Robaron las identidades de víctimas del edificio derrumbado en Miami e hicieron compras por miles de dólares

El colapso del Champlain Towers fue una tragedia que afectó fuertemente a la comunidad de Surfside, Florida (Estados Unidos), y de la cual muchos familiares de víctimas no se han podido recuperar, menos algunos que tras tener que llorar a sus seres queridos, tuvieron que sufrir nuevamente a causa de unos ladrones que hurtaron su identidad para imprimir y solicitar tarjetas de crédito y avances en efectivo.

Nicole Ortiz fue una de ellas. Su hermana Ana murió en medio del colapso del condominio. Un día mientras escribía un hologio para ella decidió revisar su Ipad y notó que había notificaciones por correo electrónico.

En la bandeja de entrada Nicole pudo leer varios correos sobre las tarjetas de crédito de Ana que hacían referencia a cambios de dirección y transferencias de dinero.

Esa actividad sospechosa la denunció al Departamento de Policía de Surfside el pasado 9 de julio, el mismo día en que enterró a su hermana.

Como esa denuncia ocurrieron otros similares, lo que desencadenó una investigación de la policía local y las agencias federales.

Las autoridades dicen que al menos tres acusados habían robado las identidades de siete víctimas de Champlain Towers South, incluidas cinco que murieron en el derrumbe. Los fondos robados, por un total de 45 mil dólares se utilizaron para acumular numerosos artículos costosos, incluidos bolsos y zapatos de diseñador.

 Vista del lugar donde solía estar ubicado el edificio Champlain Towers South, un mes después del colapso, en Surfside, Florida, Estados Unidos, 24 de julio de 2021. EFE/ Giorgio Viera

Por estos hechos la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernandez Rundle, anunció el arresto de Betsy Alexandra Cacho Medina, de 30 años; Rodney Choute, de 38 años; y Kimberly Michelle Johnson, de 34 años, acusados de planes para defraudar y robo de identidad.

“Estas personas parecen ser ladrones de identidad muy hábiles, son profesionales”, dijo Fernandez Rundle en una conferencia de prensa .

El fiscal del estado llamó al grupo “ladrones de tumbas cibernéticas” y dijo que rápidamente se aprovecharon de las víctimas y sus familias en medio de una “confusión emocional absoluta”.

“Su lema podría haber sido ‘Tus pérdidas, nuestras ganancias’”, dijo Fernández Rundle.

Los tres acusados fueron trasladados a la cárcel.

Ana Ortiz es una de las 98 personas que murieron después de que Champlain Towers South, un condominio frente al mar de 12 pisos al norte de Miami Beach, se derrumbara el 24 de junio. Equipos de búsqueda y rescate revisaron los escombros durante semanas para encontrar e identificar a las víctimas.

A los pocos días del colapso, Cacho Medina y su equipo comenzaron su plan, dijeron las autoridades. Cacho Medina, conocido como el sospechoso principal, llamó a Barclays Bank a principios de julio haciéndose pasar por Ana Ortiz y solicitó que una tarjeta de crédito de reemplazo fuera expedita a una nueva dirección, dijo Fernández Rundle.

“Fui víctima de las torres que se derrumbaron, el Surfside, y todas mis pertenencias estaban allí”, dijo Cacho Medina al empleado del banco, según una grabación de audio reproducida en la conferencia de prensa.

“Oh Dios mío. Lo siento “, respondió el empleado.

“Está bien”, dijo Cacho Medina.

El banco relató la conversación con el Departamento de Policía de Aventura en el sur de Florida ese mismo día.

Unos días después, Nicole Ortiz notificó a la policía de Surfside que desde el colapso, su hermana había estado recibiendo correos electrónicos sobre solicitudes de reemplazo de tarjetas de crédito, múltiples transferencias bancarias no autorizadas y varias compras. Entre ellos se encontraba un cargo del 8 de julio por 375 dólares sandalias Versace de Nordstrom en Aventura.

 La fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernandez Rundle, a la derecha, hace gestos, mientras la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, sostiene un tablero con detalles de las tres personas acusadas de robar la identidad de siete víctimas del colapso mortal del condominio Champlain Towers South en junio. (Marta Lavandier / AP)

“Entre el 7 y el 9 de julio… hubo 28 intentos de transacciones, incluido un cajero automático en el Aventura Mall”, dijo Fernández Rundle.

El grupo también supuestamente usó la tarjeta de Ortiz en las tiendas Christian Louboutin y Versace en el Design District de Miami. Las autoridades señalaron que Cacho Medina gastó más de 1.600 dpolares en un bolso de Versace, que luego fue vista sosteniendo en imágenes de seguridad en Bloomingdale’s, donde está acusada de gastar otros 2.500 dólares.

Los investigadores pronto conectaron la dirección de registro de un Mercedes que supuestamente vieron a Cacho Medina conduciendo en el estacionamiento de un centro comercial con las direcciones utilizadas para las tarjetas de crédito de reemplazo.

“El apartamento que se utilizó estaba y ha estado vacío y desocupado”, dijo Fernández Rundle. “También se alega que se estaba utilizando como un buzón para estos delincuentes cuyas direcciones reales estaban en ubicaciones completamente diferentes”.

Las autoridades dijeron que los tres sospechosos tienen un historial de uso de formas fraudulentas de identificación. Durante la investigación, la policía se enteró de que Cacho Medina, Johnson y Choute supuestamente usaron tarjetas de Seguro Social falsificadas. Johnson y Choute también supuestamente usaron licencias de conducir falsas.

Los tres sospechosos intentaron robar otros 67.000 dólares, dijeron las autoridades. Otras víctimas del crimen incluyen al esposo de Ana Ortiz, Frankie Kleiman, y los residentes del condominio Gladys y Antonio Lozano, todos los cuales murieron en el colapso. Las autoridades no identificaron a las otras tres víctimas por su nombre.

 Un hombre coloca flores en un memorial improvisado para las víctimas del colapso del condominio Champlain Towers South de Surfside en Miami, Florida, EE. UU., 8 de julio de 2021. REUTERS / Shannon Stapleton TPX IMÁGENES DEL DÍA

Sergio Lozano, quien cenó con sus padres en su casa horas antes de su muerte, dijo a WFOR que el presunto robo comenzó el 3 de julio, día del velorio de sus padres. Se dio cuenta de las transferencias de Zelle, una nueva cuenta bancaria en línea a nombre de su madre y una solicitud de nuevas tarjetas de débito.

“No encuentro un crimen más despreciable que robar a los muertos”, dijo Lozano.

La investigación está en curso y otros posibles conspiradores podrían ser arrestados pronto, dijo la fiscal del caso

“Nuestra comunidad ha sido sacudida por el horror que hemos visto con el colapso del condominio Chaplain Tower South y ahora también estamos más agravados y conmocionados por aquellos que usarían esta tragedia para enriquecerse”, dijo Fernández Rundle. “Pero no dejaremos que ninguno de los involucrados en estos crímenes se salga con la suya”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar