La crisis migratoria persigue a Biden en 2022

migrantes-fonrtera-mexico-estados-unidos

La migración ilegal a lo largo de la frontera suroeste de Estados Unidos sigue y con ello siguen los llamados de atención para el gobierno demócrata de Joe Biden. A pesar del nombramiento de la vicepresidente Kamala Harris al frente de la crisis, las reuniones con mandatarios de Centroamérica y el abordaje de «causas fundamentales», los avances son nulos.

Biden sigue sin poder contener la crisis migratoria desde que esbozó aquellos discursos de «bienvenida» junto a Harris cuando aún eran candidatos. El precio sigue siendo alto y las métricas «seguirán empeorando», según Mark Morgan, comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés). “Hemos perdido el control de la frontera suroeste”, dijo a The Epoch Times.

Morgan podría estar en lo correcto. En octubre del año pasado—el primer mes del año fiscal 2022— se registró un leve descenso de cruces ilegales (164.753 encuentros) respecto a septiembre, pero el número volvió a subir en noviembre a 173.620 cruces. Es decir, finalizar un año fiscal no quiere decir que la crisis migratoria se haya extinguido. Los principales flujos migratorios que llegaron a Estados Unidos inéditamente incluyeron con cifras importantes a América Latina y el Caribe.

¿De dónde proceden los principales flujos migratorios que llegan a Estados Unidos?
Fueron más de 1,7 millones de migrantes los que cruzaron a pie la frontera de Estados Unidos en el año fiscal 2021 de forma irregular. El número fue y sigue siendo alarmante.

La técnica más común es depender de la buena voluntad de los coyotes y de pagos abultados para llegar «sano y salvo» para después ser recibido por autoridades fronterizas y ser deportado o aceptado en el país del «sueño americano».

Las cifras sobre los países de origen de los migrantes que llegaron a Estados Unidos arrojaron resultados interesantes de acuerdo con un nuevo balance de la CBP con más detalles del año fiscal 2021.

Los ciudadanos mexicanos representaron solo el 28 % de los encuentros únicos, su porcentaje más bajo en la historia registrada.

Los países del Triángulo Norte representaron el 44 % de los encuentros únicos.

El resto de nacionalidades significó 28 %, el doble del récord anterior para este grupo demográfico.

Fuera de México y el Triángulo del Norte, los países que registraron la mayor cantidad de encuentros en el año fiscal 2021 fueron Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Haití, Brasil y Cuba.

Y aún más alarmante dentro de la crisis migratoria es que la CBP indicó en su informe que esta tendencia es importante «porque el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) actualmente no tiene acuerdos para verificar electrónicamente la nacionalidad con estos diferentes países de origen, lo que hace que remover o expulsar a sus nacionales requiera más recursos y tiempo».

Lo que Biden debe resolver

Estados Unidos ha sido durante años una de las principales naciones receptoras de migrantes. Sin embargo, el problema que se plantea desde que Biden descartó políticas migratorias del expresidente Donald Trump es la saturación de migrantes cuando los albergues y el propio sistema de procesamiento no puede abarcar el flujo de personas.

El presidente demócrata abandonó la política “Permanecer en México”, sin embargo en agosto pasado la Corte de Distrito en Texas le ordenó restablecerla. El Título 42 siguió en marcha para expulsarlos y evitar la propagación del COVID.19, pero del 62 % que fue expulsado bajo esta modalidad —del total de cruces en el año— la CBP determinó que hubo «altas tasas de reincidencia» (encuentros repetidos). Dicha tendencia aumentó «a más de uno de cada tres encuentros, incluida casi la mitad de los encuentros con adultos solteros».

Esto arroja que la Administración Biden tiene mucho por resolver no solo respecto a las condiciones de los países de origen de los migrantes, como pretendió atribuir su Gobierno, sino tomar medidas definitivas sobre su legislación y métodos de procesamiento.

Tal como aseguró Mark Morgan, la migración ilegal es solo un subconjunto de la seguridad fronteriza. “Cuando abres tus fronteras a una amenaza, una crisis, no se excluyen mutuamente de las demás, estás abriendo tus fronteras al vasto conjunto de amenazas complejas que enfrentamos”, dijo.

Así es. Las incautaciones de cocaína aumentaron 68 %, de metanfetamina aumentaron 7 % y de fentanilo 134 %.

Fuente: PanamPost

Te puede interesar