Estados Unidos: el Tesoro estima que se quedará sin efectivo en octubre y crece la preocupación por un default

Janet Yellen advirtió que el Tesoro de Estados Unidos se quedará sin efectivo el próximo mes a menos que el Congreso aumente el límite de endeudamiento, mientras el gobierno de Joe Biden está cada vez más preocupado por un posible incumplimiento de la deuda.

En una carta dirigida a los líderes del Congreso este miércoles, la secretaria del Tesoro estadounidense dijo que no podía ofrecer "una estimación específica" de cuándo se quedaría sin efectivo, pero que el "resultado más probable" era que sus arcas se "agotaran durante el mes de octubre".

Aumentar el límite de la deuda estadounidense solía ser un asunto rutinario para el Congreso, que permitía al Tesoro pagar las facturas de los gastos ya aprobados por los legisladores.

Sin embargo, desde la presidencia de Barack Obama, los legisladores republicanos se han resistido a aumentar el límite de la deuda cuando la Casa Blanca está controlada por los demócratas, exigiendo a menudo condiciones que desencadenaban impasses en el Capitolio y que en ocasiones han llevado a Estados Unidos al borde del default.

Yellen escribió en su carta a los líderes del Congreso que incluso "esperar hasta el último minuto" para evitar una crisis del límite de la deuda podría causar "un grave daño a la confianza de las empresas y los consumidores, elevar los costos de los préstamos a corto plazo para los contribuyentes y afectar negativamente a la calificación crediticia de los Estados Unidos".

Además, "un retraso que ponga en duda la capacidad del gobierno federal para cumplir con todas sus obligaciones probablemente causaría un daño irreparable a la economía estadounidense y a los mercados financieros mundiales", añadió.

El aumento del límite de la deuda de Estados Unidos podría aprobarse como un proyecto de ley independiente, aunque es más probable que se adjunte a otras leyes económicas y presupuestarias que se están considerando en el Congreso en las próximas semanas.

Esto incluye la ampliación de la red de seguridad social de u$s 3,5 billones, que se espera que sólo obtenga los votos demócratas, y un proyecto de ley de financiación del gobierno para evitar un cierre.

Los inversores, economistas y estrategas siguen muy de cerca la inminente fecha límite de la deuda. Lou Crandall, economista jefe de Wrightson ICAP, afirma que el Tesoro va camino de quedarse sin dinero el 22 de octubre. En las semanas previas a esa "fecha límite", es probable que se vea obligado a recortar aún más la emisión de nuevos títulos de deuda pública estadounidense.

El Tesoro también está tratando de influir en las negociaciones fiscales. Natasha Sarin, su subsecretaria adjunta de política económica, publicó este miércoles un artículo en su blog en el que defiende los esfuerzos de la administración por aumentar la aplicación de las leyes fiscales de los ricos por parte del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés)para pagar sus grandes planes de gasto.

Sarin dijo que el 1% más rico de los estadounidenses no estaba pagando más de u$s 160.000 millones en impuestos adeudados anualmente. "Estos impuestos no pagados significan que los responsables políticos deben elegir entre el aumento de los déficits, la reducción del gasto en prioridades importantes o una nueva subida de impuestos para compensar la pérdida de ingresos, que sólo soportarán los contribuyentes cumplidores", dijo Sarin.

Fuente: Infobae

Te puede interesar