Desde la UCR aceleran el operativo seducción a Javkin

pablo-javkin-y-facundo-manesjpg

Los popes nacionales del radicalismo aterrizarán hoy en la provincia y desplegarán durante 48 horas una especie de UCRpalooza, donde dos rosarinos serán protagonistas: Pablo Javkin y Carolina Losada. Ambos participarán de una serie de reuniones con las que el partido busca unificar el frente interno pero también expandir sus fronteras.
La agenda para hoy marca a las 9.30 una reunión institucional con el Partido Socialista en la Legislatura santafesina, en la capital provincial. A partir de ahí las actividades se trasladarán a Rosario.

A las 18.30 el intendente rosarino recibirá al presidente del comité nacional de la UCR, Gerardo Morales, el jefe del bloque radical en el Senado, Luis Naidenoff, su homólogo en Diputados, Mario Negri, y el diputado nacional Facundo Manes, amigo personal de Javkin. A las 19 se reunirán con la presidenta del Concejo rosarino, María Eugenia Schmuck, ediles y dirigentes radicales y luego se sacarán una foto en el Monumento. A las 21, cenarán en un coqueto hotel de Refinería, donde Javkin será el invitado de honor. Pero ese es sólo el primer día.

El viernes, la primera plana del radicalismo se instalará en el Salón Madero Norte, ubicado en el Dique 1 del puerto de Santa Fe. Luego de los paneles de la mañana sobre economía y el Poder Judicial y un break de media hora, habrá un debate sobre el informe de la mesa del comité nacional, la agenda de la UCR y de Juntos por el Cambio y la estrategia parlamentaria 2022, en el que Losada compartirá panel con Martín Lousteau. El cierre, pautado para las 17, estará a cargo de Morales, Negri y Naidenoff, que buscarán volver a casa con varios consensos en la valija.

“Uno de los objetivos es que los bloques parlamentarios y el partido funcionen orgánicamente”, dijo el jefe de la bancada de diputados provinciales de Juntos por el Cambio, Julián Galdeano, a cargo de la organización local del evento. Además, se plantean objetivos específicos.   

Por ejemplo, la reunificación de los bloques en la Cámara de Diputados de la Nación, después de la fractura de fines del año pasado entre los legisladores alineados con Morales, Negri y compañía, por un lado, y los soldados de Lousteau, por otro. Esa situación, confió Galdeano, “no está lejos”. Otra meta, señaló el armador político de Losada, es “unificar posiciones en temas álgidos”.

Ese es el caso de la reforma del Consejo de la Magistratura y, sobre todo, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El entendimiento con el FMI no sólo divide posiciones en el Frente de Todos, también genera ruidos en la principal coalición opositora.

De hecho, el tema obligó a patear para la semana que viene la reunión de la mesa federal de Juntos por el Cambio, en la que iban a converger gobernadores y autoridades partidarias del PRO, la UCR, la Coalición Cívica y Peronismo Republicano. Ni lerdos ni perezosos, los radicales aprovecharán la visita a la provincia para buscar socios para sus armados políticos.

Destino 2023
Una pieza codiciada es Javkin, que después de las legislativas viene dando señales claras a favor de barajar y dar de nuevo. “Él sabe perfectamente que hay que confluir en algo distinto en 2023, dividir votos sería irresponsable”, advirtió Galdeano. Antes de eso, el jefe del Palacio de los Leones -que baraja cada vez más fuerte, dicen en varios campamentos opositores, dar el salto a la provincia el año que viene- hace su propio juego.

Ayer, Javkin se reunió en Mar del Plata con el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, enrolado en el PRO, “para consensuar políticas conjuntas de trabajo”. Según el comunicado de prensa que envió la intendencia de Rosario, los alcaldes conversaron sobre seguridad, “la importancia de contar con subsidios que permitan generar un boleto federal” y coincidieron también “en la necesidad de tener más herramientas y recursos para afrontar los diversos desafíos que hoy tienen las grandes ciudades del interior”.

Precisamente, el gobierno de la ciudad más populosa de la provincia es un activo que pondrá Javkin en cualquier mesa de negociación y, a la vez, un recurso tentador para cualquier alternativa opositora. En este marco, los jefes radicales se entusiasman con ser los arquitectos principales de un tinglado que contenga, ahora sí, a todas las expresiones del espectro no peronista, donde todos están redibujando sus límites para las alianzas.

Fuente: La Capital

Te puede interesar