"El Mercosur no existe, es un nombre de utilería", la polémica frase de un funcionario global clave

mercosur

Sergio Abreu, secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), explicó de qué se trata la convergencia regulatoria, afirmó que los aranceles han perdido fuerza como instrumentos de protección y que el comercio administrado y las decisiones unilaterales tienen como víctimas a los países menos desarrollados. Y en ese sentido, remarcó, la normativa multilateral es la garantía de un comercio internacional abierto, transparente y previsible.

¿Qué reflexión puede aportar sobre el marco regulatorio que debe considerar la comercialización de agroalimentos en la región?

Los aranceles, si bien son importantes, han perdido fuerza como instrumentos de protección. La apertura arancelaria se viene profundizando, pero eso no significa que las trabas al comercio no existan. Las normas regulatorias para productos agroalimentarios tienden a sufrir de inflación como restricciones no arancelarias. Por tanto, debe ponerse en vigor una regulación eficiente para evitar altos costos transaccionales que inhiban el comercio internacional de alimentos. 

De eso se trata la convergencia regulatoria. Evitar que cada país apruebe sus propias normas con fines proteccionistas y reforzar el rol del multilateralismo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), la OMC es la garantía de la seguridad jurídica.

 El comercio administrado y las decisiones unilaterales tienen como víctimas a los países menos desarrollados. Debemos insistir, la normativa multilateral es la garantía de un comercio internacional abierto, transparente y previsible.
 
En el marco de los emprendimientos de la Aladi, ¿qué acciones en materia de comercio de productos se están emprendiendo de modo de cooperar en la facilitación del comercio intrarregional?

Se necesita definir una hoja de ruta con insumos básicos. Estamos corriendo contra reloj. Las señales de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios 2021 de las Naciones Unidas exigen a los países productores transformar sus sistemas alimentarios para consolidar la seguridad alimentaria y nutricional de forma sostenible. 

La convergencia debe orientarse hacia procesos o sistemas de reconocimientos de certificación e inspección, propiciar la equivalencia normativa de acuerdo a criterios técnicos en cuanto a los riesgos de cada país, crear sistemas de reconocimiento mutuo que aporten confianza al sistema de control del país importador, diseñar un centro regional de valoración técnica de riesgos sanitarios e incluso la creación de una red regional de laboratorios. 

Aladi con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) se encuentran diseñando un trabajo complementario. La Unctad realizará un análisis de los costos, IICA la identificación de productos y la Aladi un estudio de los procesos, relevamiento de la normativa actual y un proyecto de acuerdo a presentar a los países.

¿En qué consiste la experiencia Pymes Grandes Negocios?

El comercio intra Aladi es apenas del 11%. El análisis político y técnico queda a cargo del lector y de los gobiernos. Con estos índices la integración es una falacia frente al comercio intra Europa y de Asia de alrededor del 50%. 

Las pymes son el 95% de la estructura productiva de la región y representan el 60% del empleo formal. La pobreza ha aumentado por la caída del tejido social que representan las pymes. Solo por la pandemia se perdieron cerca de 30 millones de puestos de trabajo. 

Por esa razón, la nueva Plataforma Pymes Grandes Negocios fue desarrollada para facilitar el comercio intrarregional. Se compone de tres elementos: conexión empresarial, las pymes pueden ingresar en la plataforma para encontrar compradores y vendedores de los bienes y servicios a comercializar; además acceden a un sistema de información único a través de un algoritmo que informa las preferencias arancelarias, las normas vigentes, las corrientes de comercio intrarregional de lo consultado, insumos y componentes de las cadenas de valor; y un sistema de capacitación con el fin de hacer amigable y responsiva la plataforma a cargo de expertos de la secretaría general, que evacúa consultas y orienta a los empresarios a utilizarla. 

Todo ese servicio es gratis, solo requiere que la empresa ingrese en la plataforma. En el 2022 será activada para instancias puntuales como el comercio de empresarias mujeres, industrias creativas, productos y sectores. 

Por otro lado, se encuentran diseñando instrumentos de financiación incluso de transporte de mercaderías a través de un mecanismo digital a implementarse con la Unión Postal Universal y la Unión Postal de las Américas. 

El objetivo, es construir una comunidad empresarial de cientos de miles de empresas que accedan a los mercados a través de la plataforma. Este año se empezó de cero y ya son unos cuantos miles de pymes registradas. Estas aumentarán a medida que la difusión de la plataforma llegue a todas las gremiales de las pymes en la región.

¿Cómo observa la negociación entre los bloques Mercosur y Unión Europea?

El Mercosur y la Unión Europea llevan más de 20 años sin cerrar el acuerdo. Esto ha llevado al Mercosur a la irrelevancia en mapa geopolítico global. El socio principal de Brasil, Argentina y Uruguay es China. Sus productos ingresan sin preferencias y demanda básicamente minerales y productos agroalimentarios. 

Por otro lado, la mayoría de los países de la región tienen zonas de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea. Muchos, además, se vuelcan hacia el Pacífico, integrándose a los tratados que se orientan al Pacífico.

El Mercosur no se ha sincerado y ha perdido relevancia global. Apenas puede considerarse una zona de libre comercio. El arancel externo común (se paga varias veces) es el doble del promedio global. Como mercado común no existe ni existirá. El nombre es de utilería. 
No asume que los dos temas que hacen y harán la diferencia en el comercio internacional son la productividad y la competitividad. Mientras tanto, la Unión Europea solo habla de América Latina para disimular el doble discurso en materia comercial. El tema agrícola sigue siendo motivo de un proteccionismo permanente.

¿Cómo explicaría el valor de los agroalimentos al final de otro año en el que persiste el impacto por la pandemia de covid?

No es lo mismo valor que volumen, tanto que con frecuencia los precios de los productos agroalimentarios son afectados por factores climáticos. La fotografía actual es un dato. Lo importante es aumentar la productividad y la competitividad.

 Los precios van a ser secundarios frente a estrategias de producción que deben apuntar a la ciencia y a la innovación, la digitalización y a la bioeconomía entre otros aspectos. Tenemos que tomar en cuenta a los cerca de 17 millones de agricultores familiares cuya producción está ligada a la seguridad alimentaria.

La brecha social en materia agrícola, de la región más desigual del planeta, es preocupante. Las mujeres, los pobres, los jóvenes rurales y los indígenas son parte de la diversidad de las sociedades rurales en la región, tal como lo advierte el IICA. La agricultura es clave para la erradicación de la pobreza. La tecnología y lo digital nos desafía a pedalear con ruedas redondas.

Fuente: Infobae

Te puede interesar