Larreta siembra en Corrientes, Schiaretti a dos puntas y el cumple de la Jefa

POLÍTICA Por Analía Argento*
1645281993933

El alcalde porteño, lobby en el litoral y stopper del Gringo. Morales y el tour de la zona núcleo. La rosca del boleto. Negri, De Loredo y el juego de la silla.
Horacio Rodríguez Larreta llamó a Juan Schiaretti, que fue quien encendió la mecha en la pelea por los subsidios al transporte. Después de ese contacto telefónico, el gobernador de Córdoba aclaró públicamente que no pedía que le saquen plata a la Ciudad sino una ley "federal" y "equitativa" para evitar una brecha tan amplia entre lo que se paga el boleto en la Capital y lo que se paga en las provincias. Diego Santilli desayunó con Gerardo Morales para pactar una convivencia cuidada y armoniosa, pero el presidente de la UCR siguió reclamando porque "los jujeñitos" paguen 200% más que el pasaje porteño. En busca de alianzas, el jefe de Gobierno porteño aterrizó el jueves al mediodía en Corrientes y mantuvo una intensa agenda con el gobernador radical Gustavo Valdés, a quien desde Jujuy buscan siempre mantener cerca. De regreso, mandó ayuda para paliar los incendios.

 


La excusa formal del alcalde de la Ciudad fue la firma de un convenio en materia ambiental. También inauguraron un polideportivo y dieron una conferencia de prensa. Precandidato presidencial no oficial, Larreta recorrió los medios locales. Frente a testigos, mantuvo una charla amistosa con Valdés y terminó el día en la residencia del gobernador. La cena fue extensa y distendida. Larreta pasó la noche en Corrientes y por la mañana del viernes volvió a hacer una recorrida por medios locales.

 


"El Colo" Santilli ofició de armador. Para ablandar relaciones, hizo una pausa en sus recorridas diarias por Buenos Aires, donde busca cumplir una meta: la vuelta anual a los 135 distritos. Su estilo llano y más desacartonado que el de Rodríguez Larreta fue elogiado en Corrientes. De todos modos, no alcanzó para que Valdés aflojara. Es más, reiteró que tiene los pies en el radicalismo para la pelea presidencial. Entre líneas, hay quienes leyeron que tampoco él se autoexcluye de esa contienda, aunque pique en punta Morales. 

El presidenciable del PRO pidió preservar la unidad y resolver las internas en leal competencia. Le dijo a Valdés lo que el correntino quería escuchar: que tiene una agenda federal y ofreció recursos en la lucha contra los incendios mientras distintos referentes manifestaban su enojo con el ministro de Ambiente, Juan Cabandié. Hubo además intercambio de elogios, excepto cuando tocaron la cuestión subsidios. Valdés explicó por qué comparte lo firmado con los gobernadores del norte en la cumbre de Misiones, todos peronistas excepto él y Morales. Con habilidad discursiva, Larreta planteó que el problema no es la Capital sino la región del AMBA, lo mismo que a esa hora repetía Jorge Macri ante el secretario de Transporte, Diego Giuliano, en la primera de una serie de encuentros para armar un esquema de traspaso.

Varias figuras le hacen marca personal a Valdés y otras caranchean sobre el drama ambiental. A todas les agradece, aunque en su entorno valoran más la ayuda de  los ministros Julián Domínguez, Eduardo De Pedro y Juan Zabaleta, mientras apuntan fuerte contra Cabandié, que el viernes sobrevoló la zona pero no se vio con los funcionarios provinciales. También voló Sergio Berni, el ministro de Seguridad bonaerense, autoexcluido del kirchnerismo. En los despachos correntinos agradecieron la presencia de "Súper Batman" (así lo llamaron), que le pegó a los propios y copó la escena y las redes sociales. 

También le hacen uno a uno a Schiaretti. Morales llegó a Córdoba el viernes, después de una semana dedicada a la interna radical. El martes por la noche discutió con Lousteau por la postergada unificación de los bloques radicales en Diputados, pero terminó subiendo a Evolución a la cumbre de legisladores y legisladoras radicales de Santa Fe. El miércoles volvió a hablar con Lousteau y con los principales referentes de la UCR. El jueves cenó con el intendente de Rosario, Pablo Javkin, uno de los 'sueltos' más codiciados, y el viernes, después del encuentro radical, viajó a Córdoba para rosquear con Schiaretti.

“Coincidimos en que no puede ser que la luz eléctrica cueste más barata en el AMBA que en cualquiera de las provincias. Es hora de que el interior se junte y plantee las cosas para acabar con este país unitario”, se sumó Schiaretti en contra de los distritos que comandan Larreta y Axel Kicillof, mientras Morales resaltaba las coincidencias respecto de la pelea por el boleto de colectivo. "Tenemos que tener un sistema más justo", agregó y avanzaron en una posible ley que instituya un boleto federal. La seguidilla no es un dato menor: Rodríguez Larreta hace equilibrio entre las finanzas de su distrito y el resto del país, demanda que tiene que escuchar si quiere ser Presidente.

En ese marco, el larretismo acusa el apuro de Morales por la actual disputa y rechazan las críticas radicales que apuntan a una estrategia Larreta-Lousteau en detrimento de la UCR. "Hay un compromiso", recuerdan en Uspallata sobre el acuerdo con Evolución y la incorporación de dirigentes de ese espacio a la gestión de la Ciudad. El compromiso implica habilitar la interna para las PASO para la sucesión de Rodríguez Larreta. En la lista en borrador se apunta a María Eugenia Vidal, Jorge Macri, Fernán Quirós y Lousteau.

En la UCR tratan de domesticar a "Rulos", que mantiene firme su espacio interno. En Evolución volvieron satisfechos de Santa Fe por el reconocimiento al espacio y al bloque que comanda Rodrigo De Loredo. En cada mesa de debate sentaron en igualdad de condiciones a sus referentes, pero Mario Negri también se sintió reivindicado porque estuvo en la mesa de cierre con Morales y con el jefe del bloque en el Senado, Luis Naidenoff, mientras De Loredo miraba desde abajo. A Lousteau le tocó mesa con la anfitriona, Carolina Losada, que hizo gala de sus dotes de conductora de TV, grabó videos para sus redes sociales y posteó fotos agradeciendo el canje de ropa y calzado para asistir al evento. 

Como en aquellas tribunas, también se habló del FMI en Buenos Aires. Oscar Parrilli tuvo una sugestiva reunión con Chris Marsh, exmiembro del Fondo, hoy consultor financiero y coautor de numerosos trabajos de investigación sobre el organismo. En un extenso estudio, Marsh buscó probar que el acuerdo Stand-By de 2018 con Mauricio Macri, "el mayor programa en la historia del Fondo", constituye un acto ultra vires porque "violó los propósitos fundamentales del FMI según su Convenio Constitutivo". 

 

La que sigue en silencio es la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que este sábado cumplió 69 años. A la hora cero, La Cámpora le rindió homenaje con un video en el que se ven imágenes inéditas de una CFK muy joven. Los fragmentos de discursos contienen críticas a la patria financiera, los medios, la concentración de la riqueza y en defensa de la intervención del Estado. También incluye un fuerte mensaje a la militancia y al funcionariado. "No podemos estar solo en el momento de los honores, hay que estar también a la hora de las decisiones", alza la voz "la Jefa". De fondo se la oye con aquel "váyanse a buscar otro laburo", frase que en su momento apuntó a quienes integran el Gobierno del Frente de Todos y, a su entender, no salían a defenderlo.

*Para LetraP

Te puede interesar