Carlos Zimerman: "La violencia laboral debe derivar siempre en una acción penal, causa mucho daño"

ACTUALIDAD - JUDICIALES Por Diego BUTELER
carlos123

En los Tribunales penales de Córdoba se está desarrollando un inédito juicio en el que por una custión de índole laboral, la causa fue derivada en una cuestión penal y es ese fuero el que hoy puede sentenciar a una pena de prisión a los responsables de lo que se llama  mobbing laboral.

Solicitamos al Doctor Carlos Zimerman que nos de su opinión y al respecto nos manifestó: 

En principio quiero ser muy claro y concreto: "La violencia laboral debe derivar siempre en una acción penal".

Siempre sostuve que los casos de violencia laboral, actualmente conocidos como mobbing, más allá de que son competencia de los tribunales laborales, el daño psicológico que provocan en la persona que lo padece, es materia de la justicia penal y debe ser está la que los tiene que ventilar. Una cosa es el daño material, lo económico, que si es materia de la justicia civil, pero otro es el terrible daño que hace en la psiquis de las personas, daño que en oportunidades deja secuelas permanentes.

Esas secuelas que quedan en la persona que padecen este verdadero calvario están equiparadas a las lesiones gravísimas, y debe caer todo el peso de la ley para que otras personas no la padezcan y por sobre todas las cosas para que los culpables paguen los crímenes cometidos.

La violencia laboral es mucho mas habitual de lo que la gente imagina y solo haciendo público el caso se va a ayudar a que otras personas tomen coraje y hagan las denuncias.

Más allá de la tristeza que uno tiene con solo imaginar el padecimiento de la víctima, reconforta que la justicia de Córdoba sea pionera en este aspecto también. Córdoba tiene una justicia absolutamente aggiornada a los tiempos que corren y como dije anteriormente, nuevamente hace punta en este aspecto.

Es de esperar que el ejemplo de Alicia cunda y que cada persona que es violentada en su lugar de trabajo haga la denuncia correspondiente para que nunca más sucedan casos como e de Alicia, que con decisión y valentía denunció y por ahora, la justicia demostró empatía con la misma.

EL CASO

Desde este martes se realiza en la Cámara 4ª del Crimen de la ciudad de Córdoba un juicio penal en el que está acusado por acoso laboral (mobbing) y lesiones gravísimas agravadas por placer Federico Rossini, quien fuera el supervisor en la empresa en la que trabajaba Alicia Moyano. También está imputado el dueño de la empresa, en calidad de autor por omisión.

Al juicio laboral, le siguió uno penal, porque los malos tratos y hostigamientos que Alicia denunció dejaron huellas en su salud.

“Mi objetivo es que esto no pase más; no nos podemos acostumbrar a estas cosas. Él disfrutaba de lo que me hacía. Se sufre muchísimo”, afirmó la mujer días antes del inicio del juicio. Revivir lo que pasó le genera un poco de ansiedad, pero lo enfrenta “segura y tranquila”.

La mayor traba que enfrenta una persona víctima de acoso laboral es el miedo a perder el trabajo. “En ese momento, yo estaba recién separada; era una situación difícil para mí, tenía miedo”, recordó.

MOBBING Y AUTOESTIMA
Y en ese punto, ingresó en el meollo de la problemática: el estado de la autoestima.

“Estas personas te hacen creer que tienen razón y que realmente sos eso que ellos dicen dicen que sos. Te bajan tanto la autoestima, que una llega a creer que no sirve para nada. Hasta que salís y lo mirás desde la vereda del frente”, contó Alicia, poniéndole palabras a un padecimiento que lleva en el cuerpo.

 
El interés final de la mujer es que su caso sirva para animar a otras personas a romper con círculos de abuso laboral y que se comprenda la real dimensión de esta forma de abuso y las consecuencias que ello puede acarrear.

“Siempre hice terapia y sigo con eso. Quizá el día que terminemos con el juicio se pase todo. Pero es difícil”, apuntó.

El caso de Alicia Moyano se presenta como un caso testigo de una forma de acoso laboral grave, con consecuencias severas, en la que se busca que el imputado asuma su responsabilidad penal por haber causado lesiones gravísimas a la víctima.

“Terrorismo psicológico”, llamó el abogado Pedro Despouy al hostigamiento sostenido y sistemático en el ámbito laboral.

“Acá se plantea que no todo es dinero, sino que se busca concientizar sobre las consecuencias del maltrato laboral. Se está interpretando como el delito de lesiones gravísimas, dolosas, a los daños causados por el mobbing”, resumió el letrado.

 
EN NÚMEROS
Según una encuesta realizada por el portal de empleos Bumeran, publicada en abril pasado, un 55 por ciento de las personas encuestadas dijo haber sufrido violencia en el trabajo por parte de un jefe directo varón, dentro de su lugar de trabajo.

Un 27 por ciento dijo haber padecido algún tipo de violencia por parte de jefas mujeres.

En tanto, un 37 por ciento de las personas consultadas dijo haber sufrido violencia por parte de un líder varón que no era jefe directo, y un 16 por ciento en esa situación, pero por parte de una mujer que no era jefa directa.

72WWJE5WIVGUNPBO42EFBFCASE

El estudio fue realizado en colaboración con la organización especialista en género Grow – Género y Trabajo, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la consultora Nodos y la Fundación Avon.

En el estudio, destacan que el acoso psicológico es el tipo de violencia con mayor prevalencia en los ámbitos laborales: independientemente de su género, más de la mitad respondió haber recibido insultos, agresiones verbales o daños a su reputación dentro del ámbito laboral.

Los motivos por los que un tercio de las personas que padecen algún tipo de acoso no denuncian, e incluso muchas veces ni siquiera lo comentan, están liderados por el temor a perder el empleo (48%), seguido por el miedo a las represalias (22%). Un 6% teme que no le crean y un 3% tiene miedo al qué dirán.

Alicia pudo sobreponerse a esos miedos, afrontar un juicio laboral y continuar el litigio penal por sus padecimientos. Aunque, reconoce, no ha sido fácil el camino. Y su objetivo final resuena como un bumerán: “No nos podemos acostumbrar a estas cosas”.

carlos1234

Doctor Carlos Zimerman: "La violencia laboral debe derivar siempre en una acción penal"

Con información La Voz del Interior

Te puede interesar