Santa Fe, la única provincia donde el narcotráfico superó la capacidad del Estado

POLÍTICA - SANTA FE Por JOSÉ CURIOTTO*
AGPVCOE4JZDCZOGUBNAJUAL6FA

¿Por qué la lucha contra los narcos de la provincia de Santa Fe se convirtió en prioridad para el Gobierno nacional?, ¿acaso no existen bandas de narcotraficantes en el resto del país?, ¿qué distingue a la ciudad de Rosario y, en parte, a la capital provincial, del resto de los grandes conglomerados argentinos?
 
Seguramente no existe una sola respuesta frente a tantos interrogantes. Sin embargo, el director nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), José Glinski, esboza una hipótesis: Santa Fe es la única provincia donde "el fenómeno del narcotráfico y la violencia superó la capacidad del Estado para controlarlo".

 
Lo dijo pocas horas después de que la PSA desarticulara en Rosario una banda dedicada a lavar dinero narco. En 36 operativos, encontraron 2.068.785 millones de dólares en billetes, 5.139.599 de pesos en efectivo, 16 autos y 3 camionetas de alta gama, tres motos, tres cuatriciclos y una lancha, algo de cocaína, un arma de fuego, municiones, 78 celulares, 24 CPU, 14 notebooks, dispositivos electrónicos y documentación que podría complicar a otros personajes de peso.

 En el programa Creo, que se emite cada primera mañana por Aire de Santa Fe, Glinski insistió: "El Estado de Santa Fe se siente superado por esa situación y esto no ocurre en otros lugares. Debe haber múltiples explicaciones. Hay un problema en el que ya no se puede identificar un espacio estricto donde ocurre, porque tiene que ver con algo que atraviesa a todo el tejido social de Santa Fe. Hay que trabajar en conjunto entre Nación y Provincia... Lo que ocurre en Santa Fe atenta contra la gobernabilidad democrática, porque coarta las posibilidades del Estado de avanzar en políticas públicas para generar el bienestar de los ciudadanos.

 El director de la PSA remarcó que la provincia de Santa Fe "es prioritaria para el Presidente de la Nación y tenemos instrucciones precisas del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. Lo que pasa ahí debe tener una solución en particular, un abordaje particular de nuestra parte. El fenómeno de Santa Fe ha hecho metástasis. No se trata de que tenemos un problema puntual en un territorio determinado. Acá hizo metástasis porque ha calado en distintas capas de la sociedad".

Atrás parecen haber quedado las declaraciones de la anterior ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, quien el 8 de setiembre pasado -hace apenas 19 días- dijo que no enviaría más efectivos federales a esta provincia y aseguró que "la tasa de homicidios en el 2020 creció más en la Ciudad de Buenos que en Santa Fe”.

 Sus dichos produjeron una rápida respuesta del gobernador Omar Perotti: "Me parece que la ministra no entiende", afirmó mientras en Rosario la escalada de violencia producía un verdadero reguero de sangre.

¿Un cambio de estrategia en la lucha contra los narcos?
Glinski aclaró que entiende a los vecinos que se sienten inseguros "porque saben que en la esquina hay un pibe que vende falopa. El Estado debe intervenir, cortar con eso y detenerlo. Pero eso es como cortarle la cola a una lagartija..., le va a volver a crecer. Si no terminamos con el circuito económico y financiero, nada de lo que ocurra en torno de la violencia vinculada al narcotráfico va a parar.

 Según el director de la PSA, "debemos trabajar sobre el funcionamiento de empresas criminales, porque funcionan como cualquier otra empresa: Muchas veces tienen su formato jurídico y societario como cualquier otra empresa. El Estado debe pensar más en la dimensión económica que en el elemento con que se comercia".

"Todos saben que hay mucha gente en Rosario y Santa Fe que tiene niveles de vida que no se corresponden con sus ingresos formales. Si pensamos que el problema de las organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico se corta en la cadena de venta y distribución de droga a nivel local, estamos pifiando fiero", añadió.

 E insistió: "Si no terminamos con el circuito económico y financiero, nada de lo que ocurra en torno de la violencia vinculada al narcotráfico va a parar. Es importante que el Estado adopte la mirada económica en la investigación criminal. Si seguimos con el fetiche de encontrar kilos y kilos de droga, nos vamos a equivocar".

 Se espera que la investigación iniciada hace dos años y que desembocó en los 36 allanamientos del pasado viernes genere nuevas acciones por parte de la Justicia. Sobre todo, a partir de la documentación secuestrada en Rosario y en el Gran Rosario.

*Para Aire Digital

Te puede interesar