2001: El fracaso de la Alianza, el golpe peronista y el origen del kirchnerismo”

rJkKgnRQl_1256x620

Primero renunció De la Rúa y llegó Puerta. Puerta renunció y apareció el Adolfo. Pero a la semana también renunció el Adolfo. Fue el turno de Camaño que cumplió 48 horas en el cargo y, como estipulaba la Constitución, renunció. Al final llegó Duhalde, que después eligió como su sucesor a Kirchner. Pasaron cinco presidentes en dos semanas.

Fueron las doce noches que moldearon los doce años siguientes de la política argentina. Y dieron nombre al último libro de Ceferino Reato: “Doce noches. 2001. El fracaso de la Alianza, el golpe peronista y el origen del kirchnerismo”.

Con un nivel de detalle que impresiona, plagado de anécdotas y la reconstrucción de los diálogos de los protagonistas de ese fin de ciclo tan convulsionado, Reato logra dibujar en su relato una novela política, en la que la tensión nunca cesa. Allí habla de los ataques de pánico del Adolfo, las negociaciones secretas entre Duhalde y Alfonsín, el poco afecto del ex presidente radical para con De la Rúa, e inclusive la insólita orden presidencial para que Racing sea campeón del fútbol argentino, en aquel convulsionado fin de 2001.

“El 2001 fue un periodo loco, pero creo que ahora podemos tener una distancia. Creo que 2015 serán las primeras elecciones competitivas desde 2003, es la primera vez que una candidato no oficialista puede ganar y aún cuando gane el oficialismo no estará Cristina, los Kirchner que son los hijos de la crisis ya no estarán entre nosotros como presidentes, ni ocupando la cúspide del poder político”, reflexionó el escritor en diálogo con Clarín, en el que eligió los cinco diálogos secretos más reveladores de su libro:

 

AL ACECHO

 

—Fernando, he estado con Duhalde y él me ha dicho que tiene que terminar el mandato presidencial la fuerza que ganó las elecciones, la Alianza, pero, eso sí, con otro presidente.

—Me imagino que lo habrás mandando a la miércoles.

—Yo, desde luego, le dije que no.

Diálogo entre el presidente Fernando de la Rúa y el líder del radicalismo, el ex presidente Raúl Alfonsín, en la residencia de Olivos, luego de las elecciones legislativas del 14 de octubre de 2001, cuando el oficialismo sufrió una severa derrota.

 

EL PRESIDENTE INESPERADO

 

—¿Vos agarrás si yo te propongo? Mirá que parece que son solo sesenta días —le susurró al oído el senador misionero Ramón Puerta al gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá.

—Mirá Ramón, yo agarro así sean sesenta días, sesenta horas ó sesenta minutos. Y si son sesenta segundos, también agarro —contestó “el” Adolfo con una sonrisa canchera.

—¿Seguro?

—Proponéme.

El jueves 20 de diciembre de 2001 a la noche, luego de la renuncia del presidente Fernando de la Rúa, durante una reunión de gobernadores y legisladores del peronismo. ¿El lugar? Un country en la ladera del cerro de Chumamaya, a unos veinte kilómetros de Merlo, en el límite entre San Luis y Córdoba.

 

LA FURIA

 

—¿Qué piensa Néstor de todo esto? —le pregunta el presidente Adolfo Rodríguez Saá al diputado Sergio Acevedo, el enviado del gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner.

—No sé, Adolfo. Si querés, le pregunto ahora mismo.

—Bueno.

Acevedo se levanta, elije un rincón y llama a su jefe.

—Che, quiere que todos los gobernadores le den por escrito un nuevo aval. Y dice que si no lo hacen, va a renunciar.

—¡Ah no! Que renuncie, si quiere. Él aceptó una responsabilidad, pero, si ahora quiere renunciar, que renuncie.

Acevedo vuelve a la mesa y se sienta.

—Dice Néstor que, si querés renunciar, renuncies —le informa.

—¡No ven que no me apoyan los gobernadores! ¡No ven que me están jugando en contra! Pero, yo no voy a ser forro de nadie, que se consigan otro De la Rúa —explota el presidente. 

 El domingo 30 de diciembre de 2001 en la residencia presidencial de Chapadmalal, durante una reunión de Rodríguez Saá con gobernadores y legisladores del peronismo, antes de su renuncia.

 EL ACUERDO

 

—¿Y, Duhalde? Ya no hay escapatoria… —dice el ex presidente Raúl Alfonsín.

—Sí, don Raúl, pero solo no puedo… Voy a tener minoría en Diputados; a la Corte Suprema de Justicia totalmente en contra; al poder financiero no le conviene lo que vengo planteando, ellos quieren seguir con lo rentístico y lo usurero…

—Cuente conmigo.

—Voy a necesitar por lo menos el quórum y en lo posible los votos del radicalismo en el Senado y en la Cámara de Diputados con los que usted me pueda ayudar. Pero, además, necesito que usted me apoye y me envíe dos ministros suyos, que se sepa que están al lado suyo y que tengan buen consenso en el Parlamento.

—Delo por descontado. De hecho, yo ya había pensado en quiénes lo pueden ayudar.

El ex presidente Raúl Alfonsín y Eduardo Duhalde el domingo 30 de diciembre por la noche. Con el apoyo del líder de la UCR, Duhalde fue elegido presidente por la Asamblea Legislativa con un masivo respaldo: 262 votos; 21 legisladores votaron en contra y hubo 18 abstenciones.

 "LA IZQUIERDA TE DA FUEROS"

 

—Néstor, ¿por qué ahora sos de izquierda si en los noventa los dos éramos los grandes alcahuetes de (Domingo) Cavallo, vos primero y yo segundo?

—La izquierda te da fueros, Ramón.

 

El presidente Néstor Kirchner y el senador Ramón Puerta a mediados de enero de 2004 durante un viaje a Monterrey para asistir a la Cumbre Extraordinaria de las Américas.

Ceferino Reato también habla de fútbol en su último libro, porque en la crisis de 2001 también fue protagonista y se mezcló con la política. El periodista y escritor desliza que hubo una órden "de arriba" para que Racing saliera campeón sí o sí.

Fuente; Clarín

Te puede interesar