Chavismo celebra el triunfo de las «brisas bolivarianas» en Chile

WhatsApp-Image-2021-12-20-at-12.04.47

Ganó la extrema izquierda en Chile y los primeros en salir a celebrarlo fueron Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Aunque Gabriel Boric se vendió como moderado en la segunda vuelta electoral, los referentes internacionales que lo respaldaron demuestran al servicio de quién está.

Nada menos que Nicolás Maduro saltó a felicitarlo, exaltando a figuras como el socialista Salvador Allende. Lo cual resulta paradójico en cuanto Boric se posicionó como el candidato a favor del colectivo LGBT, contrario al legado de Allende, que proponía cirugías para «corregir» la homosexualidad.

De igual manera, Diosdado Cabello, el número dos del régimen chavista, celebró la victoria de Boric, cuya popularidad surgió por su rol como manifestante. Cabe destacar que salió de boca de Diosdado Cabello el término «brisas bolivarianas» para denominar a los disturbios, saqueos y destrozos que empezaron en octubre de 2019 y causaron caos y desestabilización en Chile.

 Y no solo vale destacar el respaldo del chavismo a Boric sino también el apoyo que ha dado Boric al chavismo. El ahora presidente electo de Chile había anunciado desde 2013 que iban –en plural– a «seguir profundizando la revolución bolivariana». En 2019 hizo honor a esta promesa en las calles, ahora lo ratificó en las urnas.

Chile parece transitar por el mismo camino que Venezuela, aunque en este caso con la mesa servida para cuando el mandatario izquierdista tome posesión del cargo. En 1999, cuando Hugo Chávez ascendió al poder, lo primer que hizo fue convocar a una asamblea constituyente para «profundizar la transformación del Estado». El resultado está a la vista: hambre, miseria y el mayor éxodo en la historia de la región. Gabriel Boric jurará como presidente el próximo 11 de marzo con una Convención Constitucional dominada por la izquierda instalada ya desde hace meses atrás.

Enlace con Caracas
En plena revuelta social, en octubre de 2019, Doris González, vocera de campaña de Gabriel Boric, viajó hasta Caracas, donde abrazó a Nicolás Maduro y participó en actividades públicas adulando el «poder comunal» del régimen chavista.

De esta manera se cae el relato de que Boric es un moderado socialdemócrata. Por el contrario, ha mostrado ser promotor del chavismo que ha llevado al exilio a más de 6 millones de venezolanos. Y para que no quedaran dudas, los mayores jerarcas del chavismo no tardaron en felicitarlo y celebrar el triunfo de Boric como propio.

La realidad es que el socialismo del siglo XXI se renovó por medio de lo que ahora se denomina «progresismo». El Grupo de Puebla representa la nueva generación de militantes que abrazan las banderas que levantó desde 1990 el Foro de Sao Paulo. Y Gabriel Boric, de 35 años, ha sido de gran utilidad para la expansión del virus del comunismo en su nueva mutación.

Fuente: PanamPost

Te puede interesar