La dictadura cubana se negó debatir sobre los Derechos Humanos en la isla ante el Parlamento Europeo

La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, Parlamento unicameral) de Cuba calificó este lunes de “ejercicio politizado” el próximo debate en el Parlamento Europeo (PE) sobre los derechos humanos en la isla y acusó a sus promotores de responder a intereses de Estados Unidos.

La declaración de la Comisión de Relaciones Internacionales de la ANPP sostiene que los eurodiputados que han promovido el debate, programado para el próximo 16 de septiembre, “responden a la agenda de Washington”.

“Los promotores de esta nueva maniobra no tienen autoridad moral para pretender erigirse en defensores de los derechos del pueblo cubano”, afirma el texto, que subraya que “ellos no representan la opinión de la totalidad de los miembros del PE” y resalta el trabajo del Grupo Parlamentario de Amistad con la isla en ese foro.

Además considera que “debería ser motivo de preocupación para los ciudadanos y las propias instituciones de la Unión Europea (UE) la actuación reincidente de este grupo de legisladores, cuyo desempeño en estos temas se caracteriza por el doble rasero y el empleo intensivo de la mentira (...)”.

Los parlamentarios cubanos denuncian que la propuesta convierte nuevamente al Parlamento Europeo en “triste rehén de una escalada agresiva, ajena a intereses genuinamente europeos y contraria al espíritu de diálogo respetuoso que ha primado en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea”.

 La dictadura cubana recrudeción la persecución contra la oposición tras el estallido social de julio

En junio pasado, el PE aprobó una resolución -impulsada por el grupo conservador del Partido Popular Europeo junto a los liberales y eurodiputados de extrema derecha- en la que señalaron que Cuba “no ha registrado avances concretos” en materia de derechos humanos.

Además condenó violaciones de derechos humanos en Cuba como “la persecución política persistente y permanente, los actos de acoso y las detenciones arbitrarias de disidentes”, y pidió la liberación de los presos políticos en la isla.

La Asamblea Nacional cubana, integrada completamente por funcionarios afines al régimen castrista, rechazó entonces aquella resolución, la calificó de “espuria e injerencista” y aseguró que sus promotores “tienen un vínculo demostrado con organizaciones radicadas en Miami financiadas por el Gobierno de Estados Unidos”.

La semana pasada la nueva embajadora de la Delegación de la Unión Europea (UE) en La Habana, Isabel Brilhante Pedrosa, presentó sus cartas credenciales en una audiencia con el dictador de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y el canciller, Bruno Rodríguez.

La diplomática portuguesa fue nombrada embajadora el pasado mes de julio por el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, en sustitución del español Alberto Navarro, tras cuatro años en el cargo.

 Isabel Brilhante Pedrosa es la nueva embajadora de la delegación de la UE en Cuba

Navarro concluyó su misión de cuatro años en Cuba envuelto en polémica, después de que Borrell lo reprendiera por firmar en 2020 una carta colectiva para pedir a Estados Unidos el fin del embargo a Cuba y declarar que no existe una dictadura en el país caribeño, donde el gobernante Partido Comunista (PCC) es el único legal.

La víspera, la nueva jefa de la representación del bloque europeo en el país caribeño presentó las Copias de Estilo como embajadora designada ante el Gobierno de Cuba al viceministro de Relaciones Exteriores de la isla, Gerardo Peñalver.

Brilhante Pedrosa se desempeñó hasta febrero pasado como embajadora de la Unión Europea en Venezuela antes de ser expulsada por el régimen de Nicolás Maduro en reacción a las sanciones del bloque al país sudamericano.

En esa jornada, el dictador y el canciller cubanos también recibieron las cartas credenciales de los nuevos embajadores de Bélgica, Uruguay, Arabia Saudita, Rumanía, Bulgaria, Cabo Verde, Ghana, la India, Bielorrusia y Timor-Leste.

Fuente: Infobae

Te puede interesar