Ahora vamos camino a ser Venezuela pero por la oposición

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
martin-lousteau-y-gerardo-morales___nVBBpsLw9_1200x630__1

Argentina se convirtió definitivamente en Venezuela, solo que en esta oportunidad no fue por los dislates del kirchnerismo,su autoritarismo y populismo barato, sino por una oposición hambrienta de poder, egoísta e incapaz de encontrar puntos en común con sus mismos pares que permitan soñar con un país diferente en apenas dos años más.

Se pelearon como niños para ver quién tiene más poder y quién se posiciona mejor para el 2023. 

Todos aspiran a algún cargo, desde presidente para abajo, todos se ven con posibilidades y no piensan ceder nada. El país es lo de menos, lo importante son ellos.

El egoísmo y la gula ganó en la oposición y en el oficialismo se relamen.

Los Radicales piensan que ya está, que la gente borró de un plumazo el 2001 y que llegó el momento de disputar poder: lectura errónea y fuera de contexto. El común de la gente ve en el radicalismo un partido viejo y decadente, sin nada que pueda ofrecer y envuelto en las mismas disputas de siempre. 

Ayer Balbín, Alfonsín, Illia, Frondizi. Hoy Morales, Valdez, Cornejo, Negri, Lousteau. Quizá la comparación en cuanto a nombres sea un premio muy grande para los segundos, pero la intención es en cuanto a la repetición de  actitudes y no de cualidades personales.

Hoy lo que está en juego es nada más que la lucha por el poder sin un proyecto de país.

Los políticos deben entender que no hay manera de ganarle al kirchnerismo si no se va unido y con el único objetivo de recuperar la dignidad democrática pérdida.

Venezuela, unida la oposición, hubiese hace mucho tiempo desalojado del poder al chavismo que hoy tiene a Maduro como estandarte del peor de los populismos antidemocráticos de América Latina. Argentina esta semana comenzó a transitar un camino igual.

Siempre sostuvimos que íbamos en camino a convertirnos en Venezuela por las actitudes del populismo kirchnerista, jamás imaginamos que ello se daría por las mezquindades de la oposición.

Quizá aún estemos a tiempo, quizá ya sea muy tarde, lo concreto es que nuevamente los mezquinos intereses le juegan en contra a una nación que no merece estar viviendo lo que sus ciudadanos padecen, pero que al parecer nadie entiende lo que realmente se juega. Argentina comenzó a asfaltar el camino que lo lleva más rápido a ser Venezuela, solo que esta oportunidad es la oposición la responsable.

En los próximos dos años la madurez de la oposición va a ser la que nos va a permitir soñar con un país diferente, integrado al mundo, serio, sin los desatinos económicos ni las actitudes antidemocráticas que el kirchnerismo nos tiene acostumbrados. Sin esa madurez la suerte estará echada y solo nos va a quedar aguardar qué día a día las libertades individuales sean conculcadas , los derechos cercenados y la democracia que tanto nos costó conseguir pisoteada y bastardeada. Solo que esta vez no por exclusiva culpa del oficialismo, sino por el egoísmo cómplice de la oposición.

Te puede interesar