La UCR cierra filas en Córdoba para empoderarse en la interna opositora

POLÍTICA - CÓRDOBA Por Cesar PUCHETA*
1644528515829

 

Tras aglutinar en un bloque a su tropa en la Legislatura, busca poner fin a la dispersión en el Concejo capitalino. Unidad para cotizar más alto en JxC.
Tal como se esperaba desde el estallido provocado por la sanción de la ley que reglamentó el juego online en la provincia de Córdoba, el radicalismo aisló a Orlando Arduh y se unificó conformando una nueva primera minoría en la Legislatura de Córdoba, tal como adelantó Letra P semanas atrás. 

 

El crecimiento del bloque Juntos UCR, que pasó a reunir nueve escaños, también trajo aparejados cambios en el comando de la bancada, que dejó de estar conducida por Marcelo Cossar para quedar a cargo del riocuartense Juan Jure, uno de los recién llegados desde la desmembrada bancada de Juntos por el Cambio. La vicepresidencia del bloque seguirá siendo para Marisa Carrillo.

 


El movimiento tiene bajo efecto en un recinto dominado por el schiarettismo, que posee 51 de las 70 bancas, pero empodera a la UCR en la interna opositora.  Además, en la sesión del miércoles se enrocaron las autoridades en la línea sucesoria. El radical Dante Rossi pasó a ocupar la Vicepresidencia Primera, mientras que el baldassista Alberto Ambrosio quedó ubicado en la Vicepresidencia Segunda. Otro avance boina blanca en el partido chico con el PRO.

Como ya se ha contado en reiteradas oportunidades, el pedido de unificación de los espacios con representación radical en el órgano legislativo cordobés es algo sobre lo que la conducción partidaria viene insistiendo desde que asumió al frente del comité provincial, en abril de 2021. Pese a ese pedido, quienes integran los bloques de JxC y de la UCR argumentaban razones estratégicas para sostener una división sobre la cual se repartían también espacios en la estructura de la Cámara y en las comisiones. Todo eso estalló a finales de año.

 


Luego de que Arduh presentara, junto con cuatro legisladores del PRO con los que ahora quedó compartiendo bloque, la iniciativa que se aprobó con el voto mayoritario del peronismo cordobés, Jure, María Elisa Caffaratti, Patricia De Ferrari y Daniela Gudiño abandonaron el espacio trasversal para sumarse al radicalismo “puro”. Al autor de la reglamentación del juego online le suspendieron la ficha partidaria y le iniciaron un proceso interno que ya fue apelado y que, por el momento, presenta un final incierto.

 

Dentro del radicalismo, la unificación del bloque abre horizontes esperanzadores para acomodar las piezas dentro de la alianza opositora. Después de la ruptura de 2019, donde Mario Negri y Ramón Mestre (cada uno por su lado) encabezaron las boletas que disputaron la gobernación y allanaron el camino para la reelección de Schiaretti, el partido intenta ordenarse para dar la discusión y ganar el lugar que al unísono todos sus dirigentes creen que le corresponde: encabezar las listas en 2023.

 


En esa sintonía trabaja desde el primer día el titular del Comité provincial, Marcos Carasso, y con ese espíritu Gerardo Morales ya diagrama el trabajo desde la Mesa Nacional del partido. Incluso, hay quienes se animan a vaticinar que el caso cordobés podría ser un primer paso para reunificar el bloque en la Cámara de Diputados, en donde también son referentes mediterráneos quienes ocupan la presidencia de las dos bancadas. “Mario y (Rodrigo) De Loredo se hicieron cargo y desde el primer momento estuvieron en línea el posicionamiento de la conducción del partido en torno al debate del juego. De hecho, las legisladoras que se sumaron al bloque de Juntos UCR son referentes que responden a sus espacios. No pareciera haber muchos argumentos para que sigan separados”, señaló un dirigente radical de dilatada militancia partidaria.

Objetivo Capital
En lo que resta de febrero, la UCR podría quedarse también con la primera minoría en el Concejo Deliberante capitalino, en otra demostración de unidad que vaya dejando atrás la dispersión de los últimos tiempos. El radicalismo está dividido actualmente en cuatro espacios distintos en el órgano legislativo de la ciudad de Córdoba, en el que el oficialista Hacemos por Córdoba (HxC) ostenta 16 de 31 bancas. Habrá que esperar al 1 de marzo, pero los movimientos internos entre los socios de JxC podrían derivar en una ruptura del bloque de seis concejales que dejarían al radicalismo (hoy con cuatro lugares) a un escaño de recuperar el principal espacio opositor en el cuerpo. En el Concejo hay además dos bloques unipersonales, Radical Evolución (Deloredismo) y Vamos Córdoba (ligado al gobernador correntino Gustavo Valdés) cuya llegada al espacio “oficial” de la UCR en el recinto podría resultar de una serie de negociaciones que se acelerarán a lo largo de las próximas semanas.

 

De todos modos, algunas de las discusiones de fondo tienen que ver con proyecciones personales en el marco de la alianza y los socios políticos jugarán un rol que podría resultar determinante. Ahí es donde todos miran a Juez y al PRO, que también debe resolver las cuitas internas que se replican desde la interna de las PASO. Además, deben sortear el nuevo escenario legislativo, que los obligó a moverse de lugar en el recinto de la Unicarmeral y “sentarse más atrás”, dejando los primeros atriles opositores al radicalismo.

 Pese a todo, nadie imagina que los personalismos empujen a la oposición a “volver a cometer los mismos errores que en el pasado”. “Seguiré trabajando por una UCR y una alianza Juntos por el Cambio cada vez más amplia, consolidada y en condiciones de cambiar el destino de la provincia por una vida mejor para todos”, dijo Cossar al despedirse de la conducción del bloque en la Legislatura. Es el espíritu que reina en el universo radical.

 

Aunque prefieren no meterse, en el peronismo no se preocupan demasiado por el crecimiento de la UCR en la Legislatura. Con el 72% de las bancas a su favor, HxC sabe que no habrá problemas para avanzar con las leyes que el gobierno provincial considere necesarias. Sin embargo, asumen que el empoderamiento radical traerá aparejado un mayor número de proyectos opositores y cuestionamientos que trascenderán las paredes del recinto. Descuentan también que, en un contexto de puja electoral extendida, todas las fuerzas opositoras aprovecharán esa radicalización.

*Para Letra P

Te puede interesar