La FDA decidirá si es necesaria una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus

Hasta el momento, la única vacuna que ha recibido autorización completa de la FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicinas) ha sido la desarrollada por Pfizer-BioNTech, mientras que la vacuna de Moderna y la de Johnson & Johnson aún tienen autorización de emergencia.

Pero mañana llega una nueva prueba para la vacuna de Pfizer, la decisión acerca de si es necesario recomendar una tercera dosis de refuerzo para combatir la pandemia del COVID-19. Pese a que el presidente Joe Biden, y todos los funcionarios de la Casa Blanca, ya han hablado del refuerzo y hasta pusieron una fecha en la que se empezaría a colocar, la FDA hasta ahora ha tenido un tono mucho más cauteloso acerca de la efectividad y la necesidad de una tercera dosis.

El laboratorio en si, Pfizer, ha indicado que si bien la protección contra una enfermedad severa se mantiene en la población vacunada de los Estados Unidos (donde están realizando las pruebas para presentar a la FDA), después de seis a ocho meses de la segunda vacuna la protección contra una infección de consecuencias medias disminuye considerablemente. Hasta el momento, la compañía le ha dado una tercera dosis de refuerzo a 306 personas, y el resultado ha sido que los anticuerpos se triplicaron. Más relevante aún, según Pfizer, esos nuevos anticuerpos combaten en su totalidad la severidad de la variante Delta.

En total, un millón de personas participaron del estudio, y quienes obtuvieron la tercera dosis vieron un 95% de efectividad contra la variante Delta. Un aumento significativo comparado con lo que se está viendo en aquellos que tienen dos dosis.

El estudio hecho en Estados Unidos por el laboratorio ha llegado a resultados similares a los reportados en Israel, el primer país del mundo en empezar a colocar la tercera dosis a comienzos del verano boreal. Lo que no está claro es cuánto tiempo duran estos nuevos anticuerpos.

Para la FDA, de todos modos, los únicos datos verdaderamente relevantes son los obtenidos en estudios hechos en los Estados Unidos, ya que lo que buscan es lograr un protocolo que proteja a la población de este país.

En un breve comunicado emitido por la FDA antes de su encuentro de mañana indican que por el momento “los datos indican que las vacunas aprobadas para su uso en el país aún presentan efectividad contra una enfermedad severa y muerte a raíz del COVID-19”, incluso antes de la tercera dosis.

Los expertos que se reunirán mañana no necesariamente delinean la política de la FDA, pero al ser el comité asesor sería confuso si recomiendan algo que el departamento luego no ponga en práctica. Hasta ahora nunca ha pasado.

Dos de los expertos del panel que se reunirá mañana fueron parte de un foro internacional a comienzos de semana en el que indicaron que por ahora no creen necesaria una tercera dosis en la población sana.

Si el panel asesor de la FDA determina que una tercera dosis es efectiva y segura, entonces será el trabajo de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los que decidan quiénes recibirán el refuerzo y a partir de cuándo.

Fuente: Infobae

Te puede interesar