Brasil: la inflación sube 1,2% en octubre y ya es la más alta en 26 años

imagen

La inflación en Brasil vuelve a situarse en niveles récord, mientras el banco central se prepara para una nueva suba de la tasa de interés.

El último Índice de Precios al Consumidor Ampliado (IPCA)-15 de -que registra los precios de la última quincena de un mes y la primera del siguiente- subió 1,2% en octubre y 10,34% interanual, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Se trata del octubre más alto desde 1995.

Los costos del transporte (2,06%) y vivienda (1,87%), fueron los drivers del alza de precios, según indicó el IBGE. Dentro del transporte, si bien el mayor aumento vino por parte de los pasajes aéreos (34,35%), el resultado de este grupo también estuvo influenciado por la suba los de los combustibles (2,03%). La nafta subió el 1,85% (un aumento del 40,44% interanual), mientras que el etanol aumentó 3,20%; el gasoil 2,89%; y el GNC 0,36%. 

 Los costos de la vivienda estuvieron impulsados por la electricidad (3,91%), debido a la escasez de energía como resultado de la peor sequía en casi 100 años.

Esta semana, Bolsonaro volvió a reflotar la privatización de Petrobras, en medio de los anuncios de nuevos aumentos de tarifas. "Esto está en nuestro radar -dijo el presidente brasileño en una entrevista radial-. Pero privatizar una empresa no es simplemente ponerla en un estante y quien ofrezca la mayor oferta se la lleva, es muy complicado".

Desde hoy entraron en vigencia los nuevos aumentos para la nafta (que ya cuesta 3,19 reales o u$s 0,57 el litro, un aumento del 7%) y el diésel (3,34 reales o u$s 0,60, un aumento del 9%). Incluidas las nuevas subas, la nafta en Petrobas se incrementó un 74% en lo que va del año, mientras que el diésel un 65%.

Bolsonaro había sugerido por primera vez una posible privatización de la petrolera estatal a principios de este mes, cuando dijo que le frustraba que lo culparan por los aumentos de los precios de los combustibles en el país. "No soy malvado, no quiero aumentar los precios de nada", dijo esta semana.

Y es que Petrobras se ha convertido en un tema político caliente, ya que los costos de la energía han llevado la inflación anual de Brasil a dos dígitos, lo que perjudica la popularidad de Bolsonaro antes de las elecciones del próximo año, especialmente frente a los camioneros, una de sus principales bases.

Ya en febrero, cuando Petrobras había anunciado un aumento de combustibles, Bolsonaro decidió reemplazar a su entonces CEO, Roberto Castello Branco, por Joaquim Silva e Luna, general de reserva y exministro de Defensa.

Según CNN Brasil, el gobierno ya está discutiendo con la cúpula del Congreso la forma de hacer viable la privatización de Petrobras, aunque admiten que será difícil que se pueda llevar a cabo. Bolsonaro sugirió que el gobierno federal, que hoy controla el 50,5% de las acciones ordinarias (con derecho a voto) se podría deshacer progresivamente de su participación, al estilo del caso Eletrobras, pero mantendría la denominada 'acción de oro' que le permitiría vetar determinadas operaciones y nombrar al presidente de la compañía.

El líder del gobierno en el Senado, Fernando Bezerra, le dijo a Reuters que el gobierno está considerando enviar un proyecto de ley al Congreso, basado en la venta de acciones y privatización de Petrobras. Según Bezerra, no es seguro que la propuesta llegue al Congreso antes de que termine el año, pero si avanza la privatización de Correios, el tema podría entrar en agenda. "No se ha tomado una decisión. Hay estudios al respecto", dijo a Reuters.

Pero el plan para privatizar Eletrobras, por ejemplo, demoró varios años en el Congreso y el gobierno espera vender su participación recién en 2022.

Mientras tanto se espera que en las próximas horas, Banco Central de Brasil (BCB) anuncie una nueva suba de la tasa de interés, para tratar de contener a la inflación. Las autoridades enfrentan una mayor presión luego de que Bolsonaro dijera que ampliaría las ayudas fiscales para sectores vulnerables, teniendo en cuenta la suba de precios y la cercanía a las elecciones presidenciales de 2022.

En lo que va del año, los encargados de política monetaria ya subieron en 425 puntos básicos, desde el mínimo histórico de 2% hasta el actual 6,25%, y el mercado apuesta por un aumento de al menos 150 puntos básicos para este miércoles.

Fuente: El Cronista

Te puede interesar