En el PRO dicen que Perotti no tiene vocación política de combatir el narcotráfico

POH6L2ZOQNEVDDCUUKEREIGBOY

Luego de un ataque a disparos como intimidación pública contra una clásica parrilla familiar en pleno centro de Rosario, el PRO aprovechó para empuñar su manual de recetas contra la inseguridad que, con ese episodio, parece haber pasado un límite en la ciudad más grande de la provincia gobernada por Omar Perotti. Patricia Bullrich encabeza el avance, que no sólo cuestiona al gobernador, sino que le da consejos al presidente Alberto Fernández a través de una dura carta firmada por la exministra. El macrismo ve tierra fértil en la violenta Rosario para hacerse visible y cosechar. 

 

“Se ha llegado a un punto inaceptable e insostenible. Como Presidenta del PRO, y especialmente como conocedora del tema, le pido que no pierda un segundo más. Tome decisiones YA”, finaliza Bullrich la carta que hizo pública este martes y dirige en primera persona a Fernández. 

 


En términos económicos, el macrismo hace agua al tratar de explicar la crisis que desató durante su gestión, pero en materia de seguridad tiene margen y hasta se anima a plantear soluciones. Se trata de uno de los temas que los halcones macristas manejan con holgura y de manera recurrente y que creen una terminal para mantener capital hasta 2023, tal como hicieron con el crimen de Roberto Sabo, el kiosquero de Ramos Mejía asesinado a balazos. "El que presente un plan creíble de seguridad para el futuro podrá aprovechar esa agenda", explican en el espacio. 

Esas planificaciones y esos posicionamientos pueden llegar a conectar con visiones más duras en la ciudadanía como las de quienes apoyan la doctrina Chocobar. De hecho, en los primeros párrafos que dirige al Presidente, donde le recomienda algunas medidas para frenar los tiroteos en lugares públicos, Bullrich ha planteado la aplicación “del artículo 27 para que las Fuerzas Armadas apoyen las operaciones de seguridad interior”.

 


Según explicó  el diputado nacional del PRO, Federico Angelini, no se refiere a militarizar las calles sino a prestar apoyo con recursos. El diputado y vicepresidente nacional del partido coordinó con Bullrich estas medidas con despliegue mediático incluido, que se completaron con un pedido de comparecencia en la Cámara baja del ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández.

 

Quien se opuso al uso de la fuerza armada fue el nuevo integrante de Juntos por el Cambio (JxC) el radical Maximiliano Pullaro. En el PRO entienden que siempre han sido más contundentes sus aportes y acciones en el tema que los que ha hecho el radicalismo. Esto deja entrever el trabajo interno que deberán realizar los espacios para matizar posturas ahora que el radicalismo tiene más protagonismo por ganar las internas, pero el PRO sigue teniendo peso propio. 

Según Bullrich, no se está produciendo un aumento de la inseguridad, sino que la población rosarina se encuentra ante “una ciudad tomada”. A esto Angelini agregó: “Hoy vemos que no hay decisión política del gobierno nacional ni del provincial de combatir el narcotráfico. La situación se le fue de las manos por la falta de compromiso del ministro nacional y la apatía de Perotti”.

Fuente: Letra P

Te puede interesar