Nueva ola de coronavirus en Europa: las duras medidas que vuelven, país por país

56011439_303

Como si fuera un déjà vu del 2020, la nueva ola de coronavirus en Europa está obligando a los gobiernos de numerosos países a reintroducir aquellas restricciones que ya se creían parte del pasado. 

Como el viernes, cuando Países Bajos fue el primero en reintroducir cierres nocturnos, lo que derivó en que esa misma noche, cientos de holandeses salieran a las calles a protestar, y la policía replicara con vehículos lanzaaguas pese al frío.

 Las medidas del primer ministro Mark Rutte fueron unívocas, por la saturación que está sufriendo el sistema sanitario: bares, restaurantes y supermercados deben cerrar a las 20 hs, se prohíben eventos masivos y en los hogares el máximo permitido para reuniones son cuatro personas. Nuevamente hay que mantener una distancia social de metro y medio; y quienes puedan, deberán trabajar desde casa.

Pero también se implementan medidas que resultan inéditas: hoy mismo, Austria  dispuso la cuarentena para quienes no tengan la dosis completa de vacunación.

 FRANCIA

A partir de hoy, Francia vuelve a hacer obligatorio el barbijo en las escuelas primarias, como una de las medidas para no suspender la presencialidad escolar nuevamente. En las escuelas secundarias ya estaban obligados a usar barbijo, aunque hubo numerosos casos de resistencia por parte de los padres.

Fue apenas en septiembre cuando desde París autorizaban a que en las primarias de las zonas menos afectadas por la pandemia no se usara barbijo. Entre las medidas que se reinstalan ahora para evitar el cierre de escuelas por esta nueva ola de coronavirus en Europa, las autoridades francesas prohíben que los alumnos de diferentes cursos se mezclen y también prohíben los deportes de contacto.

En todo caso, las infecciones de coronavirus en Francia están muy por debajo de los niveles de vecinos europeos: en los últimos siete días, 89,4 personas por cada 100.000 dieron positivo en Francia, mientras Alemania registró 303 por cada 100.000. Aun así, hay más pacientes de Covid-19 en terapia intensiva en clínicas francesas, lo cual también impulsó al gobierno a promover la aplicación de más vacunas de refuerzo.

ALEMANIA

Las autoridades de Alemania confirmaron hoy que, por primera vez desde el inicio de la pandemia, la tasa de incidencia acumulada en la última semana superó la barrera de los 300 casos por cada 100.000 habitantes y se situó en 303. Tan sólo en los últimos 7 días, se registraron 252.000 nuevos contagios y eleva así la cifra total a 5.045.076, con 97.715 muertos.

La canciller alemana en funciones, Angela Merkel, apeló el sábado a la población para que se vacune contra el coronavirus, y alertó que se avecinan "semanas muy difíciles" para el país. "Sólo tenemos que aprovechar las vacunas, aprovecharlas rápidamente. Les pido que lo hagan y que traten de convencer también a sus familiares y amigos", dijo.

Este jueves se reunirán los ministros principales de los estados federados para abordar nuevas medidas para combatir el avance del virus si la situación epidemiológica no mejora. 

Por lo pronto el gobierno avanza con un proyecto de ley para que las empresas propongan la opción de teletrabajo a sus empleados si no hay una "razón laboral imperativa" para acudir al establecimiento. Y quienes concurran deberán demostrar que están inmunizadas frente al virus o que dieron negativo en un test.

El gobierno alemán también está preparando medidas para limitar el acceso a ciertos eventos a aquellas personas que estén vacunadas o se hayan recuperado de la enfermedad y puedan presentar un test negativo.

REINO UNIDO Y LA NAVIDAD

El gobierno de Boris Johnson aseguró que no quiere volver a cancelar las celebraciones navideñas por la pandemia, pero para ello exhorta a los ciudadanos a aplicarse la tercera dosis de la vacuna contra el Covid, "la dosis de refuerzo". "La forma de evitar una posición desafiante es tomar el refuerzo", dijo hoy Oliver Dowden, copresidente del partido conservador en el poder.

Hace un año, Johnson prometía varias veces que las celebraciones navideñas seguirían adelante tal y como estaba previsto, pero se vio obligado a dar marcha atrás en su promesa pocos días antes de la Nochebuena, porque se extendieron los casos al identificar una entonces nueva variante, Delta, lo que llevó a muchos países a cerrar bruscamente sus fronteras a los viajeros británicos.

Dowden declaró el lunes a Sky que las tasas de vacunación del Reino Unido evitarían que se repitiera el cambio de rumbo del año pasado. "La gran diferencia esta vez es la vacuna", dijo.

Fuente: El Cronista

Te puede interesar