Dólar futuro, el termómetro de la devaluación del peso: qué dato revela hoy a inversores

ECONOMÍA Por Pilar Wolffelt
530376

El dólar futuro es la mejor referencia para analizar qué expectativas tiene el mercado para la evolución del precio de la divisa estadounidense.

Este mercado está atado a la evolución del dólar mayorista oficial y la Bolsa de Rosario (ROFEX) es la plaza en la que se negocian la mayor parte de los contratos en Argentina.

Se trata de un mercado en el que dos partes se comprometen a comprar o vender divisas a un precio previamente acordado y dentro de un determinado tiempo, teniendo en cuenta la cotización de la divisa estadounidense fijada por la Comunicación "A" 3500 del Banco Central y las expectativas de precio del mercado a la fecha de vencimiento del contrato.

Las perspectivas para el tipo de cambio

Este 2022, a diferencia de lo que sucedió en 2021, no hay un horizonte de precio tan preciso para todo el año.

Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), el dólar subirá 60,7% este año y llegaría a $163,74 a fines de diciembre, por encima de la inflación estimada de 54,8%. En tanto, el Gobierno fijaba en el Presupuesto 2022 (que no fue aprobado por el Congreso Nacional un dólar a $131 a fin de año y una inflación del 33%.

Lo cierto es que el Gobierno anticipó el año pasado, primero a través del presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, y luego, a través del ministro de Economía, Martín Guzmán, que aceleraría el ritmo de apreciación diaria (crawling-peg) del dólar y, en enero, pasó a ser del 2,3%, por arriba del 1,3% de diciembre, pero aún por debajo del nivel de inflación mensual.  

En este contexto, Lucio Garay Méndez, analista económico de EcoGo, apunta que "el mercado de futuros en un contexto de alta incertidumbre como la actual, donde encima se acumulan varias inconsistencias macroeconómicas, tiende a pricear que va a haber devaluación". De hecho, hacia el 27 de enero, cuando se dudaba de un anuncio positivo respecto de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) todas las posiciones de dólar futuro tuvieron un salto en la cotización de los contratos.

Pero, finalmente, el Gobierno llegó a un "principio de entendimiento", que encima no pidió por un salto devaluatorio ni reformas estructurales. "Esto rápidamente descomprimió las expectativas y se tradujo en una caída en el mercado de dólar futuro", describe Garay Méndez.

Y explica que algo similar ocurrió en 2021, cuando las primeras posiciones esperaban que el tipo de cambio cerraría el año en $138 -cuando el Presupuesto establecía $102,4 para diciembre-.

"Con el correr de los meses, los precios internacionales de la soja aportaron más dólares a la economía, se recibieron los Derechos Especiales de Giro (DEG) y el Gobierno uso el dólar como ancla nominal para bajar la inflación en un año electoral", describe. Todo eso hizo que, finalmente, la curva de dólar futuro fuera respondiendo a la baja.

Dólar futuro: qué anticipa este mercado

Joel Lupieri, economista de Epyca Consultora, apunta que, "dado el mayor ritmo de depreciación que se ha observado en el tipo de cambio real, los futuros de dólar han comenzado a tomar una dinámica de ‘aplanamiento’ de la curva" y considera que eso responde a que los agentes parecen especular que este aceleramiento en la escalada del tipo de cambio, se aproxima bastante a la inflación esperada, dejando prácticamente desactivada la expectativa de una depreciación brusca en el corto plazo.

Por su parte, el director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, indica que "los precios de los contratos de dólar futuro vienen bajando desde noviembre del año pasado, después de las elecciones porque el mercado esperaba que, después de ese momento, el Gobierno encarara una corrección rápida del tipo de cambio y creía que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) iba a llegar más rápido".  Sin embargo, la devaluación esperada no llegó tan pronto y el tipo de cambio se mantuvo cerca de los niveles pre-electorales.

Tiscornia detalla que se devaluó en un nivel del 1,3% a partir de diciembre y, "ahora, lo están acelerando un poco más, por arriba de 2%", pero señala que da la sensación de que el Gobierno no va a dar el brazo a torcer con una devaluación más rápida.

De hecho, los valores de los contratos de futuros a febrero de 2022 se acomodaron a la baja en el último mes, en el que las tasas cayeron cerca de un 1% (de $105,9 a $105).  Así, para este economista, todo indicaría que no va a haber una devaluación tan fuerte en el corto plazo, siempre y cuando se concrete el acuerdo con el Fondo.

En tanto, el precio de los contratos a marzo de este año bajó de $116 a $112,5 en el último mes (un 3,5%) y lo mismo sucedió con la mayoría de las posiciones y los que vencen en junio, que cotizaban a $130,20 y bajaron cerca de $4,5, a $125,70.  

Es por eso que, tal como señala Matías Sturt, economista jefe de la consultora Invecq, "desde el anuncio de un inicio de acuerdo con el FMI, las cotizaciones del dólar futuro bajaron sensiblemente".

De todas maneras, Sturt considera la reacción del mercado de futuros pudo haber sido "algo exagerada", ya que advierte que, "más allá del anuncio, que fue positivo dada la alta incertidumbre que reinaba previamente, lo poco que conocimos hasta el momento no es lo suficientemente sólido como para blindar al mercado de cambio argentino de una posible devaluación".

Desde el equipo de Research de BullMarket Brokers, en tanto, consideran que "el problema con los futuros es que las posiciones colocadas rondan los u$s5.000 millones estos días". Eso, explica el consultor Salvador Di Stefano es más de 10% de las reservas del BCRA, que están en u$s37.200 millones.

Sin embargo, según advierte Lupieri, en el actual escenario de aplanamiento de la curva de futuros del dólar, el BCRA puede tomar mayor poder de influir mediante ventas estratégicas en la cotización de las posiciones más largas.

Datos con cierta intervención

En ese sentido, Regina Martínez Reike, directora y fundadora de Amauta Inversiones Financieras, advierte que "los futuros siempre están muy intervenidos y por eso no se pueden leer como algo ‘puro’". Y el consultor económico, Salvador Di Stefano, afirma que el BCRA viene interviniendo en los dólares de futuro y, desde que asumió este Gobierno hasta ahora, siempre ha salido ganador.

En consecuencia, observa que, por estos días, "el BCRA está tratando de confundir al mercado con su intervención en el mercado de futuros".  

¿Por qué? Sucede que considera que intenta dar el mensaje de que no va a devaluar, tal como lo está percibiendo el mercado, pero advierte que, si no llegan los dólares contantes y sonantes, el tipo de cambio en niveles actuales se hará insostenible a futuro como consecuencia. Así, no descarta que, se podría dar un  extrangulamiento del frente externo.

Di Stefano señala que en 2021 hubo una liquidación de la cosecha extremadamente alta, cerca de u$s33.000 millones, "que no creo que se repita en 2022, ya que, si bien la liquidación de febrero viene más alta que en años anteriores por el precio extraordinario y la gran producción de trigo, pero la sequía está afectando el curso del maíz, la soja y el trigo para la campaña en curso".

Así, anticipa que, si el FMI aporta los DEGs y si China y Rusia realizan las inversiones esperadas, el dólar blue debería bajar a $200 o menos, pero que, si no vienen nuevos créditos, el Gobierno se verá forzado a ejecutar un cierre masivo de la economía o una devaluación más fuerte.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar