el porcentaje de indecisos permanece alto y hay dudas respecto de la "presencialidad" de los votantes, el PJ confía en que el aparato le garantice ese objetivo. Por eso, está en marcha el operativo de entrega de votos casa por casa en los sectores populares, donde se espera que el PJ haga su mejor elección.

Martín Llaryora interpreta que un resultado en ese sentido lo posicionará: "Es la primera elección con la gestión ya en marcha, y entendemos que un acompañamiento alrededor de los 25 puntos representará un aval a lo que estamos haciendo", es la lectura optimista en el Palacio 6 de Julio, sede del Gobierno municipal.

 Todas las encuestas sostienen que el dirigente con mejor imagen en toda la provincia es Schairetti. No es casualidad que el eslógan para pedir el voto para "ellas" (Vigo y De la Sota) sea "por Juan".

Un estudio de mil casos presenciales encargado por Mario Negri a la consultora StrInfo arroja que el 64 por ciento está conforme o muy conforme con la gestión de Schiaretti. En contrapartida, el 72 por ciento rechaza lo hecho hasta aquí por Alberto Fernádez.

 En imágenes, Schiaretti llega al 75 por ciento de positiva; mientras que Alberto apenas cruza el 25 por ciento y Cristina se estanca en el 20. La dupla presidencial tiene un diferencial negativo de 45 y 55 por ciento respectivamente.

Esta encuesta anticipa que el Frente de Todos rondará el 8 puntos, es decir el acompañamiento del núcleo duro del kirchnerismo; mientras que Vigo y De la Sota llegarían a los 25, traccionadas por la imagen de la hija del exgobernador: según StrInfo, Vigo suma 21 por ciento de intención de votos y De la Sota, 29.

En imagen, Alejandra Vigo con 30 puntos está apenas por encima de Alberto, mientras que Llaryora se despega y llega a los 43, con un diferencial entre bueno/malo de 13 puntos, el segundo positivo después del imbatible Schiaretti, quien cosecha 51 puntos en esa cuenta: sólo dos de cada 10 cordobeses lo consideran malo o muy malo. La imagen de De la Sota no fue medida.

Este es el contexto, con los nuevos dirigentes del peronismo colocándose en el centro de la escena, en el cual se comienza a escribir el relato de "veteranía y moderación" con el que Schiaretti quiere volver a incidir en las ligas nacionales como herramienta para esquivar al bronce anticipado y mantener el poder real en el peronismo que viene.

Por Juan Manuel González para LPO

Te puede interesar