No hay muchas ganas que Macri participe de la campaña de Juntos en Córdoba

1633044697652

Parece que la figura de Mauricio Macri ya no tiene el peso que supo tener en Córdoba. Al menos así lo indicaron los resultados de las primarias en Juntos por el Cambio (JxC), en la que la lista que apoyó el expresidente perdió por amplio margen, y lo confirman los primeros movimientos proselitistas de cara a noviembre. Si no median inconvenientes, el próximo martes Horacio Rodríguez Larreta participará del lanzamiento de campaña de la coalición opositora. Patricia Bullrich y Martín Lousteau visitarán la provincia a fin de mes. También lo harán otros y otras referentes nacionales en las semanas previas al 14-N. ¿Y el expresidente? “Es complicado”, responden en el partido amarillo cordobés.

Más allá de las valoraciones particulares sobre la figura de Macri o sobre los resultados de su gestión presidencial, en los tinglados del PRO no están seguros si “está bueno" que Macri visite Córdoba. La duda surge de minuciosos estudios de opinión que indican que si bien los números de imagen negativa se sostienen en niveles similares que los que pesan sobre la figura de Bullrich, el diferencial positivo es mayor a favor de la titular del PRO. “A Patricia le reconocen la gestión en Seguridad y su rol como opositora, a Macri le cargan todo lo negativo que pueden identificar con su gestión”, explican.

 


 De todos modos, el desembarco del exmandatario no está descartado. “Si él quiere venir, vamos a ver de qué modo avanzamos, pero no estamos barajando la posibilidad de invitarlo”, aseguran a Letra P y se explayan en los argumentos. “Hay sectores de alto poder adquisitivo en el que mantiene una valoración alta, pero hay que ser estratégicos”, advierten. A la vez, reconocen que “en los sectores más pobres no tienen una buena imagen”, pero “tampoco la última etapa de su Gobierno fue muy buena para algunos sectores del campo”. “Es una situación difícil, pero se irá analizando”, señalan.

 

A la carga por la sexta banca
La lista de Juntos por el Cambio fue oficializada el jueves. Horas antes, quedó conformada la mesa tripartita que hará las veces de equipo de campaña en la que están representadas las fuerzas mayoritarias. Marcos Ferrer (UCR), Oscar Agost Carreño (PRO) y Walter Nostrala (Frente Cívico) serán las referencias para marcar el pulso estratégico de una campaña que se diferenciará de las anteriores experiencias opositoras en Córdoba a partir de un desarrollo más “autónomo” respecto de los movimientos nacionales.

 

 


“Antes bajaban un paquete de Buenos Aires y acá replicábamos. Si bien vamos a respetar la línea nacional respecto de lo discursivo, estamos pensando estrategias propias que tienen que ver con las particularidades de nuestro territorio”, señalan quienes pesan en el armado. Hablan de “provincializar las decisiones” y también toman nota de los nuevos tiempos: anticipan “más redes sociales y menos cartelería callejera”.

Más allá de las heridas internas que dejaron las PASO, en JxC entienden que están en condiciones de obtener seis bancas en la Cámara baja de las nueve que estarán en juego el 14 de noviembre en Córdoba. Un resultado similar al obtenido en 2019 con Macri al tope de la tira que reunió el 61% de los votos, aunque la boleta para Diputados juntó 10 puntos menos. Esa apuesta los pone en un mano a mano final contra el oficialismo provincial, que también está decidido a disputarle la referencia opositora, como se desprende de los posicionamientos recientes del gobernador Juan Schiaretti y algunos de sus ministros clave.

 


Atrás parecen haber quedado las discusiones que al interior de la coalición se concentraban alrededor de Gustavo Santos, el todavía cordobés preferido de Macri que mantuvo en vilo la conformación final de la lista que se oficializó ante la Justicia Electoral y que lo relegó al quinto lugar detrás de Rodrigo De Loredo, Soledad Carrizo (UCR), Héctor Baldassi (PRO) y Laura Rodríguez Machado (PRO). “Tenemos que estar unidos porque nos vamos a enfrentar a un aparato enorme, pero ya demostramos que les podemos ganar”, asegura un referente de JxC que, según entiende, afirma que el desafío del espacio será fortalecer las victorias en los segmentos electorales más grandes del territorio provincial. "El radicalismo ya se encolumnó detrás de De Loredo y la mayor parte del PRO estuvo detrás de la lista que ganó. Si quedan algunos ofendidos, ya se les pasará", asegura.

Juntos por el Cambio ganó holgadamente en los cinco departamentos más importantes, con la sola salvedad de San Justo, tierra de Ignacio García Aresca, segundo entre los aspirantes cordobesistas a la Cámara baja. Allí, si bien la unidad de las cuatro listas opositoras resultó vencedora, la boleta de Hacemos por Córdoba resultó ser la más votada. El día del lanzamiento oficial de la lista, los actos de la boleta que encabezan Luis Juez y De Loredo también tendrán escenarios locales en Río Cuarto, San Francisco y Villa María.

 

Dicen que los números les “dan bien” y que, si las elecciones fueran el próximo fin de semana, le arrebatan una banca a Hacemos por Córdoba “por poco”. Con Schiaretti parado como opositor, buscarán vigorizar el mensaje que los señala como “la versión más fuerte contra el kirchnerismo” y a partir de ahí, salir a buscar los votos que necesitan para que la radical Gabriela Brouwer de Koning, sexta candidata en la boleta que aparecerá en el cuarto oscuro el próximo 14 de noviembre, llegue a la Cámara de Diputados y así sumar una banca adicional a las cinco que busca retener la coalición opositora.

Fuente: Letra P, sobre una nota de César PUCHETA

Te puede interesar