Expertos israelíes ven «prematuro» hablar de la cuarta dosis pese a ómicron

_116331047_israel

Tras una declaración del ministro de Salud, Nitzán Horowitz, anticipando la posible necesidad de una cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus, expertos asesores del Gobierno insisten en que aún es «prematuro» pensar en ese refuerzo, incluso después de la aparición de la variante ómicron.

«Es razonable que necesitemos una cuarta vacuna», dijo el pasado miércoles el ministro, ante lo que algunos especialistas aclararon que no se trata de un anticipo de una nueva dosis de la vacuna sino simplemente uno de los posibles escenarios.

«Es una posibilidad pero es demasiado temprano para saber», opinó Cyrille Cohen, director del laboratorio de inmunoterapia de la universidad Bar Ilán y asesor del Gobierno en la lucha contra la covid-19, quien matizó que «las vacunas no son la única herramienta en la lucha contra la pandemia».

Según él, un segundo refuerzo de la vacuna podría ser necesario en caso de que la efectividad de la tercera dosis disminuya con el tiempo o en caso de que aparezca una nueva variante.

Consultado sobre la posibilidad de que ómicron sea esa nueva cepa que obligue a aplicar una cuarta dosis, Cohen expresó que es demasiado pronto para saberlo y que probablemente tomará dos semanas tener la respuesta a ese interrogante.

En la misma línea, el profesor Bishara Bisharat, también asesor del Gobierno en la gestión de la pandemia, mencionó que el virus es completamente impredecible y que hasta el momento no hay suficiente información para asegurar que la inmunidad provista por la tercera dosis disminuya con el tiempo.

Israel fue uno de los primeros países del mundo en aplicar la tercera dosis y actualmente, con más de cuatro millones de personas inoculadas con ese refuerzo, tiene uno de los porcentajes de inmunizados con tres dosis más altos del mundo, un 44 %.

Esta dosis de refuerzo resultó fundamental para acabar a principios de octubre con la cuarta ola que brotó en el verano por culpa de la variante delta, y desde entonces la situación se encuentra estabilizada y los casos no han vuelto a aumentar de forma significativa.

«Por ahora hablamos de la tercera dosis», apuntó Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben Gurión y también parte del comité que asesora al Ejecutivo respecto a la pandemia.

Según este experto, la dosis de refuerzo no solo no ha disminuido su eficacia sino que al parecer «provee mayor inmunidad que la segunda y por un período de tiempo más prolongado».

Sobre la ómicron, explicó que si se demuestra una baja efectividad de la vacuna, es posible que haya que desarrollar una cuarta dosis adaptada a esa nueva variante, pero insistió en que esto es aún especulativo y no queda más que esperar a los resultados.

Tras el éxito de la tercera dosis, Israel centra ahora su estrategia contra la covid-19 en vacunar a los menores de entre 5 y 11 años, una campaña que arrancó lentamente la semana pasada; además de ser el primer país del mundo en imponer esta medianoche un estricto cierre de fronteras para blindarse ante la ómicron, de la que ya hay dos casos confirmados en el país. EFE

Fuente: Aurora Israel

Te puede interesar