El "ingeniero" Omar Perotti

49521h1800

El gobernador resetea la gestión y busca vías de acercamiento con la oposición y los medios. El no al Presupuesto, la astilla de fin de año.

El rictus del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, cambió. El rafaelino ya no se lleva a las patadas con la oposición y parte del peronismo y, en cambio, se esfuerza por tender puentes y ponderar funcionarios y funcionarias con capacidad de diálogo por sobre todas las cosas. La comunicación -la suya y la de la gestión- está en debate en la Casa Gris y es la principal razón en cuestión por la que el mandatario aplicó un par de cambios en el gabinete. No obstante, resultados a la vista por ahora no tiene.


Perotti eligió a Celia Arena como ministra de Gobierno y a Carlos Bermúdez como secretario de Comunicación. Ambos comparten perfil. Ella, a quien conoce desde hace años, cero estridente y mucha vocación de consenso. No viene a romper. Él es su amigo, un legendario del peronismo y una persona conocida y respetada en el universo de medios de Santa Fe.

 


Arena integra Hacemos Santa Fe, la fuerza que lanzó el perottismo a mediados de año. De ahora en más, nadie podrá decir que Celia no es Perotti. Para el propio gobernador y también para la oposición, la flamante ministra es una interlocutora válida para acercar intereses. Un aislamiento por Covid le impidió estar más encima de la rosca por el Presupuesto que radicales y socialistas le bocharon al Ejecutivo.

 

Bermúdez es una persona sin preconceptos, para Perotti. El gobernador lee que la gestión dividió las aguas en el área y el rosarino viene a enmendar vínculos y relaciones. Bermúdez no es “empleado de”, pero también le servirá al rafaelino para achicar la distancia de la Casa Gris con el Senado. Proviene de la Cámara alta, de diez años de trabajo bajo el ala de Armando Traferri, y tiene lo que hace falta para acercar partes.

 


Tanto en Rosario como en Santa Fe, el gobernador lideró esta semana un encuentro distendido con periodistas. Un trato más cercano y ameno se busca. La lectura de falta de interlocutores válidos excede a la política: es un reclamo que también arranca de los medios. Todo va en la línea de mejorar la comunicación.

 
En ese camino, Perotti no dejó de sorprenderse por la resolución trunca del Presupuesto. El gobernador había quedado más que conforme con el articulado que salió del Senado e interpretó que los intendentes de Rosario y Santa Fe, Pablo Javkin y Emilio Jatón, son representados por los legisladores radicales de la Cámara alta, pero no. La demanda de ambos mandatarios más las solicitudes de Diputados llevaron a la raya a la gestión y le impidieron celebrar al gobernador. La disputa terminó con Perotti sin Presupuesto 2022 y con la obligación de aguardar, al menos hasta febrero, para contar con un nuevo cálculo de recursos y erogaciones.

 


Hasta la llegada de Arena, quien hace lo suyo en las relaciones entre Ejecutivo y Legislatura es el secretario de Gobierno Oscar Urruty. Ante un oficialismo lánguido y poco oficialista en las cámaras, el funcionario pasillea hasta el hartazgo para darle victorias al gobernador. Lo logró con la emergencia en seguridad, pero no pudo con el presupuesto. Pero es la comunicación.

 Fuente: Letra P, sobre una nota de PABLO FORNERO

Te puede interesar