Israel y un avance casi milagroso en busca de la cura del alzheimer

SALUD Por Cristina MERCADO
iStock-1220171639

En un gran avance en la lucha contra el alzheimer, un equipo de investigadores israelíes de la Universidad de Tel Aviv logró mejorar el flujo sanguíneo cerebral en pacientes ancianos en un 16-23 por ciento utilizando una terapia de medicina hiperbárica con oxígeno puro

Con esta terapia- los investigadores apuntaron a revertir los principales activadores de la enfermedad en lugar de tratar solamente sus síntomas.

Según el reporte de la universidad israelí, esta es la primera vez en el mundo científico que se demostró que una terapia sin drogas es efectiva para prevenir los procesos biológicos centrales responsables del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Los expertos aplicaron un protocolo específico de oxigenoterapia hiperbárica (TOHB) que mejoró el flujo sanguíneo cerebral en pacientes ancianos en un 16 a 23 por ciento. Aliviando la disfunción vascular y la carga amiloide (el péptido detrás de la acumulación de capas seniles).

La medicina hiperbárica es una forma de terapia que requiere que los pacientes permanezcan en cámaras especiales en las que la presión atmosférica es mucho más alta que la que normalmente se experimenta al nivel del mar.

Además, mientras se encuentran en las cámaras respiran aire compuesto de un 100 por ciento de oxígeno.

El tratamiento logró mejorar el flujo sanguíneo en el cerebro y las capacidades de atención y memoria
La primera etapa del estudio se llevó a cabo con animales. Demostró de “manera concluyente” que un determinado protocolo terapéutico produce una mejora en la función vascular y la creación de nuevos vasos sanguíneos.

En la siguiente fase, se examinaron los efectos del tratamiento en personas mayores de 65 años con deterioro cognitivo. Con mayor énfasis en la pérdida de memoria, una etapa que precede al Alzheimer y la demencia.

Por último, la terapia incluyó una serie de sesenta sesiones de TOHB únicas en cámaras de presión durante un período de tres meses. Los efectos en el cerebro se evaluaron mediante resonancias magnéticas de alta resolución.

Junto con el aumento del flujo sanguíneo, el tratamiento produjo una “mejora significativa” en la memoria (en un 16,5 por ciento en promedio). También en la atención y en la velocidad de procesamiento de la información, indicaron los investigadores.

"Logramos demostrar el potencial latente de la medicina hiperbárica” frente al Alzheimer
Además, “al tratar el problema de raíz que causa el deterioro cognitivo con la edad, de hecho estamos trazando el camino hacia la prevención” del Alzheimer. Así lo afirmó el profesor Shai Efrati, quien lideró el experimento junto a su colega Uri Ashery, la doctora Ronit Shapira y los doctores Pablo Blinder y Amir Hadanny.

“Logramos demostrar el potencial latente de la medicina hiperbárica para el tratamiento de afecciones neurológicas que se originan en la hipoxia; Es decir, una deficiencia de oxígeno que llega a las células”, completó el profesor Efrati.

Fuente: Israel Económico

Te puede interesar